Mercado Digital archivos - Valuexperience

Las plataformas, el futuro

Transformación Digital

Los rápidos cambios tecnológicos y el desarrollo de las exigencias y expectativas de los consumidores de la Era Digital están transformando la economía mundial. Los límites entre las industrias están desapareciendo y la disrupción digital está dando un giro de 180ª a los modelos de negocio tradicionales. Estamos en la Era de las plataformas digitales, abiertas 24 horas al día los 365 días del año, a disposición de esta nueva clase de consumidores, que quieren disponer de los servicios y productos que han comprado de manera casi instantánea.

¿A dónde nos lleva esta nueva era? A nuevas colaboraciones y alianzas, a medida que negocios innovadores transcienden los límites tradicionales entre sectores.

Creando valor a través de la colaboración

Este auge de las plataformas resalta un aspecto clave de estos nuevos modelos económicos: centrarse en el cliente, en lo que éste necesita y lo que desea. Esto tiene potencial para generar valor nuevo, pero también supone nuevos retos para las empresas y organizaciones.

No basta con preguntarse solamente qué quiere el cliente, sino cómo se puede buscar otros aliados con los que generar valor y crear así ecosistemas formados por plataformas digitales que permiten a las empresas trabajar juntas. Los ecosistemas digitales permiten descubrir nuevas necesidades y encontrar nuevas maneras de conectar las empresas entre sí.

Ahora es el momento de aprovechar esta oportunidad de incorporar el nuevo espíritu de la colaboración y la ocasión de buscar nuevas maneras de satisfacer las demandas de los clientes.

La transformación digital de los ecosistemas y las plataformas

Los ecosistemas y las plataformas son dos instrumentos clave de la transformación digital.

Los servicios sanitarios, automóviles y hasta financieros se suman a este cambio, enfrentándose a grandes fenómenos disruptivos y abriendo sus puertas a nuevos modelos de negocio.

Las plataformas no solo eliminan las fronteras convencionales entre los sectores económicos, sino que también hacen posibles las colaboraciones en cuestiones no comerciales.

La colaboración para afrontar los cambios se ve facilitada por los avances tecnológicos, pero la clave del éxito se encuentra en la intuición y capacidad humanas de forzar alianzas en este panorama empresarial. La estrategia, por ejemplo, va a ser una habilidad clave, así como la capacidad de identificar necesidades latentes en los clientes.

De esta manera, la inteligencia artificial puede automatizar tareas repetitivas y rutinarias, dejando que el factor humano de las empresas (sus empleados) se encarguen de las habilidades esencialmente humanas, como la creatividad, la iniciativa o la flexibilidad.

Los rápidos cambios tecnológicos y la transformación de todo el panorama organizacional en lo que conocemos como la Cuarta Revolución Industrial, nos permiten reorganizar y re-imaginar para sumarnos al cambio.

Descubre los servicios de Pymes 4.0. Mantén a tu empresa actualizada y a la orden del día para superar con éxito la transformación digital de tu organización. El cambio no es fácil, nosotros de ayudamos.

Transformación Digital

Cambio de habilidades: la automatización y el futuro de la fuerza laboral. 4ª Entrega.

En esta cuarta y definitiva entrega sobre los cambios que la automatización y la inteligencia artificial provocarán en las organizaciones, se aborda las diferentes dinámicas que permitirán la construcción de la fuerza laboral del futuro.

4. Construyendo la fuerza laboral del futuro

Se pueden llevar a cabo, en el contexto de la cimentación de la fuerza laboral del futuro digital, 5 tipos principales de acciones por parte de las empresas:

