Habilidades archivos - Valuexperience
¿Qué está haciendo tu empresa para ajustar su estrategia comercial a la “nueva normalidad”?

¿Qué está haciendo tu empresa para ajustar su estrategia comercial a la “nueva normalidad”?

Los últimos meses han hecho que el mundo prácticamente se paralice. Ninguna persona o negocio ha sido inmune al caos, todos hemos tenido que cambiar o transformar algunos de nuestros procesos de trabajo.

El mundo no va a dejar de cambiar. No está claro cuándo las cosas se “normalizarán”. Tampoco está claro qué significará “normal” en un futuro próximo.

Por eso es importante que te preguntes:

  • ¿Cómo se adaptan tus comerciales a la nueva gestión del proceso de venta?
  •  ¿Aún esperan que los clientes lo reciban en sus empresas cómo antes?
  • ¿Son conscientes de las necesidades actuales de sus clientes?
  • ¿Están haciendo un buen uso del canal digital?
  • ¿Utilizan estrategias de venta digital en su proceso de venta o intentan encajar a la fuerza el modelo presencial en un medio y canal diferente?
  • ¿Realizan sus videoconferencias con la misma fluidez que cuando realizan una visita a un cliente o se bloquean?
  • ¿Transmiten el mismo nivel de profesionalidad?
  •  ¿Qué están haciendo para desarrollar la agilidad para adaptarse a un entorno cada vez más tecnológico?
  • ¿Cómo es su agenda para la próxima semana?
  • ¿Cómo realizan el seguimiento de sus clientes?

No es una novedad que una gran parte de la relación con los clientes en los últimos meses se ha desarrollado de manera digital.

Pero lo que quizás no conoces o intuyes es que, en el mindset de los clientes, el canal online trae consigo una serie de acciones y procesos diferentes a la vinculación presencial con el cliente. El canal es diferente y, por decirlo de una manera poética, el ritual también.

Trasplantar un modus operandi de la vía presencial al online no es efectivo.  Si solo piensas en cambiar una visita presencial por videoconferencia pones en peligro tu relación con el cliente y tu ratio de éxito.

El proceso cambia casi por completo, la manera de vincularse también. El tiempo de decisión y los mecanismos de decisión que se ponen en juego son diferentes. El cliente online exige valor y que le aportes soluciones por los cuatro costados. Ese ritual, casi danza, que se realiza con un cliente en una visita, en la videoconferencia se ve obstaculizada, por la naturaleza del canal, por el medio, por el tiempo y por la expectativa del cliente.

Si eres un responsable de un equipo comercial o eres un comercial y en este momento estás luchando o intentando adaptarte a regañadientes a la situación actual y te sientes inseguro acerca de cómo prepararte para el futuro, comparto en este post tres consejos que debes considerar:

CONSEJO 1: Los responsables de equipos comerciales deben estar alineados con el cambio tecnológico y actuar con una mentalidad ágil.

Las marcas que ven la necesidad de abrirse al canal online y tienen líderes que ya han adoptado una mentalidad ágil serán capaces de sobrellevar mejor este momento de cambio. No importa el tamaño de tu empresa, importa tus ganas de adaptarte y de que tu equipo lo haga.

Una prueba de esto es la siguiente: durante el confinamiento cualquier vendedora de Vinted o Wallapop, vendió más que el gigante Primark. A Primark, el hecho de no estar presente en el canal online le costó 325 millones tras reducir a cero sus ventas por los cierres de tiendas

En contraposición a Primark, muchas tiendas y restaurantes que debían permanecer cerradas, rápidamente amplificaron la experiencia del cliente abriendo otros canales de compra, como la recogida en la acera, o creando nuevas experiencias virtuales de los clientes a través de la compra por  videochat. Otros minoristas aprovecharon Instagram para mantenerse conectados a su base de clientes y ofrecer nuevas formas de ayudarlos a superar estos tiempos difíciles. Este tipo de respuesta ágil a las expectativas cambiantes de los clientes seguirá diferenciando a algunas empresas del resto.

La industria de la restauración también se ha visto masivamente afectada por el cierre de los restaurantes. Aquellos que se ajustaron rápidamente a las opciones de entrega sin contacto y comida para llevar, mantuvieron a algunos clientes antiguos y también atrajeron a otros nuevos. Además, algunos restaurantes vieron una nueva oportunidad para servir a los clientes mediante la venta de despensas, comestibles, y kits de comidas. Este cambio creó un nuevo flujo de ingresos para ayudar a compensar las ventas perdidas y los costos más altos asociados con los cambios operativos.

¿Qué hizo posible estos nuevos y rápidos anclajes?

Fundamentalmente contar con lideres agiles capaces de virar el timón, con el fin de brindar una experiencia al cliente diferenciada y coherente que le permitiese recibir su servicio más allá de las restricciones del entorno. Para lograr esto, la velocidad fue clave, porque ninguno de nosotros podría haber predicho en enero que nos enfrentaríamos a dos o tres meses de ventas en persona muy limitados.

