Habilidades archivos - Valuexperience
Cuatro habilidades clave para la innovación del mañana en el trabajo

Cuatro habilidades clave para la innovación del mañana en el trabajo

Las nuevas tecnologías, a lo largo de la historia, han exigido grandes cambios de habilidades a las empresas para poder adaptarse. Actualmente el desafío que plantean es el de contratar y desarrollar una nueva generación de trabajadores que usarán la inteligencia artificial, la robótica, la computación cuántica, la impresión 3D y similares.

Pero, antes que las empresas puedan organizar el trabajo y competir por el talento en la era digital, deben identificar sistemáticamente las capacidades actuales para poder innovar y sobrevivir.

La mayoría de las empresas han visto que no pueden simplemente contratar nuevos trabajadores que estén cualificados, ya que supondría un alto coste y no hay suficientes personas con las aptitudes adecuadas. El cambio tecnológico ha propiciado que los cambios sean más rápidos, y, por lo tanto, obliga a las empresas a adaptarse de forma más rápida y eficaz. 

Dado todos los cambios que traerán las nuevas tecnologías, las empresas deben empezar a cultivar cuatro amplias competencias para la innovación del mañana.

1. Omnisciencia:

El talento del mañana debe aspirar a entender todo sobre su empresa, o al menos, más de lo que conocen actualmente. Los empleados deben comprender las conexiones clave, los enlaces entre maquinas físicas y sistemas digitales, y los modelos de negocio actuales y futuros.

Deben conocer los clientes de sus empresas, cómo y cuándo se utilizan los productos y servicios, cómo funcionan los procesos organizacionales y los desafíos y oportunidades.

2. Mentalidad emprendedora:

Aunque pueda parecer obvio, los equipos de innovación necesitaran la actitud emprendedora para tener éxito. Esta no será importante solo para poner límites en el desarrollo de productos, sino que también será imprescindible para los procesos que utilizaran.

3. Bottom-line focus:

Los empleados deben ser hábiles a la hora de pensar en los distintos modelos de negocio, como el diseño e implementación de sistemas. Los trabajadores de una empresa que parecen estar al corriente de los datos también deben ser capaces de averiguar qué significan todos estos datos para el negocio y cómo se pueden monetizar.

4. Inteligencia ética:

Las empresas trabajan con máquinas, estas, aunque están supervisadas por humanos inteligentes, carecen de empatía, y esto puede tener consecuencias para la empresa, el consumidor y la sociedad. Hacer lo correcto, se puede convertir en un gran desafío a medida que los sistemas digitales se vuelvan más complejos. Las personas deben estudiar las elecciones de las maquinas a través de la ética.

Finalmente, cabe destacar que las empresas tradicionales tendrán que experimentar con nuevas estructuras organizativas para poder sacar lo mejor de sus trabajadores, y en ella estará muy presente la transformación digital.

La educación en las empresas

La educación en las empresas

Es por todos conocido, que actualmente, los empleadores se están enfrentando a considerables brechas en las habilidades en todas las partes de sus operaciones, a todos los niveles, y no pueden llenarlas simplemente contratando nuevas personas.

Se trata de un cambio de paradigma en la forma de trabajar, como resultado, las empresas ya no pueden darse el lujo de esperar a que el “sistema” tradicional suministre a los trabajadores las habilidades requeridas por el puesto de trabajo.

Debemos cambiar la forma en que educamos tanto a los estudiantes en edad universitaria como a los estudiantes adultos que ya forman parte de la empresa.

El año pasado, se realizó una encuesta en la que el 93% de los CEOs encuestados por PwC reconoció “la necesidad de cambiar su estrategia para atraer y retener el talento “, un sorprendente 61% reveló que aún no habían tomado ninguna medida para hacerlo. Según una encuesta reciente realizada por Harvard Business Publishing Corporate Learning and Degreed, casi la mitad de los empleados están decepcionados con los programas de aprendizaje y desarrollo de sus empleadores.

¿Qué es lo siguiente para el aprendizaje de los adultos?

Pues bien, la educación se encuentra en medio de la transformación digital.

