motivacion archivos - Valuexperience
La ventaja de la felicidad para el éxito empresarial

La ventaja de la felicidad para el éxito empresarial

¿Le das importancia a la felicidad? ¿Sabías que, inculcar más la felicidad y el bienestar en tu vida, así como en el mundo corporativo, a través de las personas te produce grandes ventajas?

La felicidad debe ser una prioridad en tu negocio.

Los trabajadores necesitan ayuda para descubrir la felicidad y comprender el poder que tienen ellos mismos. Las personas son elementales para que tu negocio sea exitoso, y por eso su felicidad es una prioridad. Pero aun y sabiendo esto, la mayoría de los líderes lo omiten.

¿Estabas al corriente de que las emociones negativas reducen nuestros pensamientos y nuestra gama de acciones? Esto limita nuestro potencial y la posibilidad de creatividad e innovación. O ¿Que cuando los empleados no están contentos se toman más días de baja por enfermedad? Ayudar a tus empleados a alcanzar la felicidad beneficiará a tu organización con una mayor retención y productividad de tus empleados.

Así pues… ¿Cómo hacerla realidad?

¿Realmente puedes ayudar a las personas a cambiar su mentalidad para enfocarse en lo positivo? La respuesta es SÍ.

Varios estudios han demostrado que nuestros cerebros pueden cambiar. Debemos vivir con el lema “todo sucede por una razón”, al fin y al cabo, eres tu quien decides como aprender de cada situación vivida. Esto no es fácil, se necesita tiempo y practica para que tu cerebro sea más positivo, creativo, resistente y productivo.

A continuación, te presentamos cinco técnicas para convertirte en un ser más feliz y positivo.

La motivación es un truco:

Según Mel Robbins, nuestro cerebro da cinco segundos para tomar una decisión y actuar. Esto significa que solo tienes cinco segundos para actuar de una manera más positiva o creativa. Por esto tienes que ser proactivo para pensar positivamente hasta que se convierta en tu mentalidad predeterminada durante estos 5 segundos.

  • Deja de tratar de sentirte cómodo con lo incómodo:

Debes saber que sentirte incomodo es bueno, no debes evitarlo. Cuando nos encontramos fuera de nuestra zona de confort, nos volvemos más creativos y productivos. Nos resulta más fácil lidiar con situaciones nuevas e impredecibles o superar nuestros límites. Así mejoramos y adquirimos nuevas habilidades y capacidades.

  • Responde a la pregunta, “¿Qué te hace feliz?”:

Recuerda lo que te hace feliz cada día. Identificar lo que te hace feliz y pensarlo te acercará a ese verdadero estado de felicidad. Pensar positivamente inunda el cerebro con dopamina y serotonina, lo que mejora el centro de aprendizaje de nuestros cerebros para que podamos abrirnos creativamente.

  • Se consciente de ti mismo, pero no mires a tus experiencia pasadas para hacerlo:

Las personas conscientes de sí mismas son más confiables, honestas y promocionables, y son líderes más efectivos. Deja de mirar tus experiencias pasadas y pregúntate por qué las cosas sucedieron de la manera en que sucedieron, debes centrarte en ¿Qué puedes hacer? o ¿Qué es importante para ti? Estas son preguntas que te llevan a encontrar la felicidad.

  • No permitas que el ruido interno influya en tus decisiones. 

Todos usamos las experiencias pasadas para dar sentido a las situaciones. Pero esto puede nublar tu realidad actual, porque lo que te sucedió en el pasado no necesariamente debe dictar cómo te sientes acerca de lo que está sucediendo ahora. Este ruido interno crea realidades alternativas o percepciones ficticias que nublan nuestro juicio.

Lidera con felicidad y ayuda a tus trabajadores a encontrar la suya.

En resumen, el punto de partida para crear un cambio duradero reside en ti y en tu organización. Solo tu puedes definir que significa la felicidad para ti. Practicar estas técnicas para la felicidad y la positividad en tu vida personal puede aumentar el impulso de la felicidad en tu organización.

Se requiere práctica y perseverancia, pero el cambio es posible. Lo bueno es que no tienes que ser un profesional antes de implementar la felicidad en tu organización y en tu vida.

¿Los programas de bienestar en el lugar de trabajo funcionan?

No siempre, pero hay consejos prácticos que los gerentes pueden utilizar para motivar a sus empleados a participar y construir su valor.

Los programas de bienestar laboral se anuncian con las mejores de las intenciones y ofrecen todo tipo de beneficios económicos como: reducción de gastos médicos, absentismo laboral, mayor productividad laboral y satisfacción del empleado. No obstante, a menudo no conducen a una solución real.