    • Reciclaje. Reciclar a los trabajadores implica un esfuerzo en la formación en habilidades completamente nuevas o cualitativamente diferentes a las que poseen actualmente, asegurando que el conocimiento funcional de la organización permanezca en ella, así como preservando la cultura empresarial. Otras competencias fundamentales serán las habilidades avanzadas de IT y programación, la alfabetización avanzada, el pensamiento crítico y la resolución de problemas.
    • Reubicación. Mediante el reposicionamiento de trabajadores con habilidades concretas en puestos que las aprovechen de manera más eficiente, se aprovechan las segundas sin tener que prescindir de los primeros y, además, mantenemos el conocimiento y la experiencia en nuestra organización.
    • Contratación. Otra opción es la adquisición de nuevas trabajadoras o, incluso, de equipos enteros que muestren un conjunto de habilidades específicas, aunque la disponibilidad de talento en el mercado hace desaconsejable basar la estrategia en ella. Las nuevas herramientas digitales tienen un valor incalculable en la búsqueda, el análisis y el reclutamiento.
    • Externalización. Se pueden utilizar trabajadores autónomos, contratistas o trabajadores temporales para dar respuesta a una necesidad, pero existen riesgos en cuanto a la propiedad intelectual, el conocimiento interno y la integración en la cultura de la organización. Por ello, esta estrategia se utiliza en los trabajos no esenciales o de bajo perfil, habitualmente.
  • Despido. En algunos sectores o en algunas compañías, el despido puede ser necesario, sobre todo en industrias fácilmente automatizables y que no crecen rápidamente. En ocasiones, tan sólo con dejar que el desgaste y la llegada de trabajadores a la edad de jubilación mientras se congelan las contrataciones, puede conseguir el efecto deseado sin recurrir al despido per se pero, en otras, el despido se convierte en un acelerador de la transformación necesaria y resulta en una importante reducción de coste. En estos casos, la mayoría de los directivos sienten la responsabilidad de puede ayudar a los empleados despedidos a encontrar nuevas oportunidades.

La localización también parece tener un papel en la forma en que se encaran los retos en cuanto a la fuerza laboral del futuro. En Estados Unidos son más proclives a la nueva contratación para resolver las carencias en habilidades, mientras que en Europa existe una tendencia hacia la utilización del reciclaje y la formación, en combinación con la contratación o en solitario.

Otros interesados en la construcción de la fuerza laboral del futuro

Por supuesto, las empresas son uno de los principales actores para la transformación y el modelado de la fuerza de trabajo de la Era Digital, pero existen otros actores con un papel relevante:

Instituciones Educativas

Por ahora, muchas compañías centran sus esfuerzos de capacitación en estructuras propias, obviando la posibilidad de crear asociaciones con instituciones educativas para una capacitación efectiva. Al mismo tiempo, una serie de instituciones de educación superior y otros expertos han pedido que las universidades, colegios y otros educadores desempeñen un papel más activo para satisfacer las necesidades del mercado laboral, incluso mediante el incremento en tecnologías de la información y otros cursos de alta tecnología.

Asociaciones Sectoriales y Sindicatos

Trabajando juntos como interlocutores sociales, asociaciones y sindicatos han desempeñado tradicionalmente un papel central en los esfuerzos de formación en muchos países europeos. Ambas partes interesadas tienen roles potencialmente importantes que desempeñar para abordar la escasez de ciertas habilidades y el reciclaje en la era de la automatización.

Responsables políticos

Los responsables de las políticas públicas deben aclarar los roles de los individuos, las empresas y las agencias estatales en cuanto a la formación. Para asumir el papel fundamental de soporte y formación que les corresponde, algunos países han cambiado la forma en que operan sus agencias laborales públicas al cambiar la política de empleo de “pasiva”, sólo con subsidios por desempleo, a “activa”, promoviendo el reciclaje y la formación, así como facilitando y administrando la capacitación de los desempleados. Otras iniciativas incluyen aumentar la movilidad al pasar a prestaciones portables que no están vinculadas a un trabajo o empresa en particular y son propiedad de los trabajadores.

Organizaciones sin ánimo de lucro y Fundaciones

Las organizaciones sin ánimo de lucro suelen tener la flexibilidad necesaria para desarrollar aproximaciones innovadoras en relación con el desarrollo de habilidades, muchas de ellas a través de colaboraciones con distintas empresas y actores de la Era Digital, para ayudar a identificar las necesidades en cuanto a nuevas habilidades, ofreciendo formación y reciclaje para impulsar la transformación de la fuerza laboral del futuro.

Las habilidades son el reto de esta nueva era

Una fuerza de trabajo equipada con las competencias que se requieren para una adopción provechosa de la automatización y la inteligencia artificial asegura un crecimiento de la productividad en la economía fortalecido y el aprovechamiento del talento de todos y cada uno de los trabajadores. Un fracaso en el abordaje del cambio de habilidades necesarias para la fuerza laboral del futuro podría suponer la exacerbación de las tensiones sociales y llevar hacia un aumento de la brecha salarial dañino para la economía. La forma en que se forme en el presente a las trabajadoras y trabajadores, así como la capacidad de adaptación de empresas y trabajadores a los retos de la Era Digital determinará si se consigue lo primero y se evita lo segundo.