La agilidad ante el cambio y la capacidad de alinearse con rapidez en torno al “por qué”, al “qué” y al “cómo” de la nueva experiencia del cliente y su papel en la entrega.  Fue el hecho que marcó la gran diferencia en la cuenta de resultados actual de las diferentes organizaciones. Cuando el liderazgo trabaja al unísono y muestra agilidad en ajustes rápidos de la estrategia, envía un mensaje alto y claro a toda la empresa. Y construye (o reconstruye) la confianza del cliente.

CONSEJO 2: Valorar la experiencia de las empresas con experiencia digital. Tu eres nobel vendiendo en online pero tu cliente ya es un comprador digital y tiene unas expectativas concretas cuando compra por este canal.

Hay algo que tienes que tener en cuenta: tu organización puede ser nueva utilizando el canal on line para el proceso de venta, pero los clientes ya han realizado compras on line ¿Qué quiero decirte con esto? Que los clientes tienen un marco de referencia en cuanto a cómo es el proceso de compra on line. Tiene unas expectativas y unos trigger que aceleran su proceso de decisión.  Es necesario que tú y tu equipo conozcan como es este proceso. Ten en cuenta que en España contamos, a Junio de 2020, con una población de 25.5 MM de compradores por internet de 16 a 70 años. Entre los 35 a 44 años el 77% de los usuarios de internet compran on line y, cuando hablamos de los aspectos que destacan de la compra on line, encontramos:

  • La comodidad
  • La oferta y el surtido
  • El precio y las oportunidades (este es un factor importante del que hablaré en otro post)
  • La confianza
  • Las recomendaciones.

No es necesario que tengas un ecommerce o que tu negocio no sea B2C sino B2B. Lo importante de esto es que tengas en cuenta que tu cliente es un comprador on line y cómo tal, cuando digitalizamos el proceso de venta tiene unas expectativas diferentes de las que tenia cuando vuestro contacto era solo presencial.

Es importante que conozcas como actúa la mente del comprador digital si lo que quieres es ser capaz de digitalizar parte de tu proceso de venta. En este punto, las neuroventas digitales y el neurocopywriting web aportan grandes herramientas.

CONSEJO 3: Ahora es el momento de hacer que tu equipo pierda el miedo a las nuevas tecnologías y se apoye en ellas para incrementar el contacto con el cliente.

Desde firmas de correos con acceso directo a agenda o salas de videoconferencia, a video-emails, tours virtuales y uso de la tecnología 3D, para estar cerca de tu cliente. Para ponérselo fácil, para generar una experiencia comercial de valor desde la distancia.

Las nuevas tecnologías pueden ser tu gran aliada, pero es necesario aprender a usarlas e integrarlas de manera coherente en el proceso comercial. Desde el momento de la llamada, a la grabación de video-emails o a la reunión mediante videoconferencia, en todas estas situaciones, los empleados están involucrados en el momento de hacer crecer o boicotear la adopción de la tecnología.

Para eso no solo es necesario que conozcan las herramientas, también tienen que perderles el miedo, percibir su beneficio y adquirir ductilidad.

Parece una tarea simple, pero esto es como una receta, con solo conocer los pasos, no nos aseguramos de que el plato salga perfecto. Tienen que adoptar la tecnología rápidamente, generar confianza en el nuevo sistema y abogar por su uso con los clientes. La mejor manera que hemos visto para lograr esto rápidamente es darles el “por qué” detrás del cambio (no asumas que conocen automáticamente su impacto en el negocio y en el cliente). Luego, alíate con expertos que sepan vender los “cómos”, que utilicen desde hace tiempo estas tecnologías, que sepan transmitir el paso a paso de su uso y contar los trucos que han adquirido gracias a su experiencia durante años. Qué sepan hacerlos practicar en un entorno seguro y guiarlos en el uso, antes de que interactúen con los clientes.  

Busca un partner que no solo les enseñe a usar herramientas digitales sino que los lleve a pensar en digital.

La forma en que compramos, trabajamos e interactuamos con los demás ha sido interrumpida, cortocircuitada y ya no forma parte de la “normalidad”.

La pandemia nos ha obligado a cambiar la forma en que trabajamos, socializamos, compramos y mucho más. ¿Qué estás haciendo para mostrar a tu gente y a tus clientes que te importan? ¿Qué estás haciendo para escuchar su necesidad actual y pivotar este cambio? ¿Qué estás haciendo para generar ventaja competitiva y asegurar tu puesto en la mente de tu cliente?

La estrategia comercial ha cambiado ¿Estás dispuesto a Digitalizar tu Estrategia Digital?

