Storytelling archivos - Valuexperience

Un buen storytelling conecta a los empleados con su trabajo

Talento

Según Danny Meyer, famoso propietario de restaurantes de Nueva York, la clave de su éxito estuvo en crear una “cultura de la hospitalidad” entre sus empleados. Pero, ¿cómo?

Un día, en su Shake Shack (ahora una cadena global gigante) en Madison Square Park, un empleado al que llamaremos Bert era relativamente nuevo y realmente no había comprado todo el asunto de la hospitalidad. Estaba echando un vistazo a su teléfono teléfono mientras pretendía estar ocupado alrededor del comedor al aire libre cuando su supervisora lo vio y se dirigió hacia él.

La mayoría de las organizaciones tienen un Bert en ellas. De hecho, la mayoría de nosotros somos algo así como Bert la mayor parte del tiempo. Realizamos las tareas, pero nos implicamos en nuestro trabajo menos de lo que somos capaces. La consecuencia no es solo una menor productividad; sino una menor calidad de vida. El esfuerzo a medias no es divertido.

Afortunadamente, un líder puede hacer mucho para ayudar a los empleados a tener un sentido más profundo de motivación (y la satisfacción resultante) en su trabajo. Y el primer lugar para comenzar es con la conexión.

La conexión ocurre cuando ves más allá de los detalles de una tarea, hasta sus consecuencias humanas. Cuando te sientes conectado con el propósito moral de tu trabajo, te comportas de manera diferente. Ahora, el “propósito moral” puede sonar elevado, pero no necesariamente significa salvar a un cachorro o curar el cáncer. Puede involucrar cualquier tipo de servicio humano. Y al final del día, todo negocio se trata de servicio.

Ahí es donde entran los líderes. La primera responsabilidad de los líderes, ya sean supervisores de primera línea, gerentes intermedios o ejecutivos, es compensar la inevitable alienación que crean las organizaciones complejas y proporcionar a los empleados una conexión visceral con el propósito humano al que sirven. Y eso es lo que los líderes de Danny Meyer hacen mejor que la mayoría.

¿Qué crees que hizo la supervisora de Shake Shack con Bert? ¿Darle una reprimenda? (“¡Espavila, Bert!”) ¿Hacerlo sentir culpable? (“¡El resto del equipo está recogiendo tu holgura!”) ¿Disciplina? (“¡Te estoy avisando!”). La supervisora no hizo nada de esto. En cambio, ella contó una historia.

Mientras Bert estaba con su teléfono, se paró junto a las mesas de comedor salpicadas y abarrotadas. Los invitados pasaron junto a él camino a pedir comida. La supervisora se detuvo frente a él, le puso la mano en el hombro y dijo en un tono serio y sincero: “Hola Bert, hace veinte minutos una joven madre dejó a su hija de dos años en una de estas sillas mientras ella fue a la ventana de pedidos para comprar su comida. Cuando se alejó, su hija comenzó a deslizar su mano hacia adelante y hacia atrás sobre la mesa manchada con salsa de tomate de uno de nuestros huéspedes anteriores. Luego comenzó a lamerlo de su mano”. Bert se encogió. Entró en pánico y miró las mesas para ver cuáles podrían poner al próximo niño de dos años en riesgo y comenzó a limpiarlas.

Los líderes pueden mantener un sentido vivo de conexión, como lo hizo la gerente de Shake Shack, a través de la narración de historias. No tiene por qué ser un ritual elaborado con una audiencia reunida para una noche relajada. No lo es. La mayoría de las narraciones son breves. Implica el uso de ejemplos concretos que replantean un momento personificando las consecuencias humanas.

Los sentimientos de las personas sobre su trabajo son solo en parte sobre el trabajo mismo. Son también, si no más, acerca de cómo enmarcan o contextualizan su trabajo. ¿Ven lo que están haciendo como un ritual sin sentido? ¿Lo ven como un cumplimiento vacío? ¿O lo ven como un deber sagrado? Si cambias el marco, cambias la sensación. Y nada cambia marcos más rápido que una historia.

