noviembre 2018 - Valuexperience

Comunidad y Redes Sociales: diferentes y necesarias al mismo tiempo

Si quieres saber la diferencia entre una Red Social y una Comunidad, pide a tus amigos de Facebook que te ayuden a pintar tu casa”. Con este ejemplo tan sencillo y explicativo, Henry Mintzberg abre su artículo para Harvard Bussiness Review.

Las Redes Sociales nos conectan unos a otros, nos facilitan la comunicación, pero no son sinónimos de Comunidad. La palabra Comunidad siempre ha sido utilizada para referirse a un grupo de personas que ocupaban un mismo territorio, compartían unos hábitos y una forma de vida concretos, tenían una historia común y se preocupaban los unos por los otros. Sin embargo, últimamente se ha puesto de moda esta palabra para designar a lo que en realidad son Redes: gente con intereses comunes, pero no con los mismos valores, historia o recuerdos.

Mitzberg utiliza el ejemplo de los movimientos sociales, en los que las redes sociales han jugado un importante papel en los últimos años. Sin embargo, como aseguró un egipcio en un artículo de Thomas Friedman para The New York Times sobre la Primavera Árabe, “Facebook ayudó mucho a la gente a comunicarse, pero no a colaborar”. Y como explica Mitzberg, aunque estos grandes movimientos crean conciencia sobre la necesidad de cambio, son las pequeñas iniciativas llevadas, a cabo por grupos más pequeños, las que acaban  marcando la diferencia.

Llevado al terreno empresarial, las compañías más eficientes son las que funcionan como una Comunidad, no como una colección de recursos humanos. Por supuesto, las empresas necesitan Redes Sociales que faciliten la comunicación entre sus diferentes empleados; pero esto no es suficiente para crear una Comunidad. Y es que, más allá de la comunicación, la colaboración es crucial.

Tendemos a hablar mucho de la importancia del liderazgo, pero la Comunidad es más importante. Un buen líder debe promover la creación y fortalecimiento de la Comunidad. Para esto, las Redes Sociales son imprescindibles, pero bien gestionadas y dirigidas a la creación de Comunidad. Según Mitzberg, aunque las Redes Sociales son maravillosas para comunicarnos, pueden tener un efecto negativo en la colaboración, a no ser que se gestionen con cuidado.

De esta manera, para que una empresa funcione eficientemente, necesitamos Redes Sociales y Comunidades al mismo tiempo. Las dos se complementan mutuamente y es gracias a una que se puede crear la otra.

colaboración

 

[mc4wp_form]

La neurociencia para mejorar tu liderazgo

[vc_row 0=””][vc_column][vc_column_text 0=””]

LOS PEQUEÑOS CAMBIOS EN TU LIDERAZGO TE PERMITIRÁN DINAMIZAR MEJOR A TU EQUIPO

Los recientes estudios científicos basados en neurociencia vienen explicados para el uso en organizaciones en el  exitoso libro de How to Have a Good Day: Harness the Power of Behavioral Science to Transform Your Working de Caroline Webb.La autora, que lleva el departamento de liderazgo de la prestigiosa consultora de recursos humanos Mckinsey, defiende que simples ajustes en la comunicación y el comportamiento de los líderes pueden crear un ambiente potencialmente más productivo para cualquier equipo. No siempre resulta fácil convertir a tus trabajadores más próximos en personas más creativas, adaptables o colaborativas por eso partiremos de una experiencia real para explicar los pequeños cambios de mejora. En este artículo, describiré el caso de un líder llamado Antony que sabía lo suficiente sobre la ciencia del cerebro para incentivar cambios de comportamiento positivos en su organización:

ANTONY Y EL DOBLE SISTEMA CEREBRAL

Actualmente Antony, dirige una exitosa consultora de tecnología fundada el año 2011 que continúa creciendo a un ritmo exponencial. Pero antes de iniciar la empresa, trabajaba para una gran agencia con una “cultura tóxica“. 

¿Qué entendemos por una cultura tóxica? ¿A qué se debe el malestar en las organizaciones?

La cultura tóxica surge de tres factores: la falta de liderazgo y de valores de la cúpula directiva que improvisa y trasmite incoherencia al decir una cosa y acabar haciendo otra; la gestión tóxica y nociva de los mandos intermedios mediante la manipulación que desencadena la actitud victimista de los trabajadores (al empleado se le exige mucho y no se lo recompensa).Es una rueda destructiva que se nutre de estrés y malhumor impregnando de manera global la salud organizacional.

