febrero 2020 - Valuexperience
La educación en las empresas

La educación en las empresas

Es por todos conocido, que actualmente, los empleadores se están enfrentando a considerables brechas en las habilidades en todas las partes de sus operaciones, a todos los niveles, y no pueden llenarlas simplemente contratando nuevas personas.

Se trata de un cambio de paradigma en la forma de trabajar, como resultado, las empresas ya no pueden darse el lujo de esperar a que el “sistema” tradicional suministre a los trabajadores las habilidades requeridas por el puesto de trabajo.

Debemos cambiar la forma en que educamos tanto a los estudiantes en edad universitaria como a los estudiantes adultos que ya forman parte de la empresa.

El año pasado, se realizó una encuesta en la que el 93% de los CEOs encuestados por PwC reconoció “la necesidad de cambiar su estrategia para atraer y retener el talento “, un sorprendente 61% reveló que aún no habían tomado ninguna medida para hacerlo. Según una encuesta reciente realizada por Harvard Business Publishing Corporate Learning and Degreed, casi la mitad de los empleados están decepcionados con los programas de aprendizaje y desarrollo de sus empleadores.

¿Qué es lo siguiente para el aprendizaje de los adultos?

Pues bien, la educación se encuentra en medio de la transformación digital.

El aprendizaje online surgió hace más de dos décadas como una categoría de tecnología que permite una gama de modelos de negocio potencialmente disruptivos. Ya no es necesario que los estudiantes se reúnan en una escuela o centro para disfrutar de una experiencia interactiva en tiempo real con un maestro y compañeros. Hoy en día, pueden participar desde cualquier parte del mundo, de una manera más asequible y conveniente.

Una solución interdependiente a la formación. La necesidad de un talento mejor capacitado es clara en las empresas de todo el mundo.

La teoría de la interdependencia y la modularidad nos dice que, en los primeros años de un nuevo paradigma, para tener éxito, los proveedores de productos y servicios deben integrarse en todos los elementos impredecibles y que definen el rendimiento de la cadena de valor.

Actualmente, las empresas compiten por un recurso escaso: personas calificadas para ejecutar tareas de misión crítica.

El desafío de la medición. El mayor desafío para las empresas que desean invertir, en gran medida y de manera sostenible, en capital humano puede ser descubrir qué tipo de personas necesitan.

¿Por qué los empleadores luchan por comprender qué es importante para tener éxito en ciertos puestos? En parte, se debe a que los expertos son muy malos para EXPLICAR lo que saben. Además, pedirles a los mejores empleados de una empresa que escriban una descripción de su trabajo, por ejemplo, o que digan con precisión qué habilidades están realizando al desempeñar su trabajo de manera correcta, no es tan simple como parece, porque los expertos literalmente no lo recuerdan. Son buenos en sus trabajos porque gran parte de su conocimiento ha sido automatizado, por lo que no pueden articular fácilmente qué habilidades son esenciales.

La Diversidad de género en la empresa favorece la Innovación

La Diversidad de género en la empresa favorece la Innovación

Recientes estudios sobre diversidad de género en las organizaciones apuntan hacia varias mejoras en aquellas empresas en las que hay mayor diversidad. Por ejemplo, en los casos en que hay más mujeres en cargos directivos, esas empresas priorizan más la innovación y tecnología.

                No obstante, existe un gran desequilibrio en lo que respecta a la diversidad de género, sobre todo en los cargos de directividad. Varias encuestas han revelado que, las empresas consideran un número muy pequeño de candidatos para las vacantes de empleo que surgen, de los cuales, una pequeña minoría son mujeres. Además, en las empresas privadas esto ocurre con más frecuencia que en las públicas.

                Otro de los obstáculos para las mujeres en el ámbito corporativo se debe a que la red de contactos es mucho más limitada para estas, ya que la mayoría de los cargos directivos los ocupan hombres, cuya red de contactos son hombres también. Tal y como lo indica un estudio, las mujeres reconocen tener, en media, más de 7 contactos femeninos cualificados que indicarían para un cargo directivo, mientras que los hombres afirman conocer, en media, menos de 3.

Además, mujeres con cargos directivos han demostrado interesarse en una mayor variedad de géneros para las candidaturas, a diferencia de los hombres, que se preocupan menos por la diversidad de género. Esto se debe a sesgos inconscientes y conscientes, provocados por la cultura general, de evitar modificar la estructura y dinámica de la empresa de la empresa, lo cual impide la consideración de mujeres para las distintas vacantes.

Una estrategia para promocionar la diversidad es la de crear políticas que pongan límites que garanticen la renovación cada cierto tiempo, siempre y cuando se trate de mantener el conocimiento acumulado a lo largo de los años. Además de, en el proceso de reclutamiento, tratar de tener una actitud más proactiva para intentar resolver la brecha de diversidad de género en la empresa.