En Valuexperience llevamos 10 años ayudando a las organizaciones a adaptarse a la economía digital, nuestro ADN es digital. Conocemos las herramientas, vendemos y vivimos on line, conocemos cómo actúa la mente del comprador en el canal digital y nos apasiona el comportamiento de las personas en el lugar de trabajo.

Podemos ayudarte a dar este giro de timón con éxito. Conoce nuestro curso Digitaliza tu Estrategia Comercial.

¿Deseas que hablemos sobre cómo podemos crear la estrategia de cambio correcta para tu negocio? Estamos listos para hablar cuando tú lo estés.

5 Principios para gestionar el Teletrabajo

5 Principios para gestionar el Teletrabajo

Estas primeras semanas, son semanas cruciales para la regulación del teletrabajo en España. En este post os mostramos los 5 principios de acción para facilitar la implementación “oficial” del teletrabajo en la empresa.

La semana pasada comentaba que en septiembre la “nueva realidad” abandonaba el carácter provisional y se oficializaba. Y con ella, el teletrabajo.

Cuando hablamos de teletrabajo surgen diferentes temas, por un lado la transición del trabajo en el despacho al trabajo remoto y viceversa, por otro surgen temas relacionados con:       

  • El compromiso de los empleados
  • La productividad
  • La conexión

El trabajo remoto generalizado ha creado nuevos desafíos, pero la buena noticia es que las organizaciones de todo el mundo durante estos meses han experimentando soluciones creativas a estos problemas.

Si bien, la compra de dispositivos y la conexión a internet son elementos esenciales para implantar el teletrabajo.

A continuación, os dejamos 5 principios de acción para facilitar la implementación “oficial” del teletrabajo en la empresa:

Principio 1: Mantener una comunicación frecuente, transparente y coherente.

Cuando los empleados trabajan desde casa, pueden sentirse desconectados de sus organizaciones, la comunicación efectiva es crucial para su transición al trabajo remoto.

¿Qué consideramos como comunicación efectiva? La comunicación más eficaz tiene cinco características: es frecuente, transparente, forma parte de un diálogo bidireccional, información fácil de encontrar  y coherente. Estos principios de comunicación son útiles en general, pero son cruciales cuando el trabajo es a la distancia.

Frecuentes: Para aumentar la frecuencia de la comunicación, muchas organizaciones han instituido actualizaciones periódicas semanales o quincenales del CEO accesibles a todos los empleados en tiempo real o no.

Transparente: Los empleados aprecian que los líderes expliquen las decisiones que se toman y aclaren el fundamento de las elecciones que realicen.  Sobre todo en momentos de incerteza como el actual. Antes del verano escribí un post sobre esto que te recomiendo leer. 

Es necesario crear portales de encuentro en donde se genere información que facilite el trabajo remoto y desde donde se pueda acceder a diferentes iniciativas.

Bidireccional: Los empleados valoraban constantemente herramientas como encuestas de pulso semanales o foros que les permitían compartir comentarios y hacer preguntas en tiempo real.

Informacion fácil de encontrar:  los recursos mejor valorados son las preguntas frecuentes (actualizadas diariamente), recursos de formación virtual sobre temas de tendencia (como la administración de equipos virtuales y reuniones líderes en línea), mensajes de video archivados de líderes e historias de éxito de trabajo remoto de colegas.

También es importante comunicar pautas claras sobre las políticas de recursos humanos que son particularmente relevantes (política de teletrabajo, permisos, vacaciones…)

Consistente: Las diferentes áreas funcionales, incluidas RR.HH., finanzas, legal y operaciones, deben enviar un mensaje unificado a todas las partes interesadas, incluidos los empleados de primera línea, los trabajadores remotos, los proveedores, los subcontratistas, los consultores y los clientes. Los mandos intermedios y los jefes de equipo de primera línea deben confirmar que su comunicación sea coherente con los mensajes del equipo superior.

Principio 2: Brindar apoyo para la salud física y mental.

En medio de una pandemia mundial, no es sorprendente que las personas sean sensibles a todo lo relacionado con su seguridad física y mental. Las diferentes encuestas de impacto que se hicieron a los empleados, muestran una valoración un 50% mejor a las diferentes iniciativas relacionadas con la salud mental.

Todas las actividades sociales virtuales, como el almuerzo en lína, las pausas para el café en línea, las clases de ejercicios en línea y las horas felices, son iniciativas que permiten superar en los empleados la sensación de aislamiento y generar engagement.

De manera más general, los empleados aprecian el apoyo emocional, especialmente de los altos ejecutivos. Por ejemplo,  Un director que llama a  los empleados que dieron positivo por COVID-19, y otro envió galletas gourmet y una nota personal a todos los empleados.

Los empleados también valoran las iniciativas corporativas diseñadas explícitamente para ayudarlos a gestionar el estrés y mantener el bienestar mental.