Múltiples respuestas con un mismo objetivo

A través de esta serie de cuatro artículos, hemos analizado varias facetas de la transformación que, inevitablemente, debe abordar la sociedad en su conjunto y las organizaciones como uno de los actores principales.

El cambio en la demanda de habilidades, con un desplazamiento del foco de las habilidades manuales y físicas hacia las cognitivas superiores, las “Soft Skills” y las relacionadas con las Tecnologías de la Información, está obligando a todos los actores a poner de su parte y liderar la reconversión de la fuerza de trabajo actual en la fuerza laboral del futuro, multiplicando su rendimiento y eficiencia a través de la empatía, la formación y el talento.

Habilidades

Cambio de habilidades: la automatización y el futuro de la fuerza laboral. 3ª Entrega.

La tercera entrega sobre el futuro del trabajo trata sobre los reajustes en estructuras y en la cultura o mentalidad de las organizaciones y empresas para aprovechar al máximo las nuevas tecnologías, que requerirá rediseñar los procesos comerciales y un nuevo enfoque sobre el talento que tienen y el talento que necesitan.

3. ¿Cómo se adaptarán las organizaciones?

¿Cuál es el futuro del trabajo y de los trabajadores y las trabajadoras? ¿Trae consigo la automatización una pérdida de empleo neta? ¿Por dónde se reajustará la balanza? Tratamos de responder a estas y otras preguntas que están hoy en la mente de gran parte de la fuerza laboral.

Inclinar la balanza

Según un estudio publicado por McKinsey&Company, alrededor del 77% de más de 3000 ejecutivos encuestados en Europa, Estados Unidos y Canadá, no esperan un cambio neto en el tamaño de sus fuerzas laborales como resultado de la adopción de tecnologías de automatización e inteligencia artificial. Es más, más del 17% espera que sus fuerzas de trabajo en ambos lados del Atlántico crezcan. Sin embargo, la composición de los empleos y habilidades cambiará: mientras que algunos puestos de trabajos se verán reducidos después de la automatización, otros se expandirán. A su vez, tan sólo el 6% de las empresas prevé una disminución general en el tamaño de sus fuerzas laborales. Y lo más importante, el futuro del trabajo radica en el cambio en cinco áreas clave: la mentalidad de la organización, la configuración organizativa, la asignación de actividades de trabajo, la composición de la fuerza laboral y la comprensión y funciones del C-suite y RRHH.

Las empresas experimentarán un cambio en su mentalidad

Una clave para el futuro del trabajo y el éxito de las empresas será proporcionar opciones de formación continua e inculcar una cultura de aprendizaje en toda la organización. Este cambio cultural es, posiblemente, el cambio más necesario para desarrollar la fuerza laboral del futuro y alcanzar el éxito en la nueva Era Digital.

La configuración y la estructura organizativa básica cambiará hacia el trabajo multifuncional y basado en equipos, con un gran énfasis en la agilidad

La introducción de formas de trabajo más ágiles será una prioridad en el cambio organizativo que se avecina, junto con una colaboración más multifuncional. A diferencia de las jerarquías tradicionales, que están diseñadas principalmente para la estabilidad, las organizaciones ágiles están diseñadas tanto para la estabilidad como para el dinamismo, a través de una red de equipos que se caracterizan por un rápido aprendizaje y ciclos de decisión cortos que permiten la adaptación a las circunstancias, tan importante para el futuro del trabajo en una era tan volátil.

Se modificará la asignación de las actividades laborales, y el trabajo se reestructurará

La alteración en la asignación de trabajo permitirá a las empresas hacer un uso más eficaz de los diferentes niveles de cualificación en su fuerza laboral. El 40% de las compañías que dicen haber adoptado la automatización y la IA en una gran medida, esperan poder transferir tareas que actualmente realizan trabajadores altamente cualificados a los de menor cualificación, elevando la eficiencia de la empresa a través de la reestructuración de los puestos de trabajo y creando un nuevo conjunto de trabajos de habilidad o cualificación media. Por ejemplo, las enfermeras y los enfermeros ahora realizan algunas de las tareas que los médicos de atención primaria realizaban anteriormente, como la administración de vacunas y el examen de pacientes con enfermedades comunes.