Para su nueva compañía, Antony, quería forjar una cultura donde las personas pudieran fortalecer su lado más innovador y pudiera emerger un ambiente de colaboración emocionalmente equilibrado. Los dos cofundadores se encargaron de poner en marcha la compañía cuidando de los detalles para que todo saliera según su filosofía, pero Antony sabía que para conseguir el máximo rendimiento eran necesarias medidas tangibles. Sobretodo las que tienen en cuenta el doble sistema cerebral, entendida como la actividad del cerebro que se divide en dos sistemas cerebrales complementarios uno de procesamiento controlado y otro automático:

• El sistema controlado es responsable de las funciones sofisticadas, conscientes tales como el razonamiento, el autocontrol, y la visión de futuro. Permite hacer una sola tarea concentrando en ella toda la atención por ejemplo escribir un informe complejo por primera vez.

• El sistema automático  rebaja la carga de la atención mediante la automatización de la mayor parte de acciones que hacemos día a día por ejemplo respirar o cambiar de marcha cuando llevas años de experiencia conduciendo.

Liderazgo

El problema principal al abusar del sistema automático es que, al poder realizar distintas tareas, cada vez que iniciamos una, se crea una nueva interrupción que da lugar a descuidos creando un clima de confusión. El cerebro, para ser capaz de hacer dos tareas, debe secuenciar y priorizar su realización. Entonces, cuando pretendes llevar a cabo dos ejercicios a la vez (como mirar el correo electrónico y atender una visita), la mente ordena su realización estableciendo un orden: primero una tarea y después la otra, centrando distintos grados de atención en fases separadas y diferentes. De hecho, Antony planteó en una reunión la cuestión de la sobrecarga de informativa y propuso evitar el multitasking porque las investigaciones demuestran que con el multitasking las personas cometen de dos a cuatro veces más errores cuando están sometidos a continuas interrupciones y distracciones y además se sienten más estresadas.

A la vez que el sistema automático puede entorpecer el rendimiento diario, el sistema controlado llevado al extremo también puede convertirse en un obstáculo para el buen funcionamiento de la organización. Por ejemplo, en un estudio se recogía la situación siguiente: el comité directivo de unos hospitales estaba tratando de fomentar el uso de desinfectante para las manosy encontraron que las tasas de cumplimiento decayeron cuando las personas trabajaban largas horas sin descanso.

Retomando el caso de Antony, observó que las medidas acordadas para hacer más descansos no estaban dando resultado. Cuando él y sus cofundadores crearon la “reunión del lunes” para todo el personal y así discutir la forma en que estaban trabajando juntos como una empresa, salió a la superficie que las presiones por cumplir con propósito de aliviar la recarga iban en aumento. Las tensiones se manifestaban con tal intensidad que estaban amenazando el compromiso del equipo. Por consiguiente, era necesaria tomar nuevas decisiones al respecto de forma urgente, y establecieron novedades en el comportamiento de la empresa: una fue alentar a los demás para ir a comer y otra programar descansos entre reuniones. Lo más importante que aprendió Antony es que como líder tuvo que asumir la responsabilidad de su comportamiento y dar a conocer la conducta ejemplar: Además de emprender nuevas costumbres como reconocer el mérito de aquellos comportamientos que siguieran las nuevas directrices, adoptó el siguiente pensamiento de ayuda: “abandono por ejemplo” de esa manera conseguía parar de focalizar en una tarea y permitirse desconectar unos minutos. Entonces, la gente se empezó a animar a hacer más descansos porque entendió que no era una actitud penalizada y dejó de sentirse culpable al respecto.

Liderazgo

CAROLINE WEBB Y EL DOBLE SISTEMA CEREBRAL

A menudo el uso automatizado de nuestro cerebro te puede condicionar hasta el punto de limitar tus habilidades directivas, entorpecer reuniones y frenar el crecimiento de las personas a tu mando.

Liderazgo

Recordemos que el caso de Antony ejemplificaba como un líder que se decantó por utilizar los principios del doble sistema cerebral había conseguido que los integrantes de su empresa usaran de forma correcta su atención y el sistema cerebral que se ajustaba más a la tarea que se proponían hacer. También a tomar descansos con más frecuencia y otros pequeños cambios para optimizar el funcionamiento grupal.

Caroline Webb, nos advertía de los peligros del uso del sistema automático como saboteador de la actitud del líder, y compartía una fórmula para detectar la actitud negativa y un truco de observación para acceder de forma rápida a una visión constructiva y positiva.

En resumen, cuando los líderes de un equipo escogen la neurociencia como método de mejora se produce un aumento considerable en la productividad, la innovación y la moral. Y se consigue renovar hábitos mediante el uso consciente de ejercicios basados en la naturaleza de nuestra mente.