Para resolver esta problemática y que el programa esté enfocado a todos los empleados, se han descubierto formas de hacer del bienestar un valor corporativo que lleva a cambios concretos reales y resultados positivos.

Los líderes en este aspecto juegan un papel crucial para cambiar hábitos en el lugar de trabajo e impulsar participación en las actividades saludables que ofrece la empresa. Éstas son las 4 medidas propuestas para mejorar el bienestar:

1.- Haga que sus empleados se tomen vacaciones: Un informe de la Asociación Americana de Psicología en 2017 publicó que el 83% de los estadounidenses está estresado en su trabajo, reduciendo así su productividad y aumentando el absentismo laboral. La mayoría de los empleados no utilizan su tiempo libre pagado. ¿Por qué? Estas son las razones:

– Las personas temen verse reemplazadas en su lugar de trabajo

– La carga de trabajo es tan alta que temen la cantidad de tareas que se encontrarán cuando vuelvan de vacaciones

– Falta de cobertura en el trabajo

Los directivos deben asegurarse de que sus organizaciones y equipos estén estructurados de modo que las tareas críticas para el negocio se cubran durante los descansos. Para ello, pueden utilizar el modelo referencial. Por ejemplo: si los empleados observan que el gerente utiliza su tiempo de vacaciones y alienta a sus trabajadores a hacerlo, establece un ejemplo correcto.

2.- Disponibilidad de alimentos saludables. Las personas consumen un promedio de 1.300 calorías por semana en sus lugares de trabajo. Sin embargo, estos alimentos son poco nutritivos. Cuando se celebran reuniones de equipo o individuales y se ofrecen alimentos saludables tales como verduras, frutas, y frutos secos, los empleados acabaran consumiéndolas, gracias a su accesibilidad.

3.- Ofrece una gama de actividades de bienestar. En una organización se encuentran una amplia gama de personas con gustos diversos. En  ocasiones, las organizaciones ofrecen actividades, pero no tienen la tasa de participación deseada. Por ello los gerentes y sus equipos deben detectar que tipo de intereses tienen sus empleados y ayudar a organizarlas. De este modo se asegura que los  empleados tengan acceso a actividades  de bienestar acorde a sus intereses. Por ejemplo, si algún empleado le gusta caminar, convierta su próximo encuentro en una reunión ambulante.

4.- Proporcionar incentivos. Cada vez más empresas están comenzando a ofrecer a sus empleados salarios mensuales para actividades de salud y bienestar, como bonos de  gimnasios. Proporcionar recordatorios frecuentes  sobre los beneficios de los programas de bienestar ayuda a los empleados a participar.

Los programas de bienestar pueden incluir programas para dejar de fumar, retos de acondicionamiento físico, control de peso y planes de orientación nutricional.

Cuando las empresas tienen la costumbre de verificar qué efectividad tienen los programas de bienestar, ayudan a que sus empleados tengan un año exitoso.

RRHH, Recursos Humanos

Si quieres saber saber cómo aplicar estas claves en tu empresa y así beneficiarte de sus ventajas, apúntate a nuestro Programa de Liderazgo 4.0.

Líder: Cómo hacer de la amabilidad un principio básico de tu empresa

Líder: Cómo hacer de la amabilidad un principio básico de tu empresa

Estamos viviendo tiempos duros, mezquinos y divisivos. Pero, así como la mala conducta tiene tendencia a extenderse y propagarse, también lo hace la buena conducta. La amabilidad, por ejemplo, resulta ser contagiosa.

En su trabajo, el psicólogo Jamil Zaki habla de la “conformidad positiva” y de cómo, en sus estudios, participantes que creían que otros eran más generosos, se hicieron más generosos, sugiriendo así que la amabilidad es una conducta contagiosa y que puede transmitirse en cascada entre las personas, adoptando nuevas formas.

Esta visión puede aplicarse a las empresas. Muchos líderes buscan en sus empleados esa amabilidad aplastante para impresionar a sus clientes y la tratan como una cuestión de políticas y procedimientos. En realidad, la manera de desatar la amabilidad en una organización es tratarla como un contagio y crear condiciones bajo las cuales todos la atrapen.

No existe un proceso científico para inspirar a una persona a hacer algo extraordinario. La única manera de conseguirlo es educar a la gente, excitarla, incitarla. Darles permiso para estar a la altura cuando sea necesario. Darles un voto de confianza.