Es fácil ir en piloto automático como lo hizo Bert. Una vez que una tarea se familiariza, nuestros cerebros le dedican muchos menos recursos cognitivos. Una de las desventajas de este brillante diseño evolutivo es que nos desconectamos. Dejamos de ver más allá de nuestro trabajo, a las personas que afectamos.

En todas las organizaciones donde hay un fuerte sentido de motivación moral, los líderes siempre son narradores. Entienden y actúan bajo su responsabilidad de superar la inevitable alienación de la vida organizacional rutinaria al conectar a los empleados con aquellos a quienes sirven.

Aprende cómo contar historias y dominar el arte del storytelling para conseguir que tus empleados conecten con su trabajo en nuestro nuevo Curso de Storytelling.

10 pasos para dominar el Storytelling: cautiva a tu audiencia

Habilidades

Una buena historia puede transmitir un mensaje, entretener o encender un incendio dentro de tu audiencia. Nos encantan las historias. Como un profesional del turismo, creamos experiencias, que a su vez se convierten en historias.

Mucha gente piensa que el arte de contar historias es algo difícil y complejo, y que está reservado solo para ciertas personas que poseen determinadas habilidades dentro de la sociedad. Eso no podría estar más lejos de la verdad. Las habilidades necesarias para contar una historia se pueden adquirir a través de la práctica y con el conjunto de herramientas adecuadas todos pueden convertirse en un narrador maestro.

Ya sea que estés intentando atraer nuevos clientes o comprometer a tus clientes actuales, contar con una narración de calidad es el camino a seguir. Esto va más allá de las palabras, abarca fotografías y videos: los principios siguen siendo los mismos.

Tus clientes compartirán las historias de sus experiencias durante sus tours y actividades. Y, por más que tú seas parte de la creación de la experiencia de la gira, también debes ser el que cuente la historia. Después de todo es tú historia.

1. Conoce a tu audiencia

Este primer paso es crucial y determinará cuánto tiempo debe durar la historia y qué lenguaje deberías usar. Antes de comenzar tu historia, dedica 5 minutos a pensar a quién va dirigida tu historia.

¿A quién le estás hablando? ¿Millennials o baby boomers? ¿Están buscando una experiencia de lujo o una económica? ¿Necesitas un tono más profesional o funcionará mejor si te manejas de modo más amigable? ¿Esto será publicado como una publicación de blog, en Facebook u otra plataforma?

Estos son aspectos muy importantes para considerar porque te ayudará a alcanzar el tono correcto y lograr los mejores efectos con tu audiencia.

2. Preocúpate por tu audiencia

Ya sea emocional, intelectual o estéticamente, necesitas demostrar interés por tu audiencia. Esto es importante en nuestro mundo donde las personas pasan por encima las publicaciones y hojean el contenido.

¿Por qué deberían estar interesados ​​en la historia? ¿Cómo esto puede ser relevante para la audiencia? Es fundamental dejar esto en claro cuando elabore la historia, porque si no lo tiene claro, no lo tendrá claro para el lector.

Consejo: Escríbalo en un post y pégalo en tu escritorio para recordar porqué es importante esta historia.

3. Establece la escena

Experimentamos el mundo a través de nuestros sentidos y, por lo tanto, si desea capturar completamente a su audiencia, debes involucrar los tuyos. Por lo tanto, establece la escena y proporciona a tu audiencia un contexto para la historia.

¿Dónde comenzó la historia? ¿A qué olía el aire? ¿Olía como piñas en el borde de un bosque? ¿O como el mar en la playa? ¿Dónde comienza la aventura?

Al captar los sentidos de tu audiencia y configurar la escena, lograrás una experiencia más inmersiva y profunda para tus lectores.