Para poder hacer frente a los cambios de la Era Digital y sacar el mayor beneficio de ellos, se necesitan lideres capaces de llevar adelante los procesos de transformación y cambio de las organizaciones.

¿Quieres contar en tu empresa con líderes preparados para hacer frente a los retos de la Era Digital? 

Conoce nuestro Programa de Liderazgo 4.0

[mc4wp_form id=”8698″]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”11666″ img_size=”full” onclick=”custom_link” link=”https://www.valuexperience.com/programa-liderazgo-4-0/”][/vc_column][/vc_row]

Universidades Corporativas: La necesidad de priorizar la formación en el puesto de trabajo

Universidades Corporativas: La necesidad de priorizar la formación en el puesto de trabajo

¿Es el trabajo establecido la única tarea que tienen los empleados de una organización para hacer en su horario laboral? Dedicar tiempo para la formación y el aprendizaje de los trabajadores tiene que convertirse en una prioridad para las organizaciones, y esto es posible gracias a las universidades corporativas (UC).

Hoy en día, las presiones competitivas y los avances tecnológicos requieren que las empresas modernas se conviertan cada vez más en principales educadores de sus trabajadores. Las universidades corporativas (UC) han sido una herramienta estratégica para el desarrollo del talento en las compañías multinacionales en la última década.

Las universidades corporativas impulsan los aprendizajes de habilidades empresariales, aprovechando el talento de sus empleados y utilizando la experiencia de gerentes y jefes de departamentos para su desarrollo futuro. Los lideres en ventas reconocen que el trabajo y el aprendizaje se ha convertido en una misma tarea de igual importancia.

En estos últimos años, para garantizar un crecimiento continuo en el desarrollo de la fuerza del trabajo, muchas organizaciones han establecido universidades corporativas (CU). Estas, dirigen estratégicamente el cambio organizativo facilitando el proceso de gestión del conocimiento y controlado la agenda de aprendizaje.

Des de la gerencia de las organizaciones se impulsa y se hace crecer el talento y las habilidades de los trabajadores con el objetivo de que tanto las metas de los empleados como las de la organización vayan en un mismo sentido.

Modelo teórico de las universidades corporativas

Este modelo se desarrolló a partir de la recopilación de datos en 210 universidades corporativas que operan en América del Norte, siendo ahora el modelo más actual. Se establecieron cuatro perfiles clave de una universidad corporativa que interactúan entre ellos:

RRHH, Recursos Humanos

Abel afirmó que este marco teórico actuaría como una “lista de verificación” para ayudar a evaluar y mejorar la comprensión de los practicantes sobre los diferentes tipos de universidades corporativas y sus operaciones.

En un estudio de casos de la Universidad corporativa de Platt se comprobó la existencia de estos cuatro perfiles, pero se añadieron 5 factores operacionales más y un perfil que interactuaba con los cuatro definidos por Abel (2008).

Posteriormente se propuso el Perfil de líder como profesor, este quinto perfil interactúa de manera natural con los otros cuatro perfiles. Befat (2014) describe seis beneficios de usar a los líderes como profesores en las universidades corporativas (UC).

“¿Cuáles son los factores operacionales asociados a esta universidad corporativa en particular?”

Después de realizar el estudio de casos de esta universidad corporativa (UC) se puede concluir que tanto los trabajadores como los gerentes hablan de esta UC como su punto de unión en la organización y tienen claro que gracias a estas estrategias su motivación, porcentaje de ventas y clientes ha aumentado exponencialmente.

RRHH, Recursos Humanos

Construyendo una experiencia corporativa

Construyendo una experiencia corporativa

¿Porque son tan importantes las universidades corporativas? Es una forma de poner en contacto el talento con las necesidades de una organización.

Cuando no tenemos la presencia de una universidad corporativa, nos encontramos con obstáculos como el uso de estrategias de aprendizaje y desarrollo centralizadas, que acaban siendo contraproducentes y poco útiles. Este tipo de prácticas impiden conocer y entender las verdaderas necesidades del negocio, una gestión inadecuada del cambio…

Es necesario establecer universidades corporativas en las organizaciones ya que generaran cambios muy grandes. La construcción de un sistema que trabaje y aprenda de forma corporativa nos asegura una mejor gestión del cambio, así como un mayor compromiso por parte de los empleados, un financiamiento adecuado o el retorno de la inversión de estas mismas.

Caso práctico

Una auditora de una importante institución de los Estados Unidos que aspiraba a conseguir una buena calificación de la OCC con el objetivo de posicionarse como una de las mejores opciones para invertir dentro de Wall Street.