Las iniciativas específicas pueden incluir iniciar un foro de discusión en línea sobre salud mental, compartir recursos de bienestar mental, lanzar servicios de consejería de telesalud anónimos o entrenar a los mandos sobre cómo tratar el tema del estrés y el bienestar mental con sus equipos.

Principio 3: Ayudar a los empleados a mantenerse productivos y comprometidos trabajando en remoto.

El trabajo remoto puede aumentar la productividad, especialmente en tareas independientes que requieren una coordinación mínima con los compañeros. No ocurre lo mismo en tareas que necesitan del trabajo en equipo. Por esta razón es necesario:

  • Realizar una buena distribución de tareas.
  • Promover el uso de herramientas de colaboración.
  • Establecer resultados claros/ KPI/ deadlines de seguimiento.
  • Determinar momentos de evaluación y seguimiento de proyectos asociados a evaluación de desempeño.
  • Promover reuniones breves y frecuentes con el equipo.

Principio 4: Gestionar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Cuando se trata de conciliar la vida personal y laboral, el trabajo a distancia plantea una paradoja. Por un lado, trabajar desde casa reduce los desplazamientos y permite a las personas ajustar sus horarios y pasar más tiempo con sus familias.

Por otro lado, el trabajo remoto puede hacer que los empleados sientan que deben estar disponibles las 24 horas, los 7 días de la semana y trabajar más horas, y puede difuminar la frontera entre su vida profesional y personal. Es necesario por esto establecer unos horarios claros de inicio y fin y de momentos de contacto telemático (envío whatsapp, mensaje slack o teams)

Principio 5: Establecer prioridades estratégicas.

Las prioridades estratégicas comunes incluyen la mejora de productos y servicios. , acelerar la innovación, hacer las operaciones más eficientes, desarrollar el talento y ejecutar una transformación digital, entre otros.

Los líderes deben descubrir cómo construir y mantener una cultura corporativa saludable cuando la mayoría de los empleados trabajan desde casa.

El trabajo remoto llegó para quedarse y traerá nuevos desafíos y oportunidades. Las organizaciones de todo el mundo están experimentando con prácticas de gestión novedosas para gestionar la transición a una fuerza laboral más distribuida. Todavía estamos en los primeros momentos y aún no está claro cuál de estos enfoques perdurará.

Las organizaciones no pueden permitirse esperar resultados definitivos; deben actuar ahora para ayudar a sus empleados y organizaciones a cambiar al trabajo remoto.

Esperamos que estos principios os ayuden a a navegar hacia un futuro incierto.

CAMBIO DE HÁBITO… SER IRREVERENTEMENTE DISRUPTOR

CAMBIO DE HÁBITO… SER IRREVERENTEMENTE DISRUPTOR

Un cambio de hábito para ser irreverentemente disruptor.

Bien, estamos justo en el momento de los cambios de hábito, y de hábitos.
En mi caso, estoy haciendo maletas porque mañana regreso a Barcelona. Seguramente esta semana muchos tengamos que cambiar el hábito de pareo y bañador… por pantalones y camisas.

Pero el cambio más grande, sin dudas, estará en nuestro mindset, porque septiembre oficializa, le da estatus de instituido a la “nueva normalidad”. Y si estabas acostumbrado a ir al despacho con zapatos, es necesario que te calces tus zapatillas de correr. 

Este 2020, ha sido el gran ecualizador, independientemente de la industria, el tamaño del negocio, la ubicación o el producto o servicio que ofrezcas, todos hemos compartido la misma experiencia.

Todos nos hemos visto obligados a ajustarnos y recalibrar. Todos nos hemos visto obligados a ver cómo las interacciones en persona cambian de ser una constante a una inexistente, para pasar a una intermitente. Y todo esto, en un abrir y cerrar de ojos.

Decir que ha sido un shock es un eufemismo.

Entonces, ¿A dónde vamos en este inicio de año laboral? ¿Cómo puedes asegurarte de que tu empresa pueda responder al cambio que el mercado exige?

Mi primer consejo es… “QUEMA LA CAJA” (y no hablo de la registradora).

A muchos, la caja “the box” sobre la que se refugiaban y se sentían cómodos prácticamente les ha desaparecido; pero si no es tu caso, lo mejor sería que mentalmente quemes la caja. Las empresas que han sobrevivido a largo plazo, durante décadas y siglos, son las que no se quedaron atascadas en su status quo. Por el contrario, interrumpieron sus productos y operaciones para crear “lo siguiente mejor” (producto, servicio, experiencia).

Estas organizaciones han logrado evitar quedarse empantanadas por el incrementalismo, o haciendo pequeños avances, ajustando los productos existentes en un esfuerzo por ceñirse a lo que saben y hacen bien.

Los disruptores piensan en grande. Actúan con audacia y desafían las suposiciones. Su objetivo es interrumpir el mercado en el que están. Y funciona.