El cambio en la composición de la fuerza de trabajo

Los trabajadores autónomos y otros contratistas realizarán más trabajos, siendo uno de los principales cambios organizativos, que impulsará la economía emergente “colaborativa” y la “gig economy”, fundamentales en el futuro del trabajo.

El C-Suite y los Recursos Humanos también experimentarán cambios

Pocos altos poseen la comprensión suficiente de las nuevas tecnologías para dirigir a las organizaciones a las que pertenecen a través de la adopción de la automatización y la inteligencia artificial. Además, los RR.HH. tendrán que cambiar a medida que la tecnología modifique la forma en que funcionan las organizaciones y el futuro del trabajo en cuanto al tamaño y la naturaleza de la fuerza laboral.

Estamos embarcados, por tanto, en una época de grandes cambios para organizaciones, asociaciones y empresas por igual, y el futuro del trabajo depende, en gran medida, de la audacia con que los líderes del presente naveguen a través de este océano de oportunidades hacia el nuevo mundo de la Era Digital.

Habilidades

Cambio en las habilidades: la automatización y el futuro de la fuerza laboral

La demanda de las habilidades tecnológicas, sociales y emocionales, así como de capacidades cognitivas superiores, se elevará alrededor de 2030. ¿Cómo se adaptarán las organizaciones y los trabajadores?

Desde la revolución industrial, por lo menos, la introducción de nuevas tecnologías en los puestos de trabajo se ha visto acompañada de cambios en las habilidades demandadas para los mismos, pero la adopción de la automatización y la Inteligencia Artificial (IA) marcará una aceleración con respecto a los cambios en el pasado. La necesidad de algunas habilidades, como las tecnológicas, sociales y emocionales, se incrementará, mientras que la demanda de otras, incluyendo las físicas y las manuales, decaerá. Estos cambios requerirán que todo tipo de trabajadores profundicen en su rango de habilidades o adquieran habilidades nuevas. También las empresas necesitarán repensar cómo organizan el trabajo en su interior.

Esta serie de cuatro artículos examina el impacto de estos cambios en las habilidades demandadas, así como sus implicaciones, a través de parte de una investigación, aún en marcha, sobre el impacto de la tecnología en la economía, la empresa y la sociedad, realizada en 5 países europeos (Francia, Alemania, Italia, Francia, España y el Reino Unido) y en los Estados Unidos de América.

1.¿Cómo va a cambiar la demanda de habilidades a la fuerza de trabajo con la automatización?

Durante los próximos 10 a 15 años, la adopción de tecnologías de automatización e inteligencia artificial transformará el lugar de trabajo a medida que las personas interactúan cada vez más con máquinas cada vez más inteligentes. Estas tecnologías y esa interacción hombre-máquina, traerán numerosos beneficios en forma de mayor productividad, crecimiento del PIB, mejor rendimiento corporativo y una nueva prosperidad, pero también cambiará las habilidades requeridas de los trabajadores humanos. Para medir los cambios en las habilidades a causa de la automatización y la inteligencia artificial, se modelaron los cambios en las habilidades a partir de 2030 y se encontró que se aceleraban. Si bien la demanda de habilidades tecnológicas ha estado creciendo desde 2002, se producirá una aceleración en el período de 2016 a 2030. El aumento de la necesidad de habilidades sociales y emocionales también se acelerará y, sin embargo, la necesidad tanto de habilidades cognitivas básicas como físicas y manuales disminuirá.

Todas las habilidades tecnológicas, tanto avanzadas como básicas, verán un crecimiento sustancial de su demanda. Las tecnologías avanzadas requieren personas que entiendan cómo funcionan y que puedan innovar, desarrollarlas y adaptarlas. En la investigación se sugiere que, hasta el 2030, el tiempo dedicado al uso de habilidades tecnológicas avanzadas aumentará en un 50 por ciento en los Estados Unidos y en un 41 por ciento en Europa. Se espera que el aumento más rápido se produzca en la necesidad de conocimientos avanzados de informática y programación, que podría aumentar hasta en un 90 por ciento entre 2016 y 2030. Las personas con estas habilidades serán, inevitablemente, una minoría. Sin embargo, también existe una gran necesidad de que se desarrollen habilidades digitales básicas para la nueva era de la automatización, pues son la segunda categoría de más rápido crecimiento, con un aumento del 69% en los Estados Unidos y del 65% en Europa.

