abril 2017 - Valuexperience

5 Prácticas para Implementar una Cultura Digital

[vc_row][vc_column 0=””][vc_column_text]

La Cultura Digital es el camino que la Transformación Digital requiere

El gran reto para afrontar la Transformación Digital de la empresa es el cambio en la Cultura Corporativa tradicional. Sin duda se debe comenzar por los empleados. Para tener éxito en la Cuarta Revolución Industrial, los miembros de las empresas deben ser capaces de alinear sus objetivos y adaptarlos a una nueva forma de trabajo, que consiste, principalmente, en adoptar una mentalidad digital.

Una de las claves de la mentalidad digital es la “colaboración”. Una cultura colaborativa en el ámbito laboral fomenta el trabajo en equipo, promueve el compartir conocimientos e indefectiblemente permite generar más valor al grupo de trabajo, y, en consecuencia, a la organización.

La Transformación Digital de cada organización es única e irrepetible, no existen recetas globales, es un trabajo artesanal. Sin embargo, cuando cuentas con la experiencia de ayudar a diferentes organizaciones en procesos de Transformación Digital, tienes la posibilidad de poder desarrollar patrones de práctica exitosos. A continuación, compartiremos contigo 5 prácticas que te ayudarán a implementar la Cultura Digital en tu organización para liderar en la Era Digital:

1. APOSTAR POR LA INNOVACIÓN

Apostar por la innovación es permitir que ésta tenga lugar en todas partes y en cualquier momento. Sacar provecho de las tecnologías existentes para mejorar procesos y generar mejor retorno económico es un excelente punto de inicio. Entrenar a los equipos para usar las tecnologías actuales con eficiencia trae muchos beneficios a la hora de innovar, ya que los empleados son un 80% más propensos a usar las herramientas con creatividad cuando el nivel de conocimiento es alto.

Para apostar por la innovación solo se necesita creer en el potencial de las posibilidades que la tecnología presenta. Actualmente, las empresas visionarias invierten en centros de innovación diseñados específicamente para fomentar la creatividad y conocimientos.

2. FACILITAR HERRAMIENTAS

Los equipos deben ser capaces de obtener las herramientas que necesitan para poder innovar y crecer. Muchas veces esto podría significar mantener los programas y ordenadores al día, o incluso experimentar con IA (Inteligencia Artificial). Las herramientas, en este caso, no solo consisten en la tecnología como tal, sino también en los conocimientos necesarios para poder emplearla. Las tecnologías son puestas en marcha por la mano humana, por ello, la capacitación en su uso, la formación On the Job es clave.

Las nuevas tendencias de la Cuarta Revolución Industrial nos obligan a evaluar tanto las herramientas digitales como los conocimientos que ponemos a disposición en la empresa de forma continua.  Dotar a los trabajadores de las herramientas necesarias (tecnología + conocimiento en su uso) permitirán una integración  más sincronizada y rápida de la digitalización de los equipos.

3. DIGITALIZACIÓN DEL TRABAJO COLABORATIVO

Para gestionar la heterogeneidad en los niveles de “conocimiento y dominio digital”, apostar por una cultura colaborativa es un factor importante.  Dado que no todos los integrantes de un equipo se encontrarán en el mismo nivel de “conocimiento y dominio digital”, y ya que es posible que no siempre estén en la misma zona horaria, es necesario contar con herramientas de colaboración asíncronas (sistemas de mensajería, foros, etc.) y repositorios documentales que faciliten la consulta de manera libre y flexible. Por otro lado, es altamente recomendable que los contenidos que se publiquen sean:

·         Cortos.

·         100% enfocados en la aplicación.

·         Útiles.

·         Atractivos y simples de entender.

Adiós a las limitaciones del papel y de las notas y bienvenidos a los beneficios de lo digital.

Las Comunidades virtuales son un excelente aliado para establecer una Cultura Digital. El lienzo digital compartido permite que las interacciones sean continuas y con mayor conectividad, ya que ofrece las ventajas de contribuir e interactuar con el equipo sin importar la hora o la ubicación geográfica.

