Preparándose para el arriesgado mundo de la realidad extendida - Valuexperience

La realidad extendida (XR), tecnología que dobla la realidad, aún está en sus primeras etapas pero tendrá muchas aplicaciones en todas las industrias y por eso los lideres deben elaborar estrategias sobre los riesgos de implementación.

Los datos de XR son muy personales así que se exige una gran vigilancia preventiva. Las herramientas de los XR hacen conexiones directas a nuestras facultades mentales y a nuestras percepciones de la realidad que aún no están del todo entendidas.

Cometer un error con estas tecnologías, puede producir un daño tanto a las personas como a la sociedad que podría ser increíblemente difícil de revertir. Por eso, como parte de un proyecto de investigación, Accenture identificó 6 posibles riesgos para los que los líderes deberían empezar a buscar estrategias ahora que la implementación del XR está en sus primeras fases.

1. Gestión de datos personales:

Esto no solo implicará el número de tarjeta de crédito, el historial de compra y los ‘me gusta’, sino que también incluirá sentimientos, comportamientos, juicios y apariencia física de una persona.

Se recopilará información biométrica sobre detalles físicos y emocionales para que las personas sean representadas por avatares que podrán replicar de una forma realista, todo lo que ellas hagan en el mundo real. Un uso indebido intencionado o no de datos íntimos deben ser una preocupación de máxima prioridad.

2. Falsas experiencias:

A medida que estas tecnologías proliferen, cualquiera podrá hacer un video falso convincente para ejercer influencia política o para otros fines maliciosos de una forma fácil y económica. Este problemas debe tenerse en cuenta en los planes de ciberseguridad.

3. Ciberseguridad:

Igual que internet y otros precedentes, las tecnologías XR atraerán a personas que explotarán sus vulnerabilidades para el uso personal. Eso puedo tener importantes consecuencias y por eso las organizaciones necesitarán personas capaces de reaccionar inmediatamente.

4. Adicción a la tecnología:

Una dependencia excesiva a la tecnología puede dañar significativamente nuestra salud mental y bienestar. Los jóvenes que son grandes consumidores de las redes sociales tienen más probabilidades de tener una mala salud mental.

5. Comportamiento antisocial:

Para la mayoría, es más fácil ser grosero en persona que a través de la web. Por eso, que el contacto con los demás sea cada vez más anónimo ¿puede hacer deslizar nuestros estándares de comportamiento aceptables? Eso es algo que los creadores de XR deben tener en cuenta ya que el acoso online es muy común.

6. Ampliación de las divisiones sociales:

Cuanto más tiempo pasemos en mundos virtuales “perfectos”, menos tiempo pasamos en el mundo real. Eso nos facilita desconectar de los problemas reales. Algunas aplicaciones XR pueden hacer que todo parezca perfecto cuando en realidad no lo es. De momento solo hemos estudiado cómo las redes sociales e internet han transformado la forma en que interactuamos con nuestro alrededor. Ahora nos falta estudiar cómo queremos que se diseñen los productos XR y el entorno para que enriquezcan nuestras experiencias vitales y para que nos protejan ante la división social.

Por último, es necesario mencionar tres principios básicos para guiar la estrategia de liderazgo:

Responsabilidad integral:

las empresas pueden crear una cultura de preguntas de sentido común para acelerar las investigaciones sobre cómo XR interactuará con nuestra salud física y mental.

– Amplia experiencia:

hay que consultar a expertos sobre decisiones que afectan al beneficio individual y social.

– Imaginación desatada:

los líderes empresariales deben abrir sus mentes sobre cómo se pueden aplicar estas herramientas para transformar las actividades comerciales cotidianas.

Share This