Es posible que algunos piensen… que estoy bajo los efectos de un golpe de calor. Ser disruptivos cuando lo que la mayoría ahora quiere es solo poder sobrevivir… Regálame unos minutos y reflexionemos juntos…

Haciendo un símil con el tenis, podemos decir que el 2020 tiene un saque devastador como el de Ivo Karlovic (mejor sacador de la historia, hasta el momento), y las empresas que primero y mejor descubran cómo conectarse con este tipo de saque, son las que ganarán. Todo el mundo está en el juego. Todo el mundo tiene que responder. 

Ninguno quiere ser Blockbuster, todos queremos ser como Netflix.

Pero para ser Netflix no podemos seguir atados a lo que hicimos bien hace un tiempo, es necesario que aprovechemos este momento convulso para ser disruptores, para hacer que nuestros equipos sean disruptores y así encontrar la mejor manera de conseguir ventaja competitiva en este complejo mercado.

Mi consejo es “toma tu éxito y conviértelo en la próxima gran cosa”.

Aprovecha este sentido de urgencia que en todos los sectores sentimos en este momento, e intenta despertar esas ideas que podrías haber percibido como inverosímiles o fuera de alcance antes.

El consejo número dos… implica A TODOS EN EL JUEGO

Es posible que te sientas agobiado y abrumado, pero este sentimiento decrecerá si implicas a tu equipo en este proyecto. 

Para ayudarte a integrar una mentalidad disruptora en tu equipo revisa los siguientes aspectos que te planteo y responde las preguntas asociadas.

1)    Entiende tu propósito y se audaz en darle vida.

Reflexiona no sólo en lo que hace tu empresa, sino lo que HOY logra para el cliente. No ayer. HOY y en el futuro.

Porque las necesidades han cambiado. Responde a estas preguntas:

¿A qué prácticas o normas de tu negocio estás dispuesto a renunciar para permanecer fiel a tu propósito?

¿Qué supuestos que sean sostenidos durante años en tu empresa, necesitan ser desafiados?

Cómo líder o responsable de una empresa debes tener claro lo que está en juego y empoderar a las personas para que compartan ideas que rompan las reglas actuales y asuman riesgos. Adopta una mentalidad emprendedora a medida que persigues tu PARA QUÉ no por qué creé ¿PARA QUÉ CREÉ ESTA EMPRESA? ¿CÓMO QUERÍA APORTAR VALOR?

2)     Diseña una experiencia de cliente diferenciada.

Las necesidades de los clientes han cambiado. Entrega sin contacto. Compras y recogida en la acera. Las formas reales y logísticas en que compramos, cenamos y socializamos han cambiado. Para crear una experiencia de cliente diferenciada, necesitas pensar desde la perspectiva de los clientes.

 ¿Qué cambios necesitan ver mis clientes?

¿Hoy qué quieren mis clientes?

¿Qué problemas están encontrando que podamos resolver?

Pregúntate: ¿Estamos tomando decisiones empresariales basadas en lo que el cliente quiere y necesita o en lo que nosotros, como empresa, queremos y necesitamos? ¿Qué puede hacer tu negocio para diferenciarse hoy en el mercado?

3)    Involucra a tus empleados.

Si deseas que tu gente esté presente (no me refiero a presencia física), haz que se sientan parte del negocio.

Hoy más que nunca, tú necesitas de su aportación y sus ideas. Están experimentando el mundo de manera muy diferente ahora y tienen un punto de vista que no has considerado o tenido en cuenta en etapas anteriores.

Con tu equipo de confianza, reflexiona sobre los siguientes aspectos:

¿Estamos empoderando a los miembros de nuestro equipo, en todos los niveles, para que aporten sus mejores ideas e innovaciones?

¿Nuestros mánagers están dispuestos a escuchar?

¿Cómo puedo garantizar que todos participen en nuestra solución?

¿Estamos apoyando activamente la innovación a través de nuestras acciones y cómo asignamos recursos?

Con todas y cada una de las áreas de tu organización:

Crea una Comunidad Interna, bríndales una plataforma o espacio virtual para tener voz, y hazlo de manera consistente en todo el negocio. En Valuexperience somos expertos en Comunidades Virtuales:

¡Te dejo el acceso a nuestra Masterclass de Comunidades 4.0. totalmente gratuita haciendo clic aquí!

Haz participe a toda la organización de este momento de reflexión. Y a su vez, haz preguntas simples pero potentes acerca del valor que estáis entregando hoy a vuestros clientes:

¿Cuál es nuestra propuesta de valor hoy?

¿Esta propuesta responde a las necesidades actuales del mercado?

¿Cómo podemos crear más valor y diferenciarnos?

¿Qué deberíamos dar a conocer a nuestros clientes para enamorarlos de nuestro producto o servicio?

Por último, lee y reconoce las aportaciones.

El consejo número 3: SUPERA EL AGOBIO Y CREA UNA CULTURA DE INNOVACION. 