El aprendizaje online surgió hace más de dos décadas como una categoría de tecnología que permite una gama de modelos de negocio potencialmente disruptivos. Ya no es necesario que los estudiantes se reúnan en una escuela o centro para disfrutar de una experiencia interactiva en tiempo real con un maestro y compañeros. Hoy en día, pueden participar desde cualquier parte del mundo, de una manera más asequible y conveniente.

Una solución interdependiente a la formación. La necesidad de un talento mejor capacitado es clara en las empresas de todo el mundo.

La teoría de la interdependencia y la modularidad nos dice que, en los primeros años de un nuevo paradigma, para tener éxito, los proveedores de productos y servicios deben integrarse en todos los elementos impredecibles y que definen el rendimiento de la cadena de valor.

Actualmente, las empresas compiten por un recurso escaso: personas calificadas para ejecutar tareas de misión crítica.

El desafío de la medición. El mayor desafío para las empresas que desean invertir, en gran medida y de manera sostenible, en capital humano puede ser descubrir qué tipo de personas necesitan.

¿Por qué los empleadores luchan por comprender qué es importante para tener éxito en ciertos puestos? En parte, se debe a que los expertos son muy malos para EXPLICAR lo que saben. Además, pedirles a los mejores empleados de una empresa que escriban una descripción de su trabajo, por ejemplo, o que digan con precisión qué habilidades están realizando al desempeñar su trabajo de manera correcta, no es tan simple como parece, porque los expertos literalmente no lo recuerdan. Son buenos en sus trabajos porque gran parte de su conocimiento ha sido automatizado, por lo que no pueden articular fácilmente qué habilidades son esenciales.

Qué es realmente la autoconciencia y cómo cultivarla

Habilidades

La autoconciencia parece haberse convertido en la última palabra de moda de la administración, y por una buena razón. La investigación sugiere que cuando nos vemos claramente, somos más seguros y más creativos. Tomamos decisiones más sólidas, construimos relaciones más fuertes y nos comunicamos de manera más efectiva. Tenemos menos probabilidades de mentir, engañar y robar. Somos mejores trabajadores que reciben más promociones. Y somos líderes más efectivos con empleados más satisfechos y empresas más rentables.

Aunque la mayoría de las personas creen que son conscientes de sí mismas, la autoconciencia es una cualidad realmente rara. De las investigaciones realizadas al respecto, cabe destacar tres hallazgos:

1.Hay dos tipos de autoconciencia

Durante los últimos 50 años, los investigadores han utilizado diferentes definiciones de autoconciencia. Por ejemplo, algunos lo ven como la capacidad de monitorear nuestro mundo interior, mientras que otros lo etiquetan como un estado temporal de autoconciencia. Otros lo describen como la diferencia entre cómo nos vemos y cómo nos ven los demás.

Si estudiamos los estudios realizados, dos categorías amplias de autoconciencia siguen apareciendo:

  • Autoconciencia interna: representa cuán claramente vemos nuestros propios valores, pasiones, aspiraciones, y cómo se ajustan a nuestro entorno, reacciones e impacto en los demás. La autoconciencia interna está asociada con una mayor satisfacción laboral y de relación, control personal y social y felicidad; y está relacionado negativamente con la ansiedad, el estrés y la depresión.
  • Autoconciencia externa: significa comprender cómo nos ven otras personas, en términos de los mismos factores enumerados anteriormente. Las personas que saben cómo los ven los demás son más hábiles para mostrar empatía y tomar las perspectivas de los demás. Los líderes que se ven a sí mismos como lo hacen sus empleados, tienden a tener una mejor relación con ellos, se sienten más satisfechos con ellos y los ven como más efectivos en general.

Los líderes deben trabajar activamente para verse claramente y obtener retroalimentación para comprender cómo los ven los demás. La conclusión es que la autoconciencia no es una verdad. Es un delicado equilibrio de dos puntos de vista distintos, incluso competitivos.

2. La experiencia y el poder obstaculizan la autoconciencia

Contrariamente a la creencia popular, los estudios han demostrado que las personas no siempre aprenden de la experiencia, que la experiencia no ayuda a las personas a extraer información falsa, y que vernos a nosotros mismos como altamente experimentados puede evitar que hagamos nuestra tarea, buscar evidencia que no confirme y cuestionar nuestras suposiciones.

