Comunicación archivos - Página 2 de 4 - Valuexperience

¿Quieres ser un gran narrador? Primero, rompe con estos hábitos

Habilidades

La historia que decides contar importa tanto como la forma en que decides contarla.

Has escuchado docenas de veces que es más probable que atraigas a tu audiencia cuando cuentas una historia en tu presentación. Una historia poderosa y relevante puede impulsar a las personas e inspirar acción. Pero las grandes historias también se pueden contar mal. Aquí hay algunas trampas que deberá evitar para asegurarse de no sabotear su propia narración.

Mal hábito nº1: DAR DEMASIADA INFORMACIÓN DE FONDO

Tu audiencia no entenderá tu historia sin al menos alguna información de fondo. Pero eso no significa que necesiten saber cada pequeña cosa, así que descarta la gran conclusión. En su lugar, prepara la escena para tu audiencia de la manera más concisa posible, diciéndoles solo lo que necesitan saber para comprender su mensaje clave.

Mal hábito nº2: DECIR, NO MOSTRAR

Probablemente hayas escuchado la frase “Mostrar, no contar”. Este clásico consejo para la escritura de ficción también se aplica a la narración para oradores públicos. Nadie quiere escucharte decir hechos durante media hora: quieren acción y diálogo.

Mal hábito nº3: TOMAR DEMASIADO TIEMPO

Los seres humanos tienen una capacidad de atención corta, de solo unos segundos, antes de perder el foco. Si tu historia es demasiado extensa, corres el riesgo de perder la atención de tu audiencia. ¿Pero cuánto tiempo es demasiado largo? Piensa en ello como un reloj de tiro de baloncesto, que les da a los jugadores solo 24 segundos para que la pelota entre en la canasta y mantener el juego en movimiento. Luego aplica esa lógica a la narración de cuentos.

Sé que suena breve, pero una duración ideal es entre 1:30 y 1:45. Eso es todo lo que realmente necesitas para obtener una buena anécdota antes de pasar a la siguiente parte de tu mensaje. Cuando empieces a acercarte a esa marca de dos minutos, debes comenzar a terminar tu narrativa. En contextos de hablar en público, de todos modos, la narración efectiva es una narración breve.

Mal hábito nº4: NO INCLUIR NINGÚN DIÁLOGO

Necesitas diálogo para dar vida a una historia. El fragmento de diálogo puede ser el clímax de la anécdota, uniendo las partes de la historia y haciéndola efectiva.

Mal hábito nº5: LLEVAR A TU AUDIENCIA A TRAVÉS DE DESVÍOS INNECESARIOS

No salgas en tangentes cuando estés construyendo la acción de tu historia. No querrás perder el impulso y confundir a tu audiencia discutiendo algo que no contribuya a tu punto principal.

Estás contando una historia para que tu presentación sea atractiva, lo que significa que la forma en que la cuentas es tan importante como lo que implica la narración. Evita estas trampas, y no solo contarás mejores historias, maximizarás el impacto de tu mensaje general e incluso dejarás a tu audiencia con ganas de más.

Si quieres mejorar tus habilidades de narración no puedes perderte nuestro nuevo Curso de Storytelling.

Como gestionar los equipos virtuales. 1ª Entrega

Colaboración

Los equipos dispersos pueden superar a los grupos centralizados. Para tener éxito, sin embargo, es necesaria una colaboración virtual que debe gestionarse de maneras específicas.

Los equipos son los bloques de construcción típicos de una organización: proporcionan a las empresas los medios para combinar las diversas habilidades, talentos y perspectivas de un grupo de individuos para lograr los objetivos corporativos. En el pasado, los gerentes solían colocar a los miembros del equipo en función de los altos niveles de interdependencias que son inherentes al trabajo en grupo. Sin embargo, cada vez más compañías están empezando a organizar proyectos a distancia, con equipos formados por personas que están ubicadas geográficamente dispersas, de diferentes orígenes culturales, que hablan diferentes idiomas y con diferentes sistemas de valores.

La dispersión en los equipos ha sido considerada como el hecho de que los miembros de este no se reúnan nunca en persona. Pero la dispersión no es solo una cuestión de grado; también es una cuestión de estilo. La mayoría de los equipos están dispersos en algún nivel. Pueden estar separados espacialmente (desde “a lo largo de la sala” hasta “dispersos en todo el mundo”), separados temporalmente (que abarcan diferentes zonas horarias), desiguales desde el punto de vista de la configuración (por ejemplo, cinco miembros en una ubicación y dos en otra) y culturalmente diversos. E incluso los grados más pequeños de dispersión