Es cierto que en este momento los desafíos para las empresas se apilan en todas y cada uno de los rincones.  Pero todas las organizaciones se enfrentan a los mismos dilemas. ¿Qué vas a hacer al respecto? Las organizaciones que permanecen iguales fallarán porque los clientes ya no tienen las mismas necesidades, creencias, habilidades u oportunidades. Sin embargo, las organizaciones que respondan e innoven más rápido las que utilizan esta disrupción nacional y global como el ímpetu para convertirse en “El disruptor”, ganarán.

Cuando te sientas frustrado y añores “la vieja normalidad”, reflexiona y reconoce que muchos cambios para el mundo de los negocios ya estaban en la era pre COVID. Los eventos de 2020 simplemente aceleraron lo que ya estaba en juego. 

Así que ahora debes calzarte tus zapatillas de correr y acelerar tu respuesta. 

¿CUÁLES SERÁN TUS PRÓXIMOS PASOS?

  • ¿Qué vas a hacer con las ideas generadas en los espacios virtuales?
  • ¿Cuál será tu llamada a la acción para activar una mentalidad disruptora ahora mismo en tu empresa?
  • ¿Cómo es tu compromiso de reinventarte?

Si te sientes bloqueado y no sabes cómo iniciar este proceso: 

  • Intenta analizar los comentarios de tu equipo y los de tus clientes, reflexiona sobre “la nueva realidad de tu cliente” y los problemas que tu cliente está encontrando. 
  • Determina con tu equipo los conductores de fidelización de tu cliente. 
  • Realiza un análisis de mercado de tu competencia.
  •  Lee todas las previsiones que puedas.
  •  Saca conclusiones para tu negocio. 

¿Sigues bloqueado?  

¿Te cuesta generar espacios de colaboración e innovación con tu gente? 

¿Tienes miedo de generar una expectativa en tu equipo que luego no puedas cumplir? 

¿Temes que el espacio virtual en vez de ser un sitio de creación se convierta en el muro de los lamentos? 

En Valuexperience, somos extremadamente disruptivos, de una buena manera, así que si te apetece podemos tomar un café virtual, para reflexionar contigo y ayudarte a generar colaboración de valor en tu gente. Para que te conviertas en  “El disruptor de tu mercado” antes de que alguien más te interrumpa.

Espero que este post te haya servido de ayuda.

Cuatro habilidades clave para la innovación del mañana en el trabajo

Cuatro habilidades clave para la innovación del mañana en el trabajo

Las nuevas tecnologías, a lo largo de la historia, han exigido grandes cambios de habilidades a las empresas para poder adaptarse. Actualmente el desafío que plantean es el de contratar y desarrollar una nueva generación de trabajadores que usarán la inteligencia artificial, la robótica, la computación cuántica, la impresión 3D y similares.

Pero, antes que las empresas puedan organizar el trabajo y competir por el talento en la era digital, deben identificar sistemáticamente las capacidades actuales para poder innovar y sobrevivir.

La mayoría de las empresas han visto que no pueden simplemente contratar nuevos trabajadores que estén cualificados, ya que supondría un alto coste y no hay suficientes personas con las aptitudes adecuadas. El cambio tecnológico ha propiciado que los cambios sean más rápidos, y, por lo tanto, obliga a las empresas a adaptarse de forma más rápida y eficaz. 

Dado todos los cambios que traerán las nuevas tecnologías, las empresas deben empezar a cultivar cuatro amplias competencias para la innovación del mañana.

1. Omnisciencia:

El talento del mañana debe aspirar a entender todo sobre su empresa, o al menos, más de lo que conocen actualmente. Los empleados deben comprender las conexiones clave, los enlaces entre maquinas físicas y sistemas digitales, y los modelos de negocio actuales y futuros.

Deben conocer los clientes de sus empresas, cómo y cuándo se utilizan los productos y servicios, cómo funcionan los procesos organizacionales y los desafíos y oportunidades.

2. Mentalidad emprendedora:

Aunque pueda parecer obvio, los equipos de innovación necesitaran la actitud emprendedora para tener éxito. Esta no será importante solo para poner límites en el desarrollo de productos, sino que también será imprescindible para los procesos que utilizaran.

3. Bottom-line focus:

Los empleados deben ser hábiles a la hora de pensar en los distintos modelos de negocio, como el diseño e implementación de sistemas. Los trabajadores de una empresa que parecen estar al corriente de los datos también deben ser capaces de averiguar qué significan todos estos datos para el negocio y cómo se pueden monetizar.

4. Inteligencia ética:

Las empresas trabajan con máquinas, estas, aunque están supervisadas por humanos inteligentes, carecen de empatía, y esto puede tener consecuencias para la empresa, el consumidor y la sociedad. Hacer lo correcto, se puede convertir en un gran desafío a medida que los sistemas digitales se vuelvan más complejos. Las personas deben estudiar las elecciones de las maquinas a través de la ética.