Por otra parte, resulta más natural que los empleados de primera línea se muestren amables con los clientes si se sienten motivados por un verdadero orgullo por lo que hacen. Pero ¿cómo podemos conseguir que las personas se sientan realmente orgullosos de la marca? Implicar a los trabajadores con la marca, permitir que éstos prueben los productos y los servicios y experimenten la experiencia cliente de primera mano.

Además, fomentar que los trabajadores pueden recoger y compartir sus experiencias genera en ellos un elevado compromiso con la compañía.

En definitiva, los líderes no deben olvidar que “no se puede ordenar a las personas que sean amables, pero sí se puede provocar un contagio de la amabilidad”.

Liderazgo

Descubre más sobre liderazgo en la Era Digital con el Programa de Liderazgo 4.0.

¿Necesitas motivación en el trabajo? Las nuevas tecnologías pueden ayudarte

¿Necesitas motivación en el trabajo? Las nuevas tecnologías pueden ayudarte

 

Las investigaciones científicas demuestran que dar consejos, en lugar de recibirlos, es una acción clave para la motivación.

La utilización de nuevas tecnologías supone para una empresa, principalmente, una ventaja competitiva a largo plazo. Sin embargo, en realidad, quienes funcionan como agentes clave en la identificación de nuevos mercados son las personas, no la tecnología en sí misma. 

Pero ¿qué ocurre cuando las personas no se encuentran motivadas en la empresa? ¿cómo nos podría ayudar la tecnología?, ¿qué pasa si los empleados desmotivados que siempre piden ayuda están pasando por alto lo que realmente necesitan?

Desde hace tiempo los psicólogos explican que el hecho de que las personas tropiecen siempre con los mismos problemas se debe a que carecen de la motivación necesaria para convertir su conocimiento en acción. Ante esta evidencia, se proponen darle la vuelta a la situación y preguntan: ¿qué pasaría si en lugar de buscar un consejo, le pedimos a la persona desmotivada que aconseje a otro compañero? A pesar de que dar consejos no implica la adquisición de información nueva, se cree que puede traducirse en un aumento de seguridad en aquella persona que lo da. La confianza en las capacidades de uno mismo puede fomentar la motivación y el éxito incluso más que la capacidad de acción en sí misma.

Este método de dar consejos en vez de recibirlos ha demostrado tener, además, una poderosa capacidad de motivación en otros ámbitos. Por ejemplo, en el ámbito financiero, se ha observado que, aproximadamente el 72% de las personas que luchan por ahorrar dinero se sienten más motivadodos después de dar consejo a después de recibir consejos de expertos. Por otro lado, se observó que el 77% de los adultos que tienen dificultades para controlar su ira encuentran que dar consejos sobre el manejo de ésta es más motivador que recibir consejos de psicólogos profesionales en el ámbito. Por último, se determinó que el 72% de los adultos que quieren perder peso también encuentran que dar consejos es más motivador que recibir consejos de nutricionistas experimentados.

El fracaso repetido en la consecución de las propias metas debilita la confianza de la persona y, por diferentes motivos, dar consejos puede restaurar esta falta de confianza. Dar consejos obliga a la persona a realizar una búsqueda sesgada en su memoria. Esta búsqueda es sesgada ya que, para dar consejos a otros, la persona solo tendrá en cuenta aquellos comportamientos del pasado que le resultaron exitosos.

Las personas creen erróneamente que, tanto ellos como los demás, se sentirán más motivados recibiendo consejos que dándolos. Además, suelen atribuir falsamente sus fracasos de autocontrol a la falta de conocimiento, pero, los verdaderos responsables del fracaso son la falta de confianza y, por ende, la falta de motivación.

Así pues, los empleados que luchen por mantenerse motivados en el trabajo deben dar consejos tanto o más de los que reciben. Por ejemplo, si un empleado está experimentando un problema de gestión de tiempo en su puesto de trabajo, este empleado se verá beneficiado si se le pide que asesore a un compañero sobre cómo priorizar sus tareas y administrar su carga de trabajo.

Otra fuente de motivación importante es el medio en el que se trabaja. Si bien los gerentes deben continuar ayudando a los empleados a través de tutorías directas, pueden replantear la conversación y pedir a los empleados que den consejos a los demás sobre los problemas a los que se enfrentan a diario.

El cambio de paradigma al pasar buscar consejos a dar consejos ofrece un potencial motivacional para nuestros empleados.

 

Para saber más sobre colaboración en tu organización descubre las Comunidades 4.0

Líder 4.0: ¿Qué hace a un director ejecutivo (CEO) exitoso?

Líder 4.0: ¿Qué hace a un director ejecutivo (CEO) exitoso en su organización?