Finalmente, ampliar el número de candidatos a ser considerados en un reclutamiento, ampliando la red de búsqueda, al mismo tiempo que se adopta un proceso más deliberado y decidido a probar cambios, desde las características esperadas del candidato, como el género de este, pueden reducir el problema de la falta de diversidad, lo cual provocará un aporte en innovación y creatividad a largo plazo.

Cinco reglas para liderar en un mundo digital

Cinco reglas para liderar en un mundo digital

¿Sabías que vivimos en un momento de cambio rápido y constante? Esto requiere un nuevo modelo de liderazgo.

Para poder conseguirlo las organizaciones ahora deben volverse más agiles y centradas en el cliente, y todos esos modelos de control deben dar paso a un liderazgo distribuido. Aun así, hay muchos líderes que no quieren perder ese poder, o temen que se produzca el caos si hay menos autoridad. Pero la realidad es que si no evolucionan rápidamente se arriesgan a la extinción.

Los líderes de hoy deben inspirar a sus organizaciones para resolver grandes problemas. Para poder lograr esto, aquí te planteamos 5 claves para conseguir el modelo de liderazgo emergente.

1.Comunica tu firma de liderazgo:

Cuando las cosas cambian, la gente busca alguien que les lidere, buscan estabilidad y temen el desorden, quieren sentirse seguros y para esto, no solo quieren ver a alguien como líder, sino saber su firma como líder, es decir quién eres, como trabajas, que valoras, etc.

La clave es entender y comunicar tu propia y única forma de liderar dada tu experiencia, valores, fortalezas y personalidad. Pero ¿cómo descubres tu liderazgo? ¿tu firma?

Primero piensa en lo que haces día a día como líder ¿te enfocas más en las tareas o en las personas?, ¿eres un líder visual (visiblemente al frente) o un líder que se queda en segundo plano? ¿fomentas la experimentación y la innovación?

En segundo lugar, pregunta a las personas que trabajan contigo como describirían tu liderazgo, puedes hacer una encuesta de 360 grados.

Finalmente, considera el impacto que tienes ¿estas cambiando la cultura?

2.Se un sensmaker:

En un entorno cambiante, la creación tiene un sentido más importante que nunca. Sensemakins es el proceso de crear significado de lo desordenado de nuestro alrededor. Esto sucede cuando algo de nuestro entorno ha cambiado, entonces le intentamos dar sentido a lo que sucedió para recopilar datos, aprender de otros y buscar patrones para crear un nuevo mapa.

Los líderes deberían pensar sobre qué sentido adicional necesitan crear para mantenerse al día con los mercado cambiantes, tecnologías, modelos de negocio o mano de obra.

3.Crea equipos X:

Cuando preguntamos lo que convierte un equipo en efectivo y de rendimiento, la mayoría de los ejecutivos hablan de ideas que se explicaron en cursos de formación de equipos o que se han escrito en textos, donde se hablaba de objetivos claros, roles, confianza, relaciones interpersonales, etc.

Pero las investigaciones muestran que las pautas son solo la mitad del proceso. Los líderes deberían construir un nuevo tipo de equipo, el equipo X, para fomentar la velocidad, la innovación, y ejecución. Estos miembros de los equipos X sirven como embajadores organizacionales para buscar talento y recursos, alinear las actividades del equipo con los objetivos estratégicos, y coordinar tareas. Al hacer esto, crean una estructura dinámica que puede responder a nuevos problemas y oportunidades que surgen.

4.Reemplazar tendencias tóxicas con un desafío liderazgo:

Los líderes tóxicos son cada vez más comunes. Líderes que denigran subordinados y tienen una reputación de ser hipercríticos, agresivos, inmorales e insensibles. Al final, con el tiempo, otras personas y equipos o incluso la organización acaban adoptando estos mismos comportamientos que erosionan la confianza y reducen la eficacia.

El liderazgo tóxico puede lograr resultados a corto plazo, pero con el tiempo el rendimiento se deteriora a medida que las personas comienzan a darse cuenta de cómo han sido manipulados y buscan maneras de lidiar con la negatividad. La buena noticia es que con autoconciencia y algunos comentarios, los líderes pueden arrojar estas tendencias y avanzar hacia un liderazgo impulsado por el desafío. Necesitan pensar sobre cómo pueden replantear su trabajo alrededor de tales desafíos y dejar su egos en la puerta.

5.Construye los sistemas para hacer todo esto posible.