4. Sé creativo con la cronología

A veces puedes elegir lanzar al lector directamente en medio de toda la acción, o al final de la historia para llamar su atención. También es una de las maneras más fáciles de despertar curiosidad, suspenso y tensión en tú historia. Como el lector no sabe lo que está sucediendo, continuarán leyendo para resolver las piezas faltantes del rompecabezas. Sin embargo, ten en cuenta que la gente no quiere jugar a Sherlock Holmes en su iPhone, así que no hagas de tu historia el nuevo Cubo de Rubik.

5. Conoce tu Punchline (remate)

¿Cuál es el propósito de contar la historia? No olvides que, aunque estés haciendo esto para vender un producto o servicio con el tiempo, no debería sentirse así para la audiencia. La historia puede ser divertida, significativa, emocional o una mezcla de estas, o algo completamente diferente. Por lo tanto, sé creativo, pero no olvides hacerlo siempre relevante e interesante.

6. Involucra a tu audiencia

Borra el límite entre tú lector y tu historia. Involúcralos con una pregunta (o dos) y colócalos en el centro de la historia. De esta manera, creas una experiencia de primera mano de la narrativa, encendiendo el deseo de que el lector tenga esa experiencia en la vida real.

7. Usa la tensión

¿Alguna vez leíste un libro que fue tan intenso y atrapante que simplemente te lo devoraste en un día olvidando por completo del tiempo y espacio? Esto es lo que estás tratando de lograr con tu historia. Esto se refiere a que seas super descriptivo al hablar sobre los momentos importantes en tu historia.

Si estás contando la historia en primera persona, tal vez cuando compartas tú primera experiencia de rafting en aguas bravas, esto implicará que seas expresivo y te muestres entusiasmado con la historia que estás contando, de este modo las emociones se transmiten también con tu mensaje.

8. Termina con una gran final.

A menos que la historia continúe e intencionalmente estés generando suspenso, debería haber un cierre en la historia. Cualquier argumento que hayas construido debe estar terminado sin dejar preguntas colgando en el aire.

Agrega magia a tu historia dejando a tu público con una sensación de asombro, el tipo de sensación que tiene cuando abandona el cine después de una gran película. Puedes hacer esto dejándoles una “gran pregunta” sobre la humanidad o algo similar para reflexionar cuando regresan a su hotel.

9. Que no te limiten las palabras

Una imagen vale más que mil palabras y videos. Ellos pueden apoyar tus historias escritas y viceversa. Esto también significa que puedes crear nuevas palabras, siempre que tengan sentido y que su significado esté bien explicado a la audiencia.

A través de esto, no solo sorprenderás y entretendrás a tu audiencia, sino que también puedes construir tu marca usando palabras y frases ingeniosas, incluso convirtiéndolas en hashtags únicos para promover tu negocio de turismo.

10. Disfruta del proceso.

Por mucho que disfrutes creando la experiencia, también deberías disfrutar reviviendo la experiencia mediante tus historias. Piénsalo de esta manera: la aventura que brindas puede vivir para siempre y puede ser disfrutada de manera indirecta por todos los que te escuchen.

Todas estas claves y más podrás encontrarlas en el Curso de Storytelling. Únete y conviértete en un gran orador.

¿Quieres ser un gran narrador? Primero, rompe con estos hábitos

Habilidades

La historia que decides contar importa tanto como la forma en que decides contarla.

Has escuchado docenas de veces que es más probable que atraigas a tu audiencia cuando cuentas una historia en tu presentación. Una historia poderosa y relevante puede impulsar a las personas e inspirar acción. Pero las grandes historias también se pueden contar mal. Aquí hay algunas trampas que deberá evitar para asegurarse de no sabotear su propia narración.