Aspirar a altos cargos dentro de una compañía u organización es un objetivo muchas veces a largo plazo, en el que entran muchos factores de suerte o mala suerte, por lo que es necesario estar preparado para todo. Lo principal: hacer tu trabajo realmente bien, ahora, y eso te impulsará.

Pero las personas que aspiran a lo que denominamos la “C-suite” tiene claros sus próximos movimientos (a corto plazo), saben qué les encantaría ser. Por ello siempre tienen en mente: ¿qué debo hacer para acercarme a mi objetivo? La clave: obtener habilidades y experiencia correctas para el puesto que se desea ocupar en el futuro (próximo).

Pero ¿qué hace falta en el estilo de gestión para llegar a la “C-suite”?

    • Estilo de liderazgo más progresivo, tratando más la colaboración y la innovación, y no tanto el mando y el control. Muchos líderes acostumbrados a un estilo de liderazgo basado en el mando y el control deben dejarlo atrás porque las organizaciones están creando estructuras organizativas más dinámicas, con diferentes formas de dirigir y gestionar los equipos.
    • Inteligencia emocional o sintonía con algunas complejidades o psicología de las personas y la forma en que son dirigidas, la forma en que pueden dar lo mejor de sí mismas a la organización.
    • No tener un ego demasiado grande, dar un paso atrás y aprender de otros con experiencia en las diferentes áreas de la compañía.
  • Pensar en la compañía o la organización como un todo.

Poseer estas cualiades o características facilita el camino hacia la “C-suite”, pero no lo asegura. Existen 4 maneras o “rutas” a seguir para llegar a escalar y convertirse en director ejecutivo de una compañía:

    • “Ejecutivo titulado”: Camino sencillo, cuando se crece dentro de una empresa. Se ha tenido una larga permanencia en la compañía y se ha ascendido en diferentes puestos. Puede ser que se haya zigzagueado a través de diferentes funciones para llegar al puesto, pero en realidad toda la carrera ha sido desarrollada por esa compañía.
    • “Agente libre”: Cuando se ha alcanzado un cierto nivel en una organización y se quiere llegar a la cima y existen ciertos obstáculos en el camino: no se ve un camino hacia la cima o podría haber alguien que ya esté en la fila para ese puesto soñado. Se trata, entonces, de un momento de decisión: ¿Cuándo es el momento adecuado de cambiar y convertirse en el director ejecutivo de otra empresa?
    • “Fundador”: Se trata de empresarios que estaban en compañías más grandes y, por alguna razón, tienen la pasión por empezar su propia empresa.
  • “Líder de salto”: Camino en tendencia, supone el salto de diferentes puestos o niveles hacia la posición de director ejecutivo. Es importante no olvidar que si se va saltar sobre alguien o unos pocos niveles, es necesario tener los seguidores allí. Si se va a ser un líder se quiere a toda una organización detrás, de manera que se necesita contar con el apoyo de empleados, ejecutivos o clientes.

Lo fundamental para poder posicionarse dentro de la “C-suite” es tener un estilo de liderazgo dispuesto a reinventarse, a él y a la compañía. Asegurarse de que está cumpliendo algún legado y respetando algunos atributos de la cultura de la organización, pero dispuesto a reinventar y cambiar otros aspectos.

Además, es necesario, al tratarse de un trabajo increíblemente difícil, la capacidad de recuperación y resistencia para hacer este tipo de trabajo de alta presión, y tener una compresión real del lado más duro y el más suave de los negocios.

Como último consejo: asegurarse de obtener resultado, de tener impacto en cualquier trabajo en el que se encuentre, pero también crear relaciones en toda la organización.

Liderazgo

Únete al Programa de Liderazgo 4.0 y prepárate para liderar en la Era Digital.

Liderazgo 4.0: 8 tips para incrementar tu rendimiento

Liderazgo 4.0: 8 tips para incrementar tu rendimiento

El rendimiento en el lugar de trabajo es algo en lo que todas las empresas se centran. Pero, ¿es el empleado el que termina siendo responsable de ello en la mayoría de los casos? El empleado, al final del día, es responsable de su propio desempeño.

Hay dos cosas en las que pensar si se quiere mejorar el desempeño. Una, hay muchas características individuales que tenemos – inteligencia, partes de la personalidad, cosas que son parte de la educación, el trasfondo – que realmente no podemos cambiar. Contribuyen o disminuyen el rendimiento, y eso es aproximadamente el 50% de lo que influye en el éxito en el trabajo. Pero el otro 50% es completamente controlable por nosotros.