Los líderes exitosos de nuestros tiempos tendrán que construir organizaciones en que los pasos anteriores puedan tener lugar. Esto implicará contratar y desarrollar tres tipos de líderes:

  • Los líderes emprendedores, son el motor de la innovación, asumen el sentido necesario para descubrir nuevos productos y procesos, mientras se crean los equipos X para hacerlos realidad.
  • Los líderes habilitadores tienen una perspectiva más amplia, para que puedan identificar proyectos similares dentro de la empresa y oportunidades de colaboración fuera de ellas.
  • Los líderes arquitectos cultivan sistemas, estructuras y una cultura que permite a las personas explorar posibilidades y tomar decisiones de forma autónoma sin el caos.

Este nuevo modelo de liderazgo significa desacoplar la autoridad de posiciones formales y que todos tomen una mentalidad estratégica y una creencia en inteligencia colectiva. Los líderes pueden encontrar difícil aceptar las cinco reglas, pero hacerlo les permitirá desatar el talento de muchos al servicio de la innovación estratégica y resiliencia organizacional.

Trae tu humano al trabajo

Trae tu humano al trabajo

Es difícil poder desconectarse de la tecnología porque está al frente y al centro en todas nuestras vidas.

El problema principal es que se repiten situaciones como que cada vez más los empleados están llamando a las reuniones desde el pasillo, enviando mensajes de texto con malas noticias a los clientes en lugar de llamar, y almorzando solos en sus escritorios, usando auriculares. Los padres, amigos, directores generales y gerentes saben que algo está mal, pero no saben exactamente qué es o cómo solucionarlo. Estos hechos nos hacen alejarnos del sentimiento de “humanidad”.

El libro Bring Your Human to Work de Erica Keswin, trata temas para inspirar y guiar a aquellos de nosotros que queremos estar verdaderamente conectados, ser humanos reales, en nuestras vidas y especialmente en el trabajo.

Lo que significa ser humano

En los últimos cinco años se han ido escuchando sobre los lugares de trabajo “humanos” e incluso los lideres se referían al ser vulnerables, compasivos y, sí, humanos.

Todos usan el término “humano” de manera diferente, aunque todos apuntan en la misma dirección general:

Las personas anhelan el equilibrio entre la vida laboral y personal, las prácticas laborales sostenibles y las culturas de trabajo auténticas y orientadas a un propósito.

La gente ya no está dispuesta a aceptar el trabajo como una pesadilla aplastante. Sin embargo, como con muchas tendencias, mientras se expresa un sentimiento fuerte y compartido y se revela un problema legítimo, las soluciones están un poco por todas partes. 

Tanto directores generales, empresarios, gerentes como empleados están de acuerdo que todos necesitamos un lugar de trabajo más humano. Poner teléfonos en una canasta durante una reunión, eliminar el correo electrónico, asegurarse de que los empleados se tomen vacaciones, todos estos mini-reglamentos están en el camino correcto. Pero hay un punto que es la más esencial para asegurar un lugar de trabajo más humano: Honrar las relaciones.

Honrar las relaciones en todo lo que hacemos significa: crear nuestros valores, organizar reuniones, decidir a quién contratamos, usar la tecnología, elegir con quién nos asociamos, y evaluar y recompensar el talento. Trabajar como humanos en el siglo XXI significa que debemos aceptar la omnipresente presencia digital que a veces se siente abrumadora, pero que también puede ser una herramienta poderosa para darnos a nosotros mismos, a nuestros productos y a nuestros mensajes. Llevar a nuestro ser humano al trabajo se trata tanto de poner la tecnología en su lugar para construir relaciones fuertes como de invitar a la tecnología a la mesa, haciendo un buen uso de todo lo que pueda crear un lugar de trabajo más humano.

Traer a nuestro humano al trabajo nos ayudará a manejar nuestra tecnología y a nosotros mismos también.

Pero esa no es la única razón por la que este libro es tan importante para los negocios hoy en día. Como habrán escuchado, la generación de milenials (personas nacidas entre 1981 y 1996) constituirá casi el 75% de la fuerza de trabajo mundial en 2025. Estas jóvenes y apasionadas personas están cambiando el juego de muchas maneras importantes. Y su influencia en la sociedad y el lugar de trabajo de hoy incluye la demanda de una vida más humana en el trabajo.

Por ejemplo, esta generación ha redefinido lo que significa ser “social”, desdibujando los límites entre la vida privada, pública y laboral, y exigiendo que los valores de la empresa se quiten de las paredes y se sientan realmente en los pasillos. Los milenials quieren que sus vidas laborales tengan sentido y que trabajen para empresas que lideren con una cultura con propósito. Demasiados dueños de negocios no están seguros de cómo hacerlo o incluso de lo que significa.

Para empezar, definiremos la palabra “cultura”: se refiere a cómo se siente para interactuar con una empresa, como consumidor, empleado, vendedor o socio. 

¿Cuál es el ambiente o la personalidad de la empresa? ¿Cómo se comportan las personas cuando nadie mira? 

