Customer Centric: ¿qué es y que ventajas tiene? - Valuexperience
Management

En el mundo corporativo, la constante expansión, actualización y fortalecimiento de las estrategias empresariales son necesarias para lograr y mantener la fidelidad del cliente.

El Costumer Centric Management trata de eso, una estrategia empresarial de orientación al cliente en el que posicionamos a éste en el centro de todo. ¿Con qué objetivo? Alinear todos los productos y servicios de una empresa con las necesidades y deseos de sus clientes. Pero no de todos, sino de aquellos más valiosos, eso sí, sin dejar atrás al resto.

¿Por qué aplicar esta estrategia en tu empresa?

Ya en 10967 Lester Wunderman pensó en cómo establecer una relación directa con el cliente, algo que más tarde se conocería como Marketing Directo y Relacional. A partir de ahí se empezó a formar lo que hoy en día conocemos como Customer Centric.

En la sociedad rápida y cambiante en la que nos encontramos, con un sinfín de empresas y organizaciones compitiendo por captar a los potenciales consumidores, hace falta dejar atrás las estrategias tradicionales que se centran en estudiar solamente los productos y los servicios de las marcas, para ponerse en la piel del consumidor y ver las cosas desde su postura.

Esta estrategia centrada en el cliente permite mejorar la rentabilidad de la marca a largo plazo, siendo fundamental para la fidelización de los clientes. Así, para muchas empresas el cliente ha dejado de ser una simple estadística para pasar a ser un elemento esencial que hay que conocer, entender y al que hay que cubrir sus necesidades.

El primer paso para implementar una estrategia Customer Centric es aceptar que no todos nuestros consumidores son iguales ni tienen la misma importancia para la organización, ya que unos aportan más que otros. Además, hay que entender que los clientes no deben ser vistos como instrumentos a los que venderles un producto o servicio, sino como un elemento de valor para la compañía.

¿Qué ventajas tiene?

Una de las ventajas de esta estrategia es que el cliente se sentirá identificado e importante al ver que sus necesidades son valoradas y reflejadas en la empresa, generando fidelidad hacia la marca. En este aspecto, la personalización es clave.

La empresa se convierte así en un negocio más sostenible, con un aumento de las ventas ya que el mercado querrá comprar los productos y servicios que ofrezca.

Además, incorporar esta estrategia supondrá ventajas sobre la competencia ya que se le da al cliente lo que quiere, destacando en su nicho de mercado. Lo más importante de esta estrategia es no olvidar que: el cliente siempre tiene la razón, pero no todos. Conoce a tu cliente más valioso y sus necesidades y expectativas para brindarle la mejor experiencia posible.

¿Quieres conocer más claves para orientar tu organización a tus consumidores? Descubre nuestro Curso de Orientación al Cliente.

Share This