[vc_row 0=””][vc_column][vc_column_text 0=””]

En muchas ocasiones hablamos de grandes y carismáticos líderes a quienes queremos emular. Pero ¿a qué nos referimos con el concepto de líder?

Los líderes eficaces son individuos que nos ayudan a superar las limitaciones de nuestro propio egoísmo, nuestras debilidades y nuestros miedos. Son quienes nos impulsan a hacer un trabajo más duro, mejor y más relevante de lo que haríamos por nuestra cuenta.

A diferencia de la creencia de muchas personas, estos líderes no nacen así. No nacen con un determinado ADN que los caracteriza, sino que se desarrollan a medida del tiempo. Y, se hacen a partir de una serie de aspectos:

Dotaciones. Las características con las que vinieron al mundo.

Experiencias. Los valores, éxitos, fracasos, percepciones, otras personas, momentos, recuerdos que han ido recogiendo con el paso de los años.

Demanda de liderazgo. El momento en el que la persona reconoce la necesidad de desarrollar su capacidad de liderar en una determinada situación.

– Incorporación de la causa. La decisión de abrazar la causa con todo lo que tienen. Apostarlo todo por esa causa.

Podemos aprender una gran cantidad de cosas a partir de los líderes, sin importar el ámbito en el que se encuentran. Muchos de ellos podemos encontrarlos en:

– Los Negocios

– El Gobierno

– Activismos sociales

– Movimientos religiosos

En definitiva, todos los líderes son personas que han intentado provocar un gran impacto en una causa que importa, no sólo a ellos, sino también a muchas otras personas.

Actualmente, el mayor de los desafíos para los líderes es el cómo aferrarnos a nuestra humanidad, nuestra empatía, nuestra dignidad, nuestra pasión y nuestro sentido de conexión con otras personas.

También cabe destacar que aún vivimos al servicio de la ruptura tecnológica que tuvo lugar ya hace 25 años. No estamos usando la tecnología, nosotros estamos siendo utilizados por ella. Es cierto que está situación cambiará con el paso de los años, pero de momento, la situación es esta.

Por eso, cómo conectar con nuestra humanidad es lo que puede ayudar a motivar a las personas y es lo que nos puede ayudar a cumplir nuestra misión.

Pero, sobre todo, lo que no podemos hacer es rendirnos. Todo lo importante y grande en nuestra vida personal y de liderazgo involucra siempre el hecho de no rendirse jamás.

 

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”11666″ img_size=”full” onclick=”custom_link” link=”https://www.valuexperience.com/programa-liderazgo-4-0/”][/vc_column][/vc_row]

Share This
×

¡Hola, Bienvenid@ a Valuexperience!

Selecciona una de nuestras representantes disponibles para atenderte o envíanos un email a info@valuexperience.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?