La demanda de personas con habilidades sociales y emocionales bien desarrolladas crecerá rápidamente, acompañando la adopción de tecnologías avanzadas en el lugar de trabajo, pues las máquinas están muy lejos de dominarlas. En conjunto, entre 2016 y 2030, la demanda de habilidades sociales y emocionales crecerá en todas las industrias en un 26 por ciento en los Estados Unidos y en un 22 por ciento en Europa. Si bien algunas de estas habilidades, como la empatía, son innatas, otras, como la comunicación avanzada, pueden perfeccionarse y enseñarse. El aumento de la demanda de emprendimiento y toma de iniciativa será el de más rápido crecimiento en esta categoría, con un aumento del 33 por ciento en los Estados Unidos y un aumento del 32 por ciento en Europa. La necesidad de liderazgo y gestión de otros también crecerá fuertemente.

También se producirá un cambio en la demanda hacia las habilidades cognitivas superiores. La investigación también encuentra un cambio desde actividades que requieren solo habilidades cognitivas básicas a aquellas que usan habilidades cognitivas superiores, como la creatividad, el pensamiento crítico, la toma de decisiones y el procesamiento complejo de información, que aumentará hasta el 2030 en un 19 por ciento en los Estados Unidos y en un 14 por ciento en Europa. Sin embargo, las actividades laborales que solo requieren habilidades cognitivas básicas, como la alfabetización y la aritmética básicas, disminuirán a medida que la automatización avance, viéndose particularmente afectadas habilidades cómo la de entrada y procesamiento de datos, con una disminución estimada de un 19 por ciento en los Estados Unidos y de un 23 por ciento en Europa en el período de 2016 a 2030. El declive se producirá en casi todos los sectores a medida que las máquinas asumen cada vez más estas tareas sencillas.

La demanda de la mayoría de las habilidades físicas y manuales disminuirá, como ha venido haciendo en los últimos 15 o 20 años, pero seguirá siendo la categoría más grande de habilidades de la fuerza laboral. Entre 2016 y 2030, la demanda de estas habilidades caerá en un 11 por ciento en general en los Estados Unidos y en un 16 por ciento en general en Europa. La combinación de habilidades físicas y manuales requeridas en las ocupaciones cambiará dependiendo de la medida en que este tipo de actividades puedan automatizarse. Por ejemplo, los vehículos de operación o los productos de almacenamiento y embalaje son más susceptibles a la automatización que la asistencia a los pacientes en un hospital o algunos tipos de limpieza. En cuanto al tiempo empleado, disminuirá del 31 por ciento del tiempo en 2016 al 25 por ciento en 2030 en los Estados Unidos y Europa occidental.

Las habilidades avanzadas de TI y programación se consideran las habilidades más importantes para los próximos años, junto con las habilidades cognitivas superiores y las habilidades sociales y emocionales, mientras que la necesidad de habilidades físicas y manuales, en particular las habilidades motoras gruesas y de fuerza probablemente disminuirá. Los ejecutivos también esperan una disminución en la necesidad de habilidades cognitivas básicas, en particular las de introducción y procesamiento de datos que se utilizan en funciones administrativas.

Por otro lado, las funciones que ya están más automatizadas experimentan los mayores desajustes de habilidades. Estas funciones incluyen análisis de datos; Informática, móvil y diseño web; e investigación y desarrollo y, en el caso de la manufactura, las operaciones de producción.

Transformación Digital

Cambio en las habilidades: la automatización y el futuro de la fuerza laboral. 2ª Entrega.

En esta segunda entrega, examinamos con más detalle las competencias necesarias en el futuro en 5 sectores concretos y analizamos las similitudes y diferencias en los patrones de cambio entre ellos.

2. El cambio en las habilidades en cinco sectores

Los 5 sectores analizados son el sector financiero y de seguros, el energético y minero, el de la salud, el industrial de fabricación y el sector comercial, en concreto el de comercio minorista.

Banca y Seguros

Los servicios financieros han estado a la vanguardia de la adopción digital y es probable que el sector bancario y de seguros experimente un cambio significativo en la demanda de competencias hasta el 2030. El sector de servicios financieros tiene una gama de usos potenciales para la IA, especialmente para pronosticar el riesgo y personalizar la comercialización de sus productos y el número de trabajadores como cajeros y contables disminuirá a medida que se adopte la automatización. La necesidad de una fuerza laboral que utilice sólo habilidades cognitivas básicas, como la entrada y el procesamiento de datos, la lecto-escritura básica y la matemática básica, probablemente disminuirá, mientras que la cantidad de expertos en tecnología y otros profesionales aumentará, al igual que la cantidad de ocupaciones que requieren competencias específicas para la interacción y gestión de clientes, lo que impulsará un fuerte crecimiento en la demanda de habilidades sociales y emocionales.

