Liderando el cambio cuando las operaciones no pueden detenerse - Valuexperience

El cambio en las organizaciones es inevitable. El cambio está en todas partes y afecta a todos, ya sea un nuevo procedimiento operativo que requiere que los empleados adopten nuevos procesos, como la revisión de la cultura de la organización para abordar mejor las necesidades de los clientes.

Es imprescindible para el bienestar de tus empleados y tus clientes equilibrar el cambio con lo que se necesita lograr en el momento. Esto puede ser complicado. Cuando no se hace bien, pueden ocurrir errores que pueden tener consecuencias negativas para la salud de los empleados y clientes. Entonces, ¿cómo dominar el enfoque en el cumplimiento de pedidos y al mismo tiempo alcanzar el estado de excelencia operativa en el futuro?

Cuando los líderes lanzan una iniciativa de operaciones, están entusiasmados. Han estado investigando, planeando y discutiendo ese cambio hasta la saciedad. Pero finalizar el nuevo plan no es el final de su trabajo. ¡Es solo el comienzo! Migrar de lo actual a lo nuevo es una gran tarea, y hay mucho en juego. Para ayudar a quienes dieran este tipo de trabajo, aquí presentamos algunas maneras para mantener las operaciones funcionando sin problemas en el medio del cambio.

Cuatro maneras de mantener las cosas en movimiento mientras lo nuevo reemplaza a lo viejo

Consejo 1: Céntrate en la seguridad

En tiempo de cambios significativos, todo comienza a sentirse desconocido, y se hace fácil comentar errores que pueden amenazar un ambiente de trabajo seguro. Las nuevas condiciones de operación tienden a incluir nuevos procesos que requieren nueva documentación, lo que puede desviar la atención de su entorno actual.

Cuando los cambios se centran en mejorar la seguridad, los líderes y gerentes deben mantener la “historia de cambio” para que las personas puedan concentrarse en la tarea en cuestión. Por lo tanto, habla sobre las cosas que afectarán a tu gente, incluida la información que explica la necesidad de los cambios.

Consejo 2: Enfatiza la calidad   

Cuando se implementa el cambio, es fácil para nuestros cerebros sentirse “desordenados”. Seguro que alguna vez has escuchado decir: “¿Quién informa a quién ahora?”.

Para mantener estándares de alta calidad se ha de comenzar con mantener abiertas las rutas de comunicación. Cuando los empleados, que son los ojos y oídos de una organización, notan algo que amenaza la calidad, necesitan saber con quién hablar. Saber como “comunicar” las preocupaciones de calidad es algo que nunca puede pasar por alto.

No importa qué cambios estén en proceso, la calidad nunca puede sufrir. Los problemas de calidad conducen a problemas con los clientes, lo que amenazará la existencia del estado futuro deseado por el que se está esforzando. Motiva a los empleados a mantenerse enfocados en la calidad mientras adoptan el cambio compartiendo historias de impacto en el cliente y haciendo que los empleados se sientan orgullosos de cómo sirven.

Consejo 3: ¡Comunícate!

Comunícate con los clientes sobre por qué tus cambios son buenos para ellos. Tus clientes se enterarán de los cambios, tus competidores buscarán capitalizar tu reacción y todos se preguntarán: “¿Qué está pasando?” Además, es importante mantener a tus empleados informados sobre el “por qué” y “como” de los cambios.

Asegúrate de que tengan la oportunidad de hacer preguntas y expresar sus preocupaciones.

Consejo 4: Mantener la seguridad física

Una cultura de disciplina es imprescindible cuando se trata de seguridad física. Mantener un entorno seguro requiere disciplina de cada empleado.

Los cambios pueden crear frustración, y la frustración puede conducir incidentes en el lugar de trabajo que pueden amenazar a las personas y la propiedad. Los incidentes en el lugar de trabajo se eliminarán por completo, pero los gerentes tienen herramientas para proteger a los empleados del daño intencional causado por una persona frustrada.

Sí, puede mantener las operaciones actuales en medio del cambio

Cambiar cualquier aspecto de tus operaciones nunca es fácil. Las personas requieren sentirse seguras y cómodas cuando se trata de las responsabilidades diarias. Pedirles que adopten nuevas políticas o procedimientos seguramente causará discordia, miedo y rechazo.

Aminorar los problemas haciendo de la seguridad, la calidad y las comunicaciones sus principales prioridades. Antes de que te des cuenta, el estado futuro se convertirá en el estado actual de todos.

Share This