Cinco reglas para liderar en un mundo digital - Valuexperience

¿Sabías que vivimos en un momento de cambio rápido y constante? Esto requiere un nuevo modelo de liderazgo.

Para poder conseguirlo las organizaciones ahora deben volverse más agiles y centradas en el cliente, y todos esos modelos de control deben dar paso a un liderazgo distribuido. Aun así, hay muchos líderes que no quieren perder ese poder, o temen que se produzca el caos si hay menos autoridad. Pero la realidad es que si no evolucionan rápidamente se arriesgan a la extinción.

Los líderes de hoy deben inspirar a sus organizaciones para resolver grandes problemas. Para poder lograr esto, aquí te planteamos 5 claves para conseguir el modelo de liderazgo emergente.

1.Comunica tu firma de liderazgo:

Cuando las cosas cambian, la gente busca alguien que les lidere, buscan estabilidad y temen el desorden, quieren sentirse seguros y para esto, no solo quieren ver a alguien como líder, sino saber su firma como líder, es decir quién eres, como trabajas, que valoras, etc.

La clave es entender y comunicar tu propia y única forma de liderar dada tu experiencia, valores, fortalezas y personalidad. Pero ¿cómo descubres tu liderazgo? ¿tu firma?

Primero piensa en lo que haces día a día como líder ¿te enfocas más en las tareas o en las personas?, ¿eres un líder visual (visiblemente al frente) o un líder que se queda en segundo plano? ¿fomentas la experimentación y la innovación?

En segundo lugar, pregunta a las personas que trabajan contigo como describirían tu liderazgo, puedes hacer una encuesta de 360 grados.

Finalmente, considera el impacto que tienes ¿estas cambiando la cultura?

2.Se un sensmaker:

En un entorno cambiante, la creación tiene un sentido más importante que nunca. Sensemakins es el proceso de crear significado de lo desordenado de nuestro alrededor. Esto sucede cuando algo de nuestro entorno ha cambiado, entonces le intentamos dar sentido a lo que sucedió para recopilar datos, aprender de otros y buscar patrones para crear un nuevo mapa.

Los líderes deberían pensar sobre qué sentido adicional necesitan crear para mantenerse al día con los mercado cambiantes, tecnologías, modelos de negocio o mano de obra.

3.Crea equipos X:

Cuando preguntamos lo que convierte un equipo en efectivo y de rendimiento, la mayoría de los ejecutivos hablan de ideas que se explicaron en cursos de formación de equipos o que se han escrito en textos, donde se hablaba de objetivos claros, roles, confianza, relaciones interpersonales, etc.

Pero las investigaciones muestran que las pautas son solo la mitad del proceso. Los líderes deberían construir un nuevo tipo de equipo, el equipo X, para fomentar la velocidad, la innovación, y ejecución. Estos miembros de los equipos X sirven como embajadores organizacionales para buscar talento y recursos, alinear las actividades del equipo con los objetivos estratégicos, y coordinar tareas. Al hacer esto, crean una estructura dinámica que puede responder a nuevos problemas y oportunidades que surgen.

4.Reemplazar tendencias tóxicas con un desafío liderazgo:

Los líderes tóxicos son cada vez más comunes. Líderes que denigran subordinados y tienen una reputación de ser hipercríticos, agresivos, inmorales e insensibles. Al final, con el tiempo, otras personas y equipos o incluso la organización acaban adoptando estos mismos comportamientos que erosionan la confianza y reducen la eficacia.

El liderazgo tóxico puede lograr resultados a corto plazo, pero con el tiempo el rendimiento se deteriora a medida que las personas comienzan a darse cuenta de cómo han sido manipulados y buscan maneras de lidiar con la negatividad. La buena noticia es que con autoconciencia y algunos comentarios, los líderes pueden arrojar estas tendencias y avanzar hacia un liderazgo impulsado por el desafío. Necesitan pensar sobre cómo pueden replantear su trabajo alrededor de tales desafíos y dejar su egos en la puerta.

5.Construye los sistemas para hacer todo esto posible.

Los líderes exitosos de nuestros tiempos tendrán que construir organizaciones en que los pasos anteriores puedan tener lugar. Esto implicará contratar y desarrollar tres tipos de líderes:

  • Los líderes emprendedores, son el motor de la innovación, asumen el sentido necesario para descubrir nuevos productos y procesos, mientras se crean los equipos X para hacerlos realidad.
  • Los líderes habilitadores tienen una perspectiva más amplia, para que puedan identificar proyectos similares dentro de la empresa y oportunidades de colaboración fuera de ellas.
  • Los líderes arquitectos cultivan sistemas, estructuras y una cultura que permite a las personas explorar posibilidades y tomar decisiones de forma autónoma sin el caos.

Este nuevo modelo de liderazgo significa desacoplar la autoridad de posiciones formales y que todos tomen una mentalidad estratégica y una creencia en inteligencia colectiva. Los líderes pueden encontrar difícil aceptar las cinco reglas, pero hacerlo les permitirá desatar el talento de muchos al servicio de la innovación estratégica y resiliencia organizacional.

Share This