Finalmente, cabe destacar que las empresas tradicionales tendrán que experimentar con nuevas estructuras organizativas para poder sacar lo mejor de sus trabajadores, y en ella estará muy presente la transformación digital.

La educación en las empresas

La educación en las empresas

Es por todos conocido, que actualmente, los empleadores se están enfrentando a considerables brechas en las habilidades en todas las partes de sus operaciones, a todos los niveles, y no pueden llenarlas simplemente contratando nuevas personas.

Se trata de un cambio de paradigma en la forma de trabajar, como resultado, las empresas ya no pueden darse el lujo de esperar a que el “sistema” tradicional suministre a los trabajadores las habilidades requeridas por el puesto de trabajo.

Debemos cambiar la forma en que educamos tanto a los estudiantes en edad universitaria como a los estudiantes adultos que ya forman parte de la empresa.

El año pasado, se realizó una encuesta en la que el 93% de los CEOs encuestados por PwC reconoció “la necesidad de cambiar su estrategia para atraer y retener el talento “, un sorprendente 61% reveló que aún no habían tomado ninguna medida para hacerlo. Según una encuesta reciente realizada por Harvard Business Publishing Corporate Learning and Degreed, casi la mitad de los empleados están decepcionados con los programas de aprendizaje y desarrollo de sus empleadores.

¿Qué es lo siguiente para el aprendizaje de los adultos?

Pues bien, la educación se encuentra en medio de la transformación digital.

El aprendizaje online surgió hace más de dos décadas como una categoría de tecnología que permite una gama de modelos de negocio potencialmente disruptivos. Ya no es necesario que los estudiantes se reúnan en una escuela o centro para disfrutar de una experiencia interactiva en tiempo real con un maestro y compañeros. Hoy en día, pueden participar desde cualquier parte del mundo, de una manera más asequible y conveniente.

Una solución interdependiente a la formación. La necesidad de un talento mejor capacitado es clara en las empresas de todo el mundo.

La teoría de la interdependencia y la modularidad nos dice que, en los primeros años de un nuevo paradigma, para tener éxito, los proveedores de productos y servicios deben integrarse en todos los elementos impredecibles y que definen el rendimiento de la cadena de valor.

Actualmente, las empresas compiten por un recurso escaso: personas calificadas para ejecutar tareas de misión crítica.

El desafío de la medición. El mayor desafío para las empresas que desean invertir, en gran medida y de manera sostenible, en capital humano puede ser descubrir qué tipo de personas necesitan.

¿Por qué los empleadores luchan por comprender qué es importante para tener éxito en ciertos puestos? En parte, se debe a que los expertos son muy malos para EXPLICAR lo que saben. Además, pedirles a los mejores empleados de una empresa que escriban una descripción de su trabajo, por ejemplo, o que digan con precisión qué habilidades están realizando al desempeñar su trabajo de manera correcta, no es tan simple como parece, porque los expertos literalmente no lo recuerdan. Son buenos en sus trabajos porque gran parte de su conocimiento ha sido automatizado, por lo que no pueden articular fácilmente qué habilidades son esenciales.

Qué es realmente la autoconciencia y cómo cultivarla

Habilidades

La autoconciencia parece haberse convertido en la última palabra de moda de la administración, y por una buena razón. La investigación sugiere que cuando nos vemos claramente, somos más seguros y más creativos. Tomamos decisiones más sólidas, construimos relaciones más fuertes y nos comunicamos de manera más efectiva. Tenemos menos probabilidades de mentir, engañar y robar. Somos mejores trabajadores que reciben más promociones. Y somos líderes más efectivos con empleados más satisfechos y empresas más rentables.

Aunque la mayoría de las personas creen que son conscientes de sí mismas, la autoconciencia es una cualidad realmente rara. De las investigaciones realizadas al respecto, cabe destacar tres hallazgos:

1.Hay dos tipos de autoconciencia

Durante los últimos 50 años, los investigadores han utilizado diferentes definiciones de autoconciencia. Por ejemplo, algunos lo ven como la capacidad de monitorear nuestro mundo interior, mientras que otros lo etiquetan como un estado temporal de autoconciencia. Otros lo describen como la diferencia entre cómo nos vemos y cómo nos ven los demás.

Si estudiamos los estudios realizados, dos categorías amplias de autoconciencia siguen apareciendo:

  • Autoconciencia interna: representa cuán claramente vemos nuestros propios valores, pasiones, aspiraciones, y cómo se ajustan a nuestro entorno, reacciones e impacto en los demás. La autoconciencia interna está asociada con una mayor satisfacción laboral y de relación, control personal y social y felicidad; y está relacionado negativamente con la ansiedad, el estrés y la depresión.
  • Autoconciencia externa: significa comprender cómo nos ven otras personas, en términos de los mismos factores enumerados anteriormente. Las personas que saben cómo los ven los demás son más hábiles para mostrar empatía y tomar las perspectivas de los demás. Los líderes que se ven a sí mismos como lo hacen sus empleados, tienden a tener una mejor relación con ellos, se sienten más satisfechos con ellos y los ven como más efectivos en general.