También existen plataformas y softwares que ayudan a compartir y trabajar de manera colaborativa y digital. Google Drive, DropBox o Trello son algunas de las herramientas disponibles que ayudan a gestionar el trabajo en línea.

4.TRANSPARENCIA DIGITAL

Las tecnologías digitales implican un nuevo entorno de transparencia en el área laboral. Cuando el trabajo es digital, los diferentes equipos pueden mirar el trabajo en progreso, inspirarse y proporcionar retroalimentación.

La transparencia que nos brinda la digitalización facilita el “Aprendizaje On the Job”.

 

Los espacios de intercambio colaborativo se transforman en un espacio ideal para adquirir una serie de conocimientos, habilidades o actitudes durante la jornada laboral, a diferencia de la formación clásica.

El nuevo entorno aporta la ayuda necesaria para responder de manera rápida y llegar a la fuente de los problemas o transmitir conocimientos. En particular, estas transparencias fomentan no solo el lenguaje común, sino también las conexiones que son indispensables a la hora de resolver, de manera eficiente, problemáticas de identificación o de retención del talento.

5. FOMENTAR EDUCACIÓN CONTINUA

Ya no basta con haberse formado en una determinada profesión, también es esencial actualizar y profundizar en los conocimientos adquiridos de forma continuada. Es fundamental mantener un equipo actualizado en el nuevo entorno de cambios rápidos como es, por ejemplo, el de la Transformación Digital. Conocer los cambios en el sector en el que se trabaja es hoy un requisito para poder liderar. La educación continua requiere que las personas mantengan un proceso de formación constante que les permita estar a la vanguardia de las demandas del medio y de las tecnologías que operan.

Estar al tanto de la Transformación Digital no tiene por qué ser sofisticado. Es poco probable que la Industria actual pase a la digitalización, sin antes atender las necesidades de nuestros equipos. La verdadera transformación no consiste en utilizar las herramientas digitales más novedosas; muchas veces el conocimiento, la innovación y una buena actitud al cambio es todo lo que se necesita.Transformación Digital

Para poder hacer frente a los cambios de la Era Digital y sacar el mayor beneficio de ellos, se necesitan lideres capaces de llevar adelante los procesos de transformación y cambio de las organizaciones.

¿Quieres contar en tu empresa con líderes preparados para hacer frente a los retos de la Era Digital? 

Conoce nuestro Programa de Liderazgo 4.0

[mc4wp_form id=”8698″]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row 0=””][vc_column 0=””][vc_single_image image=”11666″ img_size=”full” onclick=”custom_link” link=”https://www.valuexperience.com/programa-liderazgo-4-0/”][/vc_column][/vc_row]

Las Oportunidades de la Inteligencia Artificial

Transformación Digital

En los 90, la Inteligencia Artificial (IA) era considerada un grito lejano a lo posible pero surrealista.  Veinte años después, hoy en el siglo XXI, el aprendizaje mecánico y la Inteligencia Artificial son la vanguardia de la Transformación Digital. No obstante, las empresas pueden encontrar la innovación desafiante a la hora de implementar soluciones de inteligencia artificial. Esta no es la primera vez que una disrupción atraca el mercado laboral. Nos encontramos ante la Cuarta Revolución Industrial, al igual que en antaño, los modelos actuales deberán de optimizarse para poder suplir las demandas de un mercado dinámicamente cambiante.

El hecho de que la automatización eliminará una amplia franja de los puestos de trabajo en toda la economía mundial es una realidad que estremece a muchos. A menudo olvidamos que, para contrarrestar la eliminación de puestos de trabajo actuales, otra ola de desplazamiento laboral casi con certeza ocurrirá.

Si bien, muchos empleos serán remplazados por maquinas, nuevos empleos se crearán para poder operar las mismas.  Un estudio global realizado por Accenture junto a 1.000 empresas que ya innovan en el mundo IA, han identificado el surgimiento de oportunidades y varias categorías de nuevos empleos, exclusivamente humanos. Estos roles no reemplazan a los antiguos. Son nuevos, y por ello, requieren habilidades y un entrenamiento sin precedentes.