La cultura es importante, a menudo se piensa que es el número uno en la lista de factores críticos para construir un negocio exitoso. 

Aceptando que la cultura importa, ¿qué tipo de cultura es una cultura humana? Las culturas divertidas son geniales. Por supuesto, las culturas que hacen dinero necesarias tienen sus admiradores. Una cultura significativa, un lugar donde las personas pueden sentir que están conectadas a algo más grande que ellos mismos, eso es una cultura humana. Ese es el tipo de lugar que las empresas necesitan crear si quieren tener éxito en este mercado con un propósito específico y la carrera por el talento joven y muy solicitado.

Tan importante como es la cultura, es solo una parte de la creación de un lugar de trabajo humano. Honrar las relaciones es el tema que reúne todo lo que un lugar de trabajo humano representa. ¿Qué significa esto, en el terreno, en su empresa en particular? E incluso si lo hace bien, ¿todo este negocio humano ayudará al resultado final?

Aquí hay un número a considerar: 300 mil millones de euros. Según el Instituto Americano del Estrés, cada año se pierden 300 mil millones de euros en nuestra economía debido al estrés. Imagine el impacto humano que podríamos tener si pudiéramos recuperar ese dinero. O, mejor aún, si ese estrés no hubiera sucedido en primer lugar. 

Al trabajar como humanos, creo que podemos comenzar a reducir literalmente nuestras pérdidas y cultivar un mundo más humano.

Las mujeres en el trabajo

Las mujeres en el trabajo

¿Sabías que, según las investigaciones, expresar gratitud no causa ningún daño? En todo caso, las personas subestiman lo significativo que es para otros que se les agradezca por sus esfuerzos, porque a la mayoría de nosotros no se nos agradece mucho.

 

Ahora, existe la posibilidad que, si las mujeres agradecen demasiado a los demás, especialmente por cosas que realmente son poco importantes, corren el riesgo de ser estigmatizadas “No puedo hacer nada por mi cuenta sin ayuda”.

 

Cuando trabajas en una industria dominada por hombres

 

Las mujeres en los campos dominados por hombres experimentan muchos factores estresantes, tanto sutiles como abiertos. Como resultado, muchas terminan abandonando el campo por completo. Pero las que se quedan desarrollan estrategias para sobrevivir e incluso desafiar el statu quo.

 

Es importante saber cómo evaluar la cultura de género de una empresa antes de aceptar un trabajo y cómo mantenerse fiel a sus objetivos profesionales cuando otras personas piensan que saben lo que es mejor para ti.

 

A diferencia de los hombres, las mujeres suelen tener que hablar mucho o afirmar sus credenciales por adelantado, ya que se presupone que no saben de qué están hablando. No obstante, los hombres parecen no tener el mismo problema. ¿Cómo pueden las mujeres establecer efectivamente la credibilidad en nuevos entornos sin jugar con los estereotipos negativos clásicos de las mujeres que son demasiado asertivas?


Las mujeres a menudo tienen que caminar por esta delgada línea de demostrar competencia a través de la asertividad, sin ser vistas como “demasiado asertivas”. Como se observa, se supone que los hombres son competentes, por lo que no tienen que demostrar tanto sus credenciales. Tampoco son penalizados por comportamiento asertivo.

 

Si bien no existe una estrategia única para todos para lidiar con esto, una técnica que puede funcionar para las mujeres es combinar comportamientos asertivos con comportamientos más estereotípicamente femeninos, como la preocupación y la participación.

Otro consejo es centrarse en demostrar un buen rendimiento en lugar de afirmar sus credenciales. Con el tiempo, tu buen desempeño hablará por sí mismo. No sentirás la necesidad de afirmar tus credenciales tanto una vez que hayas demostrado a tus colegas que realmente sabes de lo que estás hablando.


A menudo las mujeres no saben si están recibiendo este tipo de comentarios porque son mujeres o por algo que están haciendo mal. Dado que no puedes separar tu género de ti misma, puede ser difícil saber si estás experimentando un sesgo o una verdadera necesidad de ajustar tu enfoque.

Los estereotipos de género prescriben que las mujeres no deben ser agresivas; y, cuando nos comportamos de esta manera, a menudo recibimos comentarios que necesitamos para suavizar nuestro tono.

¿Qué hacer en estas situaciones?

 

Primero, intenta reunir tanta información sobre qué comportamientos específicos están vinculados a esta impresión.

Segundo, pregunta cómo ven tu comportamiento y si afecta su desempeño. ¿Quieren que suavices tu tono porque está socavando legítimamente tu efectividad o porque se sienten incómodos con él?

Hacer esta pregunta hace que aquellos que te brindan comentarios confronten sus prejuicios personales si no pueden encontrar alguna razón por la cual su comportamiento esté socavando su éxito.