Los líderes deben trabajar activamente para verse claramente y obtener retroalimentación para comprender cómo los ven los demás. La conclusión es que la autoconciencia no es una verdad. Es un delicado equilibrio de dos puntos de vista distintos, incluso competitivos.

2. La experiencia y el poder obstaculizan la autoconciencia

Contrariamente a la creencia popular, los estudios han demostrado que las personas no siempre aprenden de la experiencia, que la experiencia no ayuda a las personas a extraer información falsa, y que vernos a nosotros mismos como altamente experimentados puede evitar que hagamos nuestra tarea, buscar evidencia que no confirme y cuestionar nuestras suposiciones.

Y así como la experiencia puede conducir a una falsa sensación de confianza sobre nuestro desempeño, también puede hacernos confiar demasiado en nuestro nivel de autoconocimiento. Del mismo modo, cuanto más poder tenga un líder, más probabilidades tendrá de sobreestimar sus habilidades y capacidades.

Existen dos explicaciones principales para este fenómeno. Primero, en virtud de su nivel, los líderes superiores simplemente tienen menos personas por encima de ellos que pueden proporcionar comentarios sinceros. En segundo lugar, mientras más poder ejerza un líder, las personas menos cómodas estarán para darles una respuesta constructiva, por temor a que perjudique sus carreras. Pero este no tiene que ser el caso. Un análisis mostró que los líderes más exitosos, contrarrestan esta tendencia al buscar comentarios críticos frecuentes (de jefes, compañeros, empleados, su junta, etc.). Se vuelven más conscientes de sí mismos en el proceso y llegan a ser vistos como más efectivos por otros.

Las personas que mejoraron su autoconciencia externa lo hacen buscando comentarios de críticos amorosos, es decir, personas que tienen en mente sus mejores intereses y están dispuestas a decirles la verdad.

3. La introspección no siempre mejora la autoconciencia

También se asume ampliamente que la introspección (examinar las causas de nuestros propios pensamientos, sentimientos y comportamientos) mejora la autoconciencia. Después de todo, ¿qué mejor manera de conocernos a nosotros mismos que reflexionando sobre por qué somos como somos?

Sin embargo, las personas introspectivas son menos conscientes de sí mismas y reportan una peor satisfacción laboral y bienestar.

El problema con la introspección no es que sea categóricamente ineficaz, sino que la mayoría de las personas lo están haciendo incorrectamente. Para entender esto, veamos posiblemente la pregunta introspectiva más común: “¿Por qué?” Preguntamos esto cuando tratamos de entender nuestras emociones, nuestro comportamiento o nuestras actitudes.

Como resultado, “por qué” es una pregunta de autoconciencia sorprendentemente ineficaz. Simplemente no tenemos acceso a muchos de los pensamientos, sentimientos y motivos inconscientes que estamos buscando. Y debido a que hay tantas cosas atrapadas fuera de nuestra conciencia, tendemos a inventar respuestas que se sienten verdaderas pero que a menudo están equivocadas. En consecuencia, el problema de preguntar por qué no es solo qué tan equivocados estamos, sino qué tan seguros estamos de que estamos en lo correcto. La mente humana rara vez opera de manera racional, y nuestros juicios rara vez están libres de prejuicios. Tendemos a saltar sobre cualquier “percepción” que encontremos sin cuestionar su validez o valor, ignoramos la evidencia contradictoria y forzamos nuestros pensamientos a ajustarse a nuestras explicaciones iniciales.

Otra consecuencia negativa de preguntar por qué, es que invita a pensamientos negativos improductivos. Las personas que son muy introspectivas también tienen más probabilidades de quedar atrapadas en patrones reflexivos.

Entonces, si por qué no es la pregunta introspectiva correcta, ¿hay una mejor? Para aumentar la auto-percepción productiva y disminuir la rumia improductiva, debemos preguntar qué, no por qué. Las preguntas sobre “qué” nos ayudan a mantenernos objetivos, centrados en el futuro y capacitados para actuar sobre nuestras nuevas ideas.

En conclusión: los líderes que se centran en desarrollar una autoconciencia interna y externa, que buscan comentarios honestos de críticos amorosos y que preguntan qué, en lugar de por qué, pueden aprender a verse a sí mismos con mayor claridad, y cosechan las muchas recompensas que aumentan el autoconocimiento. Y no importa cuánto avancemos, siempre hay más que aprender. Esa es una de las cosas que hace que el viaje hacia la autoconciencia sea tan emocionante.

Aprende esto y más en nuestro nuevo Curso de Autoconocimiento y Productividad.