Comprender que implementar las nuevas Tecnologías Digitales no es suficiente para generar el valor comercial de ellas, es aceptar que se necesita una nueva gama de habilidades y trabajos entre nuestro personal. Por ello, las compañías tecnológicas más grandes del mundo, desde Google y Amazon hasta IBM, se centran en aprovechar la inteligencia emocional y la labor humana para revolucionar los servicios comerciales que les brindan las nuevas tecnologías.

Se han identificado 3 nuevas gamas de empleos derivadas de la IA:

  1. Interpretador Tecnológico

Las empresas que despliegan sistemas avanzados de AI necesitarán un cuadro de perfiles que puedan explicar el funcionamiento interno de algoritmos complejos a profesionales no técnicos. ¿Cómo funciona las nuevas tecnologías? ¿Quién cubrirá la función de dinamizarlas e interpretarlas?

Como un técnico de nueva era; la labor del interpretador tecnológico cubrirá la brecha entre tecnólogos y líderes empresariales. Es él quien aportará sabiduría al equipo sobre las nuevas tecnologías. La incorporación del nuevo perfil ayudaría proporcionar claridad y a fomentar el uso de ella. Cuando un sistema comete un error o cuando sus decisiones conducen a consecuencias negativas, el interpretador tecnológico debe poder realizar una “autopsia” en el evento para entender la causa de ese comportamiento para que se corrija.

Por eso, este nuevo perfil necesita tener la formación adecuada, comprensión tecnológica y habilidades para no solo realizar autopsias detalladas basadas problemática sobre AI y explicar sus resultados al resto del equipo.

2.Entrenadores Formadores

Las nuevas tecnologías IA no dejan de ser maquinas condicionadas a la programación humana. Esta primera categoría de nuevos puestos de trabajo necesitará el toque humano para condicionar a los sistemas de IA a una dinamización en específico para la empresa.

Los Entrenadores Formadores serán responsables de llevar a cabo labores como:

– Procesar el lenguaje natural y traducir idiomas con la menor cantidad de errores.

– Enseñar AI algoritmos de cómo imitar los comportamientos humanos.

– Desarrollar Chatbots de servicio al cliente

– Detectar las complejidades y sutilezas de la comunicación entre el sistema operativo y el operador.

Son los Entrenadores quienes estarán capacitados para adaptar las nuevas tecnologías a nuestros modelos de mercado y ponerlas en marcha bajo los estándares delimitados para estas.

3. Sustentadores IA

La categoría final se enfoca en la monitorización de la funcionalidad de IA según la programación. El nuevo perfil es responsable de mantener una dinamización apropiada, corregir errores y será crítico para la funcionalidad de AI en la nueva era.

Actualmente, se estima que menos de un tercio de las empresas tienen un alto grado de confianza en la imparcialidad de su AI. Por el otro lado, datos más críticos nos revelan que menos de la mitad tienen una confianza similar en seguridad de dichos sistemas.

El sustentador llega a suplir una labor crucial para humanizar las tecnologías de IA, y erradicar problemáticas que puedan surgir en el camino. Una de las funciones más importantes será la implementación ética en AI.

Mediante esta función, los individuos actuarán como un guardián de la apropiada dinamización de las nuevas tecnologías para contrarrestar los estigmas que nacen de la poca confianza en ellas.

Los cambios que conlleva la Cuarta Revolución presionarán a las grandes empresas a revaluar la formación y el desarrollo de sus empleados. Los tipos de trabajos que describimos aquí no tienen precedentes, y serán requerido a escala en todas las industrias. Nadie estará exento de los cambios venideros con la pronta implementación de AI.

Grandes gerentes, empleados y empresas, por igual, pronto se verán obligados a cuestionar muchos supuestos que hemos hecho acerca de los requisitos educativos que forjan a nuestros equipos profesionales.