Para obtener esta calificación tenían que convertirse en grandes profesionales, reforzando así sus habilidades y conocimientos. Para ello, utilizaron un modelo antiguo o tradicional, muy alejado de un modelo de universidad corporativa actual, por lo que se intentó capacitar a los trabajadores de forma muy poco efectiva y escasa. Con este modelo tradicional de enseñanza se pretendía enseñar con la metodología cara a cara entre el instructor y el alumno, un solo instructor para cada equipo, contenidos muy generales sin la necesidad de adaptar el contenido a cada alumno y con el uso de recursos informáticos poco intuitivos y útiles.

Vieron que esta metodología no resultaba efectiva para los resultados que ellos perseguían, motivo por el cual se pusieron en contacto con una compañía que analizó el caso y les propuso una serie de soluciones: modelos de competencia, estrategia de aprendizaje mixto, creación de plataformas que respetan el ritmo de aprendizaje y se adaptan a cada individuo, así como el uso del “LMS: Learning Managment System” (un tipo de software para administrar cursos de capacitación en Internet) que administra, distribuye y controla las actividades de formación de los participantes.

A continuación, se presentan una por una estas soluciones:

Los modelos de competencia son los que definen las funciones y conocimientos de un puesto de trabajo. Estos modelos son útiles para establecer los requisitos de reclutamiento, conocer las habilidades y conocimientos de cada persona y, conocer los puntos fuertes de cada uno.

Los planes de estudios basados en roles son planes de estudios dirigidos a un puesto de trabajo en concreto, enfocados a un desarrollo profesional y a garantizar los recursos para la construcción de conocimiento y habilidades. Una vez están a la par el plan de estudios y los criterios de evaluación de desempeño, la persona ya está capacitada para su puesto de trabajo.

El aprendizaje combinado va más allá del aprendizaje tradicional, incluye clases virtuales, aprendizaje social, plataformas de aprendizaje para el teléfono móvil, es decir, es un aprendizaje que da la oportunidad a la persona de acceder al conocimiento en cualquier momento, lugar o forma. Con un aprendizaje tradicional los empleados retienen un 3% de la información mientras que con un aprendizaje combinado se retiene hasta un 90% del contenido.

RRHH, Recursos Humanos

Las universidades corporativas deben reflejar los ideales de la compañía

Las universidades corporativas deben reflejar los ideales de la compañía

La mayoría de los ejecutivos y directivos que se acercan a investigar las Universidades Corporativas, que están en alza en estos últimos años, tienden a fijarse en las métricas tradicionales, como el número de clases o de participantes y el coste, aún pudiendo sentir curiosidad por el compromiso y el sentido de ‘misión’ que se transmite en ellas. Así, muchas veces, no son capaces de comprender que una universidad corporativa puede y debe usarse como un motor de cambio cultural y estratégico, con el objetivo de propiciar el crecimiento personal y colectivo.

Algunos de los principios que guían la acción de las más conocidas y exitosas Universidades Corporativas son los siguientes:

  • Una Institución líder debe reflejar los ideales de la Compañía. Establecer una Universidad Corporativa es una declaración sobre la intención de la empresa de invertir en Talento. Es una expresión de su ideal de Excelencia. Por tanto, ser claro en cuanto a los ideales de la Universidad es esencial.

 

  • Es esencial un alto grado de implicación de los líderes. Uno de los indicadores de éxito más importantes de una Universidad Corporativa es cómo los líderes Senior se implican en el proceso de aprendizaje. Que los directivos y altos ejecutivos estén implicados favorece el contacto con los empleados y empleadas, permite probar nuevos conceptos y lanzar nuevas intervenciones e iniciativas.

 

  • La experiencia es tan importante como el contenido. Un magnífico contenido es vital, por supuesto, pero una experiencia y un entorno de aprendizaje adecuados son igual de importantes. Se organiza la experiencia de las participantes para convertirla en una jornada de aprendizaje inmersiva a nivel intelectual, emocional, incluso, físico. Cada segundo en el campus debe estar centrado en aprender y ser transformador y transpirar entusiasmo, aprendizaje y conexión.

 

  • Meritocracia, no jerarquía. Cada asistente debe estar abierto a aprender de todo y de todas. Cada individuo es estudiante y profesor, los eventos son abiertos a todos los participantes porque todas las personas son iguales en la Universidad.

La construcción del espacio físico de una Universidad Corporativa es la parte fácil. Lo difícil es infundir todas sus aplicaciones con la cultura de la empresa y su espíritu. La Universidad Corporativa puede jugar un papel instrumental en la creación del futuro de la compañía.