Energía y minería

La automatización y la inteligencia artificial permiten a las empresas acceder a nuevas reservas y aumentar la eficiencia de extracción y producción. El trabajo manual predecible y los trabajos administrativos que involucran la manipulación de datos, como la lectura de medidores, serán susceptibles de ser desplazados, mientras que la demanda de trabajos tecnológicos será boyante. Se espera que la demanda de competencias físicas y manuales, junto con las habilidades cognitivas básicas, disminuya, mientras que la demanda de habilidades cognitivas superiores, sociales y emocionales, así como de competencias tecnológicas avanzadas debería crecer para hacer frente a la gestión de los nuevos sistemas.

Salud

La automatización y la IA cambiarán la interacción entre pacientes y profesionales de la salud. La demanda de profesionales de la atención sanitaria como enfermeros y enfermeras continuará viendo un crecimiento, mientras que la demanda de personal de apoyo y de oficina disminuirá debido a la automatización de las tareas relacionadas con el mantenimiento de registros y la administración.

La demanda de competencias en TI avanzadas, habilidades digitales básicas, espíritu empresarial y adaptabilidad experimentará el mayor crecimiento acumulativo, mientras que la demanda de habilidades para inspeccionar y monitorizar los signos vitales de los pacientes se estancará, a pesar del crecimiento general en la atención médica, a medida que las máquinas asuman tareas más rutinarias.

La atención médica es el único sector en este análisis en el que la necesidad de habilidades físicas y manuales aumentará en los años previos a 2030. Esta variación refleja las habilidades motoras gruesas y la fuerza necesaria para ocupaciones como el cuidado de ancianos y la terapia física, así como habilidades motoras finas.

Fabricación

La próxima ola de automatización e inteligencia artificial en la fabricación afectará a las funciones de producción en las fábricas a través de mejores analíticas y una mayor colaboración hombre-máquina y también tendrá un impacto en el desarrollo del producto y en el marketing y las ventas.

La necesidad general de habilidades físicas y manuales en el sector está disminuyendo a más del doble de la tasa del resto de la economía. La necesidad de competencias cognitivas básicas también está disminuyendo a medida que las funciones de apoyo y de oficina se automatizan. Se espera que crezca la cantidad de profesionales como representantes de ventas, ingenieros, gerentes y ejecutivos, lo que llevará al crecimiento en la necesidad de competencias sociales y emocionales, especialmente comunicación avanzada y negociación, liderazgo, administración y adaptabilidad. La necesidad de habilidades tecnológicas, tanto competencias avanzadas de TI como habilidades digitales básicas, aumentará a medida que se requieran más profesionales de tecnología. La demanda de habilidades cognitivas superiores aumentará, impulsada por la necesidad de competencias como la creatividad y la capacidad de procesamiento complejo de la información.

Venta minorista

La automatización inteligente y la inteligencia artificial continuarán modificando los ingresos y los márgenes de los minoristas a medida que las máquinas de autoservicio sustituyen a los cajeros, los robots reponen las estanterías, el aprendizaje automático mejora la predicción de la demanda de los clientes y los sensores ayudan a la gestión del inventario.

La proporción de trabajos manuales predecibles como la conducción, el embalaje y el almacenamiento en estantes, disminuirá sustancialmente. Los trabajos que permanecen tienden a concentrarse en el servicio al cliente, la administración y el despliegue y mantenimiento de la tecnología. La demanda para todas las habilidades físicas y manuales y para la introducción y el procesamiento de datos básicos disminuirá, mientras que el crecimiento será fuerte en la demanda de habilidades interpersonales, creatividad y empatía. Las competencias avanzadas de TI y la programación, junto con competencias para el procesamiento de información compleja también verán un aumento en la demanda.

Líder: Llegando a la mayoría de edad digital

Adaptarse a los entornos de un mercado cada vez más digital y aprovechar las tecnologías digitales para mejorar las operaciones e impulsar el nuevo valor para el cliente son objetivos importantes para casi todos los negocios contemporáneos. La buena noticia es que muchas empresas están empezando a realizar los cambios necesarios para adaptar su organización a un entorno digital.