1.  El factor más poderoso es establecer menos y mayores objetivos.

La mayoría de nosotros nos ponemos metas en el trabajo, pero no hacemos todo lo posible por conseguirlas. Existe evidencia de que un objetivo más grande ofrecerá un resultado mayor. Pero ¿cómo podemos focalizar en las pocas cosas que importan? Una manera es elegir tres metas realmente grandes y desafiantes preguntándonos: ¿Qué se necesitaría para duplicar el rendimiento del año pasado?

Todos tenemos muchas cosas que tenemos que hacer. Incluso en el trabajo, hay 100 cosas diferentes que nuestro jefe quiere que entreguemos. Pero es probable, para la mayoría de las personas, que solamente tres o cuatro de esas contribuciones sean realmente significativas durante el año. Ese ha de ser el objetivo, y es eso lo que muchas organizaciones no llegan a entender.

2. Comportarse para actuar.

Que los comportamientos realmente impacten en el éxito. La calve está en comprender qué conductas se deben emprender y cuáles van a mejorar el rendimiento.

Si bien no hay un modelo correcto, hay algunos modelos que se han estudiado y validado muy bien, como el liderazgo transformacional y el liderazgo impulsado por el rendimiento. El desafío para muchos empleados es descubrir qué comportamientos de estos modelos de liderazgo en sus empresas, realmente aumentan el rendimiento.

3. Crecer más rápido.

El crecimiento es el objetivo final de cualquier empresa. Pero ¿hay suficientes personas pensando en el crecimiento personal?

Parte del desafío, o parte de la oportunidad, es que si se estructuran los planes de desarrollo individuales con el mismo nivel de especificidad que se estructuran los planes corporativos de crecimiento y desarrollo, probablemente resultaría mucho más fácil entender dónde estan hoy y dónde deben estar.

4. Maximizar el ajuste.

Entendiendo el ajuste en dos contextos diferentes. Ajuste físico y ajuste en cuanto a la forma en que se encaja con la organización. Las organizaciones están evolucionando más rápido que nunca. A medida que evolucionan, van a tener diferentes necesidades de capacidad. Es fundamental vigilar hacia dónde va la empresa y qué capacidades debería tener para lograr un alto rendimiento en el futuro. Solo porque ser bueno en algo hoy no significar que esas mismas capacidades llevarán a un buen rendimiento en el futuro.

5. Fingir.

Las empresas cambian más rápido de lo que lo hacen las personas. Habrá momentos en que se tenga que comportar de una manera con la que no se sienta uno cómodo. Hay que preguntarse: si yo fuera esa persona, ¿qué comportamientos necesitaría fingir? ¿Cómo necesitarías actuar para tener éxito en ese rol? Fingir no significa que ser una persona falsa o tratar de cambiar permanentemente quién se es. Simplemente la empresa puede tener una necesidad única que exige que una manera única de comportarse durante un corto período de tiempo. El rendimiento será superior si se aprende a fingir ese comportamiento por un tiempo.

6. Evitar distracciones

Es decir, evitar pasos y consejos sin soporte científico, sin validez, tácticas que simplemente no van funcionar.

7. Conectar.

Esto tiende a ser el talón de Aquiles del introvertido. Los introvertidos a menudo no están conectados de forma natural para conectarse con los demás. Por ello es muy recomendable para definir claramente las fortalezas de su relación en la empresa. Por muy incómodo que pueda parecer, tendrá un rendimiento superior cuando tenga una red más sólida y la gente sepa más sobre él. Por otro lado, las personas con una red externa más fuerte se moverán más rápido a través de sus carreras por algunas razones muy obvias. Eso puede ser incómodo, pero ahora hay muchas formas nuevas de establecer redes.

8. Comprometerse con el cuerpo.

La calidad y la cantidad de nuestro sueño contribuyen al alto rendimiento en el trabajo. Una herramienta tan simple como un rastreador de sueño, por ejemplo, puede ser una herramienta significativa para ayudarlo a lograr un mayor rendimiento.

Además de estos tips o tácticas, la autoconciencia es fundamental. No se puede encajar en una empresa, saber a qué conductas enfocarse, a menos que se sepa dónde se encuentra uno hoy. Para ello algo muy útil es preguntarse: ¿cómo te perciben las personas? Para mucha gente, eso es realmente aterrador. Pero un buen punto de partida es mejorar en una sola cosa: “Si voy a ser un mejor líder, ¿cuál es la única cosa que podría hacer de una manera un poco diferente en el futuro?”.

Habilidades

Trabajarás esta y otras habilidades fundamentales del líder 4.0 en el Programa de Liderazgo 4.0.