Y así como la experiencia puede conducir a una falsa sensación de confianza sobre nuestro desempeño, también puede hacernos confiar demasiado en nuestro nivel de autoconocimiento. Del mismo modo, cuanto más poder tenga un líder, más probabilidades tendrá de sobreestimar sus habilidades y capacidades.

Existen dos explicaciones principales para este fenómeno. Primero, en virtud de su nivel, los líderes superiores simplemente tienen menos personas por encima de ellos que pueden proporcionar comentarios sinceros. En segundo lugar, mientras más poder ejerza un líder, las personas menos cómodas estarán para darles una respuesta constructiva, por temor a que perjudique sus carreras. Pero este no tiene que ser el caso. Un análisis mostró que los líderes más exitosos, contrarrestan esta tendencia al buscar comentarios críticos frecuentes (de jefes, compañeros, empleados, su junta, etc.). Se vuelven más conscientes de sí mismos en el proceso y llegan a ser vistos como más efectivos por otros.

Las personas que mejoraron su autoconciencia externa lo hacen buscando comentarios de críticos amorosos, es decir, personas que tienen en mente sus mejores intereses y están dispuestas a decirles la verdad.

3. La introspección no siempre mejora la autoconciencia

También se asume ampliamente que la introspección (examinar las causas de nuestros propios pensamientos, sentimientos y comportamientos) mejora la autoconciencia. Después de todo, ¿qué mejor manera de conocernos a nosotros mismos que reflexionando sobre por qué somos como somos?

Sin embargo, las personas introspectivas son menos conscientes de sí mismas y reportan una peor satisfacción laboral y bienestar.

El problema con la introspección no es que sea categóricamente ineficaz, sino que la mayoría de las personas lo están haciendo incorrectamente. Para entender esto, veamos posiblemente la pregunta introspectiva más común: “¿Por qué?” Preguntamos esto cuando tratamos de entender nuestras emociones, nuestro comportamiento o nuestras actitudes.

Como resultado, “por qué” es una pregunta de autoconciencia sorprendentemente ineficaz. Simplemente no tenemos acceso a muchos de los pensamientos, sentimientos y motivos inconscientes que estamos buscando. Y debido a que hay tantas cosas atrapadas fuera de nuestra conciencia, tendemos a inventar respuestas que se sienten verdaderas pero que a menudo están equivocadas. En consecuencia, el problema de preguntar por qué no es solo qué tan equivocados estamos, sino qué tan seguros estamos de que estamos en lo correcto. La mente humana rara vez opera de manera racional, y nuestros juicios rara vez están libres de prejuicios. Tendemos a saltar sobre cualquier “percepción” que encontremos sin cuestionar su validez o valor, ignoramos la evidencia contradictoria y forzamos nuestros pensamientos a ajustarse a nuestras explicaciones iniciales.

Otra consecuencia negativa de preguntar por qué, es que invita a pensamientos negativos improductivos. Las personas que son muy introspectivas también tienen más probabilidades de quedar atrapadas en patrones reflexivos.

Entonces, si por qué no es la pregunta introspectiva correcta, ¿hay una mejor? Para aumentar la auto-percepción productiva y disminuir la rumia improductiva, debemos preguntar qué, no por qué. Las preguntas sobre “qué” nos ayudan a mantenernos objetivos, centrados en el futuro y capacitados para actuar sobre nuestras nuevas ideas.

En conclusión: los líderes que se centran en desarrollar una autoconciencia interna y externa, que buscan comentarios honestos de críticos amorosos y que preguntan qué, en lugar de por qué, pueden aprender a verse a sí mismos con mayor claridad, y cosechan las muchas recompensas que aumentan el autoconocimiento. Y no importa cuánto avancemos, siempre hay más que aprender. Esa es una de las cosas que hace que el viaje hacia la autoconciencia sea tan emocionante.

Aprende esto y más en nuestro nuevo Curso de Autoconocimiento y Productividad.

Sé consciente de tu entorno y adáptate

Habilidades

Llegamos al final de esta etapa introductoria en el que como habrás podido observar hemos centrado nuestra atención en ti y en tu energía. Generalmente cuando hablamos de tiempo, el foco de nuestra atención este puesto en el afuera, en las tareas y el número de ellas que debemos gestionar, y no hacemos una lectura sobre nuestra energía.