Mal hábito nº1: DAR DEMASIADA INFORMACIÓN DE FONDO

Tu audiencia no entenderá tu historia sin al menos alguna información de fondo. Pero eso no significa que necesiten saber cada pequeña cosa, así que descarta la gran conclusión. En su lugar, prepara la escena para tu audiencia de la manera más concisa posible, diciéndoles solo lo que necesitan saber para comprender su mensaje clave.

Mal hábito nº2: DECIR, NO MOSTRAR

Probablemente hayas escuchado la frase “Mostrar, no contar”. Este clásico consejo para la escritura de ficción también se aplica a la narración para oradores públicos. Nadie quiere escucharte decir hechos durante media hora: quieren acción y diálogo.

Mal hábito nº3: TOMAR DEMASIADO TIEMPO

Los seres humanos tienen una capacidad de atención corta, de solo unos segundos, antes de perder el foco. Si tu historia es demasiado extensa, corres el riesgo de perder la atención de tu audiencia. ¿Pero cuánto tiempo es demasiado largo? Piensa en ello como un reloj de tiro de baloncesto, que les da a los jugadores solo 24 segundos para que la pelota entre en la canasta y mantener el juego en movimiento. Luego aplica esa lógica a la narración de cuentos.

Sé que suena breve, pero una duración ideal es entre 1:30 y 1:45. Eso es todo lo que realmente necesitas para obtener una buena anécdota antes de pasar a la siguiente parte de tu mensaje. Cuando empieces a acercarte a esa marca de dos minutos, debes comenzar a terminar tu narrativa. En contextos de hablar en público, de todos modos, la narración efectiva es una narración breve.

Mal hábito nº4: NO INCLUIR NINGÚN DIÁLOGO

Necesitas diálogo para dar vida a una historia. El fragmento de diálogo puede ser el clímax de la anécdota, uniendo las partes de la historia y haciéndola efectiva.

Mal hábito nº5: LLEVAR A TU AUDIENCIA A TRAVÉS DE DESVÍOS INNECESARIOS

No salgas en tangentes cuando estés construyendo la acción de tu historia. No querrás perder el impulso y confundir a tu audiencia discutiendo algo que no contribuya a tu punto principal.

Estás contando una historia para que tu presentación sea atractiva, lo que significa que la forma en que la cuentas es tan importante como lo que implica la narración. Evita estas trampas, y no solo contarás mejores historias, maximizarás el impacto de tu mensaje general e incluso dejarás a tu audiencia con ganas de más.

Si quieres mejorar tus habilidades de narración no puedes perderte nuestro nuevo Curso de Storytelling.

4 razones por las que el Storytelling debería ser la habilidad número uno a perfeccionar

Habilidades

Todos recuerdan una buena historia. Ya sea que la hayan escuchado en la radio, la hayan leído en un periódico o la hayan visto en vivo en la televisión, las buenas historias tienden a quedarse con nosotros, independientemente del tema en cuestión.

Sin embargo, una historia por sí sola no puede llegar tan lejos. Una buena historia puede ser más efectiva cuando la cuenta un gran narrador. Los narradores efectivos tienen la capacidad de capturar a su audiencia, guiarlos en cualquier dirección necesaria y dejar a los oyentes o lectores con nuevos conocimientos para que puedan absorber un valor que pueden llevar consigo por el resto de sus vidas. Pero, ¿cómo impacta la narración?

El Storytelling es común en la mayoría de las formas de comunicación. Lo vemos en programas de televisión, películas, libros, artículos periodísticos, obras de teatro, etc. Sin embargo, es algo que a menudo se deja atrás en algunas de nuestras prácticas cotidianas. La narración de historias se puede usar en discursos, presentaciones, talleres e incluso en reuniones de junta. Ha sido una de las habilidades más útiles para los humanos desde el inicio de la comunicación, así que es fundamental no dejarla atrás.

Entonces, ¿por qué la narración de historias debe estar en la cima de tu lista de habilidades para este año?

