En relación al último post El verdadero significado de “digital”: Parte I, nos proponemos retomar el segundo (Fronteras de negocio) y tercer atributo (capacidades) que enriquecen el significado de la verdadera transformación digital.

Transformación Digital

2. CREAR VALOR EN LAS NUEVAS FRONTERAS DE NEGOCIO

Formar parte del mundo digital requiere dos condiciones indispensables que hay que tener en cuenta: La primera, estar abierto a reexaminar por completo tu manera de hacer negocios; y la segunda, redefinir dónde se sitúan las nuevas fronteras de valor. Mover los parámetros del valor preestablecido en sectores emergentes incluye tener compromiso con la interpretación de la demanda y la evolución del mercado. Además de reconsiderar la forma en que se perciben y presentan dentro del propio negocio las oportunidades o amenazas. Por ejemplo, la revolución generada por Internet, está empezando a ofrecer nuevas oportunidades jamás imaginadas que fusionan lo que ya existe con nuevas aplicaciones de la tecnología digital: en la industria del automóvil, los coches conectados con el mundo exterior han transgredido los límites conocidos con la finalidad de ofrecer libre navegación y entretenimiento en el automóvil.

Los medios digitales están estrechamente en sintonía con la toma de decisiones del cliente y, por consiguiente, están evolucionando en el sentido más amplio para ofrecerle más servicios y cubrir mejor sus necesidades. Eso significa que es crucial comprender cómo los comportamientos de los clientes y sus expectativas marcan la tendencia. Sus opiniones son las que están determinando la dirección y el desarrollando de cualquier negocio (en su núcleo, en el mismo sector y también fuera de su sector). Las cambiantes y manifiestas tendencias creadas por los usuarios son las que tienen el poder de generar o destruir valor.

3. LA CONSTRUCCIÓN DE CAPACIDADES FUNDAMENTALES

Las habilidades encargadas de actuar como mediadoras de la transformación digital, son sin duda dos capacidades fundamentales para la incorporación de los procesos tecnológicos implicados y para la redefinición estructural. Las capacidades que guiaran el liderazgo durante el cambio consisten en adoptar una mentalidad y estructura digital que favorezcan la agilidad y eficacia de la empresa. Sobre las dos capacidades cabe mencionar que:

  • Mentalidad digital. Tener un negocio digitalizado mediante el uso de datos para tomar mejores decisiones y más rápidas requiere una ruptura con el conocimiento establecido. Los antiguos procedimientos y maneras de pensar quedan en segundo plano porque podrían limitar ciertas funciones. El éxito del negocio digital parte de la premisa que hay que implementar a todos los niveles un modo de pensar digital: institucionaliza funciones construyendo entornos para fomentar la generación de nuevas ideas, se ocupa de incentivar la colaboración y garantiza la buena integración entre tecnología y personas. El modo de pensar digital plantea un enfoque de renovación siempre teniendo como foco principal al cliente e incentiva el cambio con tres frentes abiertos y coordinados: el tecnológico, estratégico y de organización. 
  • Estructura digital. La clave característica de la digitalización es el compromiso de construir redes que conectan dispositivos, objetos, y personas. Por ejemplo, una de las grandes aportaciones del negocio digital es que proporciona más posibilidades de mantener en contacto por una parte a la empresa y al cliente; y por otra parte a todo el personal interno. Por ende, se estimula más la coordinación en general y potencia el grado de implicación de los empleados. Nos encontramos ante un escenario en el que explotar la máxima capacitación tecnológica de las empresas asegura las mayores cuotas de coordinación humana: Digitalizar promueve que se sigan estableciendo fuertes vínculos e interacciones entre los distintos departamentos: El objetivo que se persigue es fomentar una mayor implicación de toda la empresa y para eso es primordial coordinar la dirección general, los recursos humanos, el marketing e informática.

Sintetizando… Digitalizar significa sobretodo, desbloquear para crecer, sin embargo, las empresas pueden interpretar el término “digital” según su condición. Considerando que tener una óptica clara y nítida permite a los directivos desarrollar un estilo de liderazgo alineado con una visión compartida de cómo renovar la empresa. La combinación de los tres elementos descritos (modificar el núcleo del negocio, traspasar fronteras y añadir capacidades digitales) permite a la empresa el cambio para capturar su máximo valor.

Muchas gracias por vuestra atención.

[mc4wp_form id=”8698″]

Share This
×

¡Hola, Bienvenid@ a Valuexperience!

Selecciona una de nuestras representantes disponibles para atenderte o envíanos un email a info@valuexperience.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?