Los estudios de negocios digitales muestran que el entorno digital es fundamentalmente diferente del tradicional. Las empresas que maduran digitalmente reconocen estas diferencias y están transformando cómo aprenden y lideran para adaptarse y tener éxito en un mercado que cambia rápidamente. Estas investigaciones año proporcionan algunas ideas importantes sobre cómo las empresas se están adaptando a un entorno de negocios digital:

    • Las organizaciones están comenzando a avanzar digitalmente. Por primera vez en cuatro años, se observa un incremento en la puntuación de los encuestados sobre la madurez digital de su empresa. Muchas empresas ya establecidas están empezando a tomar la irrupción digital en serio y a responder a ella. Si las empresas estaban esperando que los competidores actuaran antes de responder, este cambio sugiere que el momento de actuar es ahora.
    • Desarrollar – no tan sólo tener – líderes digitales diferencia a las empresas digitalmente maduras. El indicador más importante de madurez digital no es, simplemente, tener a los líderes digitales adecuados, aunque más del 50% de las empresas que están madurando digitalmente todavía dicen necesitar nuevos líderes. Las organizaciones digitalmente más maduras tienen más de cuatro veces más probabilidades de estar desarrollando a estos líderes digitales que las menos maduras. Las claves de un liderazgo digital efectivo se centran en habilitar a la organización: proporcionar visión y propósito, crear condiciones para experimentar, empoderar a las personas para que piensen de manera diferente y hacer que colaboren más allá de las fronteras.
    • Las compañías que maduran digitalmente desplazan la toma de decisiones cada vez más hacia abajo en la organización. Al mismo tiempo, parece haber una desconexión entre el C-suite, o grupo de individuos más influyente, y los gerentes de nivel medio con respecto a esto. Si bien el 59% de los CEO cree que están reduciendo la toma de decisiones, solo alrededor del 33% de los encuestados a nivel de vicepresidente y director opina que está sucediendo. Si bien uno puede sentirse tentado a concluir que los líderes no están dispuestos a entregar su autoridad a los demás, parte de la evidencia sugiere que los empleados pueden ser reacios a dar un paso al frente y asumir sus funciones como líderes digitales.
    • El negocio digital es más rápido, más flexible y distribuido, y tiene una cultura y una mentalidad diferentes a las de los negocios tradicionales. El ritmo de los negocios, la cultura y mentalidad y un lugar de trabajo flexible y distribuido se encuentran entre las mayores diferencias entre los negocios digitales y los tradicionales. Por tanto, muchas empresas deben cambiar la forma en que operan para competir. Los mayores desafíos son la necesidad de experimentar y asumir riesgos, lidiar con la ambigüedad y el cambio constante, comprar e implementar la tecnología adecuada e implementar sistemas de toma de decisiones distribuida.
    • Las organizaciones que maduran digitalmente son más propensas a experimentar e iterar. La experimentación y la iteración son claves para que las empresas respondan a la irrupción digital y, sin embargo, no son suficientes. Las empresas deben usar los resultados de esos experimentos – éxitos y fracasos – para impulsar el cambio en toda la organización. Las empresas con abundantes recursos pueden verse tentadas a simplemente “tirar dinero al problema” de la irrupción digital, pero eso, generalmente, no conduce a un aprendizaje continuo y práctico de la manera en que lo hace la experimentación. En su lugar, las empresas establecidas deberían descubrir cómo experimentar para competir en el futuro y, al mismo tiempo, mantener el negocio principal para ser rentable en el presente.
  • Se necesita desarrollar continuamente habilidades, pero se proporciona poco o ningún apoyo por parte de la organización. Alrededor del 90% de los encuestados indican que necesitan actualizar sus habilidades al menos una vez al año y, casi la mitad de ellos, de manera continua. Sin embargo, solo el 34% de los encuestados dice estar satisfecho con el grado en que su organización apoya el desarrollo continuo de habilidades. Muchas organizaciones continúan confiando en la capacitación formal para desarrollar estas habilidades, pero cultivar un entorno que permita el aprendizaje en el trabajo puede ser más efectivo. Muchos empleados también están dispuestos a hacerlo ellos mismos, con el apoyo adecuado. De los encuestados, el 90% indica que quiere usar el análisis de datos de su organización para mejorar su rendimiento.

Transformación Digital

Descubre más sobre liderazgo digital con el Programa de Liderazgo 4.0.