Aprende a encontrar y capturar a tu público objetivo

El Storytelling o ‘arte de narrar historias’ es una habilidad. Al igual que aprender un instrumento musical, debe enseñarse y practicarse antes de que puedas comenzar a usarla en tu vida profesional. Además, aprender a ser un narrador efectivo conlleva una serie de beneficios. Uno de ellos es la capacidad de medir, encontrar y capturar al público objetivo y conectarlos para comprender los valores fundamentales de tu marca.

Saber quién es tu audiencia te ayudará beneficiar a tu empresa. Puedes configurar tus estrategias de marketing, campañas de relaciones públicas e incluso tu gama de productos/servicios en torno a esta información y comenzar a llegar a tu verdadero ‘target’ u objetivo de mercado. Pero ¿cómo se puede usar la narración para lograr esto?

Se dice que se debe comenzar con lo que sabes, pero nosotros decimos “comienza con lo que todos saben“. Crear contenido con el que tu audiencia pueda resonar y conectarse es un aspecto clave de la narración de historias y hará que tu contenido se destaque del resto. Recuerda esos rasgos comunes que todos compartimos y construye tu historia en torno a eso.

Mejora el compromiso

¿Cuántas veces has pronunciado un discurso o una presentación ante un gran grupo de personas y has tenido la desafortunada experiencia de ver a los que están frente a ti desconectar por completo y comenzar a mirar más allá de ti?

Mantener a tu audiencia activa y comprometida es una habilidad que viene con la experiencia. Sin embargo, el storytelling puede proporcionarte el impulso de carisma necesario para captar la atención de tus compañeros. Conéctalos con tu oración inicial, mantén su atención en las secciones más importantes y termina con un final revelador que los dejará asombrados. Déjalos con una impresión duradera de ti y de tu arduo trabajo.

A los clientes les encanta escuchar tu historia

Construir el compromiso y las relaciones con los clientes depende de la confianza. ¿Por qué alguien debería ser fiel a tu marca? La narración de historias puede ser un aspecto imperativo de esto. A las personas les resulta más fácil conectarse con una marca que muestra alguna forma de vulnerabilidad en su apariencia. Quieren creer que está abierta a la colaboración y que realmente se preocupa por su clientela.

Muchas de las marcas más grandes del mundo emplean narradores profesionales para ayudar en sus campañas publicitarias y para promover su imagen pública. Elaboran narraciones inteligentes, estimulantes y emocionales, basadas en su público objetivo, para lograr la respuesta más efectiva y realmente resonar con su base de clientes.

Todos tenemos un anuncio favorito. Los recordamos por nuestro apego emocional a ellos. Esto muestra el efecto que la narración de historias puede tener en aquellos con quienes intentas interactuar. Permite que tus clientes tengan una idea de quién eres al contar grandes historias sobre su marca.

En el Curso de Storytelling podrás formarte para convertirte en el gran narrador que tu empresa necesita.

¿Cómo contar una gran historia?

Habilidades

Contamos historias a nuestros compañeros de trabajo y colegas todo el tiempo: para persuadir a alguien para que apoye nuestro proyecto, para explicarle a un empleado cómo podría mejorar o para inspirar a un equipo que enfrenta desafíos. Es una habilidad esencial, pero ¿qué hace que una historia sea convincente en un contexto empresarial? ¿Y cómo puedes mejorar tu habilidad para contar historias que te convenzan?

Lo que dicen los expertos

En nuestra era saturada de información, los líderes empresariales no serán escuchados a menos que cuenten historias. Los hechos y las cifras y todas las cosas racionales que creemos que son importantes en el mundo de los negocios en realidad no se nos quedan en la cabeza. Pero las historias crean recuerdos “pegajosos” al unir las emociones a las cosas que suceden.

Eso significa que los líderes que pueden crear y compartir buenas historias tienen una poderosa ventaja sobre los demás. Y afortunadamente, todos tienen la capacidad de convertirse en mejores narradores. Estamos programados a través de nuestra biología evolutiva para ser consumidores y creadores de historias.