Esta etapa ha estado formada por la creación de estos 8 post:

Estos, son una pequeña introducción al curso que hemos desarrollado: Gestiona tu energía y no tu tiempo.

En el cual encontrarás, 20 módulos, donde en cada uno de ellos se abordan diferentes puntos y situaciones vitales que gestionar y cómo hacerlo. Descubrirás más puntos, más conceptos, más tips, más actividades… y un feedback personalizado a lo largo del mismo.

Por eso desarrollamos este curso porque en este mundo de tanta información y vorágine en el que estamos inmersos y que hemos creado nosotros cada vez más nos hemos olvidado de que el protagonista de nuestra vida somos nosotros. Sin un yo que este equilibrado, que logre gestionar su propia energía (física, emocional y espiritual) para realizar las tareas en las que estamos inmersos, es muy difícil casi imposible que aquello que hagamos lo hagamos de manera óptima.

 Una actitud disciplinada para encontrar modos de recuperar la energia es uno de los mejores favores que podemos hacernos si queremos sentirnos bien. ¿Y cómo podemos hacerlo? A lo largo del curso trabajaremos básicamente, desde las cuatro perspectivas que nos ayudan a ganar en nuestro rendimiento:

• el cuerpo (sostenibilidad)

• las emociones (seguridad)

• la mente (auto-expresión)

• el espíritu (significado)

Para ello, el propósito es muy importante al representar una intención específica, un curso de acción, y un objetivo hacia el cual nos apuntamos. Estamos entrenados a través de nuestra educación para acumular conocimientos, construir habilidades, y buscar una carrera. Rara vez nos enseñan cómo, práctica e intencionalmente, desarrollar un sentido de propósito.

La necesidad de propósito es única para los seres humanos. Somos la única especie que tiene hambre de significado y es capaz de reflexionar sobre por qué estamos aquí. Podemos encontrar propósito en muchas actividades, desde ganarnos la vida, hasta hacer nuestro trabajo con excelencia, criar a nuestros hijos, expresarnos creativamente. Agregar valor a otros genera otro nivel de significado a nuestra tarea. Cuanto más contribuimos, más valiosos y conectados a otros sentimos.

Para alimentar la energía espiritual, una organización debe definir un conjunto de valores compartidos y un propósito más allá de su rentabilidad continua. Eso comienza con hacer las mismas preguntas sobre sí mismo que planteamos a las personas: “¿Quién eres tú?” (¿Qué representas?) Y “¿Qué es lo que realmente quieres?” (¿Cuál es tu propósito?) La mayoría de las grandes organizaciones asumen debidamente esta tarea, pero a menudo sin mucho entusiasmo o compromiso.

Hay veces que el mensaje del propósito de la organización dista mucho de su cultura y realidad cotidiana, y cuando la organización vive estas incoherencias, esto redunda directamente en el compromiso y, motivación de los empleados. Esa desconexión entre lo que la empresa dice que representa y realmente representa afectan de manera directa el compromiso y la productividad.

Esperamos que hayas podido disfrutar, conocer y aprender más sobre tu energía y aprender a gestionarla por encima del tiempo. Por ello, te recordamos que esto es solo una pequeña introducción al curso, el cual esperamos que quieras apuntarte y seguir aprendiendo: Gestiona tu energía y no tu tiempo.

Para finalizar, nos despedimos con dos actividades:

· Traemos más energía a las actividades que más disfrutamos. ¿Qué te gusta hacer? Piensa en una época en la que estabas haciendo algo que te hacía sentir más plenamente vivo o que te pareció tan bueno que perdiste la noción del tiempo. Escriba con el mayor detalle posible cada aspecto de esta experiencia. ¿Lo estaba haciendo solo o en colaboración con otros? ¿Dónde estabas, y el medio ambiente marcó la diferencia? ¿Qué fue lo que más te entusiasmó? ¿Qué lecciones de esta experiencia puede aplicar a tu trabajo diario?