Ciertamente se puede enseñar y aprender. ¿Cómo usar la narración para tu beneficio?

Comienza con un mensaje

Cada ejercicio de narración de historias debe comenzar preguntando: ¿Quién es mi audiencia y cuál es el mensaje que quiero compartir con ellos? Cada decisión sobre tu historia debe fluir de esas preguntas.

Los líderes deben preguntar: ¿Cuál es la moraleja central que estoy tratando de implantar en mi equipo? y ¿Cómo puedo reducir eso a una sola declaración convincente? Acomódate en tu mensaje final; entonces podrás encontrar la mejor manera de ilustrarlo.

Mina tus propias experiencias

Los mejores narradores buscan sus propios recuerdos y experiencias de vida para ilustrar su mensaje. ¿Qué eventos en tu vida te hacen creer en la idea que estás tratando de compartir? Piensa en un momento en el que tus propios fracasos condujeron al éxito en tu carrera, o una lección que un padre o mentor impartió. Cualquiera de estas cosas puede ser un punto de entrada emocional interesante para una historia. Puede haber una tendencia a no querer compartir detalles personales en el trabajo, pero las anécdotas que ilustran la lucha, el fracaso y las barreras superadas son las que hacen que los líderes parezcan auténticos y accesibles.

No te hagas el héroe

Dicho esto, no te conviertas en la estrella de tu propia historia. Puedes ser una figura central, pero el enfoque principal debe estar en las personas que conoces, las lecciones que has aprendido o los eventos que has presenciado. Y siempre que sea posible, debes esforzarte por hacer del público o de los empleados el héroe. Aumenta su compromiso y disposición para aceptar su mensaje. Cuanto más celebres tus propias decisiones, menos probable será que tu audiencia se conecte contigo y con tu mensaje.

Destacar una lucha

Una historia sin desafío simplemente no es muy interesante. Los buenos narradores entienden que una historia necesita conflicto. No tengas miedo de sugerir que el camino será difícil.

Mantenlo simple

No todas las historias que cuentas tienen que ser una epopeya sorprendente e innovadora. Algunas de las historias más exitosas y memorables son relativamente simples y directas. No permitas que detalles innecesarios resten valor a tu mensaje principal. Trabaja desde el principio de que “menos es más”. No le digas a tu audiencia qué día de la semana fue, por ejemplo, o qué zapatos usabas si no avanza la historia de una manera ingeniosa. Pero transportar a su audiencia con algunos detalles interesantes y bien ubicados, cómo te sentiste, la expresión de una cara, los humildes comienzos de una compañía ahora excelente, puede ayudar a sumergir a sus oyentes y transmitir su mensaje a casa.

La práctica hace la perfección

La narración de historias es una “forma de arte real” que requiere un esfuerzo repetido para hacerlo bien. Practica con amigos, seres queridos y colegas de confianza para perfeccionar tu mensaje y conseguir la historia más efectiva y eficiente. Y recuerda que las recompensas pueden ser inmensas.

Principios para recordar

¿Qué hacer?

  • Considera a tu audiencia: elige un marco y detalles que resuenen mejor con tus oyentes.
  • Identifica la moraleja o el mensaje que deseas transmitir.
  • Encuentra inspiración en tus experiencias de vida.

¿Qué no hacer?

  • Suponer que no tienes habilidades para contar historias: todos lo tenemos en nosotros para contar historias memorables.
  • Darse el papel protagonista.
  • Abrumar tu historia con detalles innecesarios.

¿Quieres aprender más? Apúntate a nuestro nuevo Curso de Storytelling y descubre todas las claves para contar grandes historias. ¿Te lo vas a perder?

Cómo contar una historia que comprometa, y no aburra, a tu audiencia

Habilidades

Eres un narrador de cuentos, ya sea que lo pienses o no de esa manera. ¿Pero eres uno bueno? Más tarde, hoy o mañana, contarás una historia a los miembros del equipo, a los clientes o a tu supervisor.