· ¿Qué acción específica puede realizar en tu trabajo para servir a un propósito más allá de su autointerés inmediato? Incluso si no puedes cambiar la organización para la que trabajas, ¿puedes comportarte cada día de maneras que estés más alineado con tus propios valores y propósito? Si eres un líder, ¿puedes articular un propósito que es inspirador y convincente para aquellos que lideras?

¿Quieres reducir el estrés y la ansiedad en solo 12 minutos?

Habilidades

El estrés y la ansiedad son dos de los principales problemas, generando un malestar psicológico que puede llevar a producir problemas personales y laborales, como bajo rendimiento y motivación, mal ambiente en el trabajo o bajas laborales.

La bondad amorosa es una técnica que te permitirá reducir el estrés y la ansiedad en tu día a día en tal solo unos minutos.

¿Cómo? Lo único que tienes que hacer es dedicar 10-12 minutos al día a desearle felicidad silenciosamente (sin necesidad de decirlo en voz alta) a las personas que te rodean, ya sean conocidos o extraños.

¿Qué consigues? Investigaciones realizadas al respecto han demostrado que desear felicidad silenciosamente a las personas con las que nos cruzamos te permitirá:

  • Disminuir los niveles de ansiedad
  • Mejorar el estado de ánimo
  • Generar mayores niveles de felicidad

Pero, ¿por qué funciona?

Todo está relacionado con la necesidad del ser humano de vivir en sociedad, de estar conectados con los demás y vivir con bondad. Algo que, a pesar de que es muy necesario para todos nosotros, a menudo olvidamos, centrándonos demasiado en nosotros mismos.

Utilizando esta técnica somos capaces de cambiar ese punto de vista, y pasar del yo al nosotros, reconociendo que todos queremos ser felices, que todos queremos lo mismo.

Aunque pueda parecernos extraño, nuestra mentalidad cambia lo que somos y con ello, podemos llegar a cambiar la situación en la que nos encontramos.

Recuerda: Practicar esta técnica a diario, especialmente durante los momentos frustrantes, te ayudará a mejorar tus niveles de estrés y ansiedad, ayudándote a sentirte más feliz.

La felicidad y productividad son resultado de un mayor autoconocimiento, consiguiendo así el bienestar. Si quieres aprender más sobre cómo conseguirlas apúntate a nuestro nuevo Curso de Autoconocimiento y Productividad.

10 pasos para dominar el Storytelling: cautiva a tu audiencia

Habilidades

Una buena historia puede transmitir un mensaje, entretener o encender un incendio dentro de tu audiencia. Nos encantan las historias. Como un profesional del turismo, creamos experiencias, que a su vez se convierten en historias.

Mucha gente piensa que el arte de contar historias es algo difícil y complejo, y que está reservado solo para ciertas personas que poseen determinadas habilidades dentro de la sociedad. Eso no podría estar más lejos de la verdad. Las habilidades necesarias para contar una historia se pueden adquirir a través de la práctica y con el conjunto de herramientas adecuadas todos pueden convertirse en un narrador maestro.

Ya sea que estés intentando atraer nuevos clientes o comprometer a tus clientes actuales, contar con una narración de calidad es el camino a seguir. Esto va más allá de las palabras, abarca fotografías y videos: los principios siguen siendo los mismos.

Tus clientes compartirán las historias de sus experiencias durante sus tours y actividades. Y, por más que tú seas parte de la creación de la experiencia de la gira, también debes ser el que cuente la historia. Después de todo es tú historia.

1. Conoce a tu audiencia

Este primer paso es crucial y determinará cuánto tiempo debe durar la historia y qué lenguaje deberías usar. Antes de comenzar tu historia, dedica 5 minutos a pensar a quién va dirigida tu historia.

¿A quién le estás hablando? ¿Millennials o baby boomers? ¿Están buscando una experiencia de lujo o una económica? ¿Necesitas un tono más profesional o funcionará mejor si te manejas de modo más amigable? ¿Esto será publicado como una publicación de blog, en Facebook u otra plataforma?

Estos son aspectos muy importantes para considerar porque te ayudará a alcanzar el tono correcto y lograr los mejores efectos con tu audiencia.

2. Preocúpate por tu audiencia

Ya sea emocional, intelectual o estéticamente, necesitas demostrar interés por tu audiencia. Esto es importante en nuestro mundo donde las personas pasan por encima las publicaciones y hojean el contenido.

¿Por qué deberían estar interesados ​​en la historia? ¿Cómo esto puede ser relevante para la audiencia? Es fundamental dejar esto en claro cuando elabore la historia, porque si no lo tiene claro, no lo tendrá claro para el lector.

Consejo: Escríbalo en un post y pégalo en tu escritorio para recordar porqué es importante esta historia.

3. Establece la escena

Experimentamos el mundo a través de nuestros sentidos y, por lo tanto, si desea capturar completamente a su audiencia, debes involucrar los tuyos. Por lo tanto, establece la escena y proporciona a tu audiencia un contexto para la historia.

¿Dónde comenzó la historia? ¿A qué olía el aire? ¿Olía como piñas en el borde de un bosque? ¿O como el mar en la playa? ¿Dónde comienza la aventura?

Al captar los sentidos de tu audiencia y configurar la escena, lograrás una experiencia más inmersiva y profunda para tus lectores.

4. Sé creativo con la cronología

A veces puedes elegir lanzar al lector directamente en medio de toda la acción, o al final de la historia para llamar su atención. También es una de las maneras más fáciles de despertar curiosidad, suspenso y tensión en tú historia. Como el lector no sabe lo que está sucediendo, continuarán leyendo para resolver las piezas faltantes del rompecabezas. Sin embargo, ten en cuenta que la gente no quiere jugar a Sherlock Holmes en su iPhone, así que no hagas de tu historia el nuevo Cubo de Rubik.

5. Conoce tu Punchline (remate)

¿Cuál es el propósito de contar la historia? No olvides que, aunque estés haciendo esto para vender un producto o servicio con el tiempo, no debería sentirse así para la audiencia. La historia puede ser divertida, significativa, emocional o una mezcla de estas, o algo completamente diferente. Por lo tanto, sé creativo, pero no olvides hacerlo siempre relevante e interesante.

6. Involucra a tu audiencia

Borra el límite entre tú lector y tu historia. Involúcralos con una pregunta (o dos) y colócalos en el centro de la historia. De esta manera, creas una experiencia de primera mano de la narrativa, encendiendo el deseo de que el lector tenga esa experiencia en la vida real.

7. Usa la tensión

¿Alguna vez leíste un libro que fue tan intenso y atrapante que simplemente te lo devoraste en un día olvidando por completo del tiempo y espacio? Esto es lo que estás tratando de lograr con tu historia. Esto se refiere a que seas super descriptivo al hablar sobre los momentos importantes en tu historia.

Si estás contando la historia en primera persona, tal vez cuando compartas tú primera experiencia de rafting en aguas bravas, esto implicará que seas expresivo y te muestres entusiasmado con la historia que estás contando, de este modo las emociones se transmiten también con tu mensaje.

8. Termina con una gran final.

A menos que la historia continúe e intencionalmente estés generando suspenso, debería haber un cierre en la historia. Cualquier argumento que hayas construido debe estar terminado sin dejar preguntas colgando en el aire.

Agrega magia a tu historia dejando a tu público con una sensación de asombro, el tipo de sensación que tiene cuando abandona el cine después de una gran película. Puedes hacer esto dejándoles una “gran pregunta” sobre la humanidad o algo similar para reflexionar cuando regresan a su hotel.

9. Que no te limiten las palabras

Una imagen vale más que mil palabras y videos. Ellos pueden apoyar tus historias escritas y viceversa. Esto también significa que puedes crear nuevas palabras, siempre que tengan sentido y que su significado esté bien explicado a la audiencia.

A través de esto, no solo sorprenderás y entretendrás a tu audiencia, sino que también puedes construir tu marca usando palabras y frases ingeniosas, incluso convirtiéndolas en hashtags únicos para promover tu negocio de turismo.

10. Disfruta del proceso.

Por mucho que disfrutes creando la experiencia, también deberías disfrutar reviviendo la experiencia mediante tus historias. Piénsalo de esta manera: la aventura que brindas puede vivir para siempre y puede ser disfrutada de manera indirecta por todos los que te escuchen.

Todas estas claves y más podrás encontrarlas en el Curso de Storytelling. Únete y conviértete en un gran orador.