Aquí te presentamos 7 reglas cruciales para garantizar que las historias que cuentes en un entorno empresarial atraigan a tu público.

  • Ser breve. Sentir que una ola de somnolencia se apodera de ti mientras el interlocutor sigue sonando en cada detalle que él o ella encuentra infinitamente fascinante te lleva a pensar que esa persona se preocupa más por transmitir información que por conectarse con otro ser humano. No seas ese tipo de orador. Para eso desafíate y dirígete al punto con el menor cantidad de detalles posibles. “La brevedad es el alma del ingenio”, dice Polonio en Hamlet de Shakespeare. La brevedad es también el alma de ser un narrador de historias que otros estarán encantados de escuchar.
  • Una historia tiene un inicio, una introducción y un final. El cineasta Jean-Luc Godard dijo una vez: “Una historia debe tener un comienzo, un punto medio y un final, pero no necesariamente en ese orden”. Está bien si eres un artista de vanguardia que quiere cautivar a un pequeño grupo de personas y maltratar a todos los demás. Sin embargo, para una historia en un entorno empresarial, el orden tradicional de eventos funciona mejor.
  • Ten un punto.Cuando estás contando pequeñas historias, aquí tienes una buena idea. Tener un punto, ¡Lo hace mucho más interesante para el oyente! Para una audiencia de negocios, el objetivo de una historia generalmente es incitar una acción, como comprar un producto o servicio, adoptar una nueva estrategia o contratar o promover a un empleado. Cada momento de tu historia debe ser dirigido hacia ese fin.
  • Agrega a tu lista de tareas pendientes “Convertirme en un mejor narrador de historias”.El hecho de que hayas leído hasta aquí significa que deseas mejorar tu narración.
  • Para mantenerte actualizado en tu campo, puedes leer libros y blogs, ver vídeos, vincularte con colegas y asistir a reuniones. ¿Por qué no agregar “Convertirme en un mejor narrador de historias” a tu lista semanal de tareas? Una búsqueda en Google de “Los mejores narradores de hoy” ofrece una lista diversa de podcasts, artículos y videos de fuentes respetables. Leer, mirar o escuchar solo uno de estos a la semana durante los próximos meses será muy gratificante si actúas de acuerdo con los consejos que recibes.
  • Encuentra buenos modelos de roles.Si las sugerencias anteriores implican demasiado trabajo, al menos haz lo siguiente: durante la próxima semana, presta mucha atención a cada historia que alguien te cuente. ¿Qué te gusta y qué te apaga? ¿Cómo te sientes durante cada historia?
  • Una historia es una emoción envuelta en una idea.Robert McKee, el mejor maestro del arte para contar historias en el mundo, dice que una historia es una emoción envuelta en una idea. Si olvidas esto, un fenómeno perturbador puede observarse en la audiencia: la gente comienza a dormirse.
  • Practica en frente de los niños.No hay mejor manera de aprender a involucrar a una audiencia diversa con un período de atención corto que hablar con los niños. Tienes que usar todo tu cuerpo, una variedad de expresiones faciales y una variedad de tonos de voz para mantener a los jóvenes involucrados. Lo mismo es para las audiencias de negocios. Los niños te informarán de inmediato si algo no está funcionando. Son honestos. Como tales, son la audiencia perfecta para ayudarte a desarrollar habilidades efectivas para contar historias.C

Ser un buen narrador es un componente esencial para liderar bien. Lo menos que tú público puede esperar es que no los pongas a dormir. Pero puedes ir más allá de eso y aprender a contar bien una historia conmovedora, una que entretendrá, iluminará y, en última instancia, hará que las personas actúen.

¿Quieres aprender más? En el Curso de Storytelling aprenderás todas las claves del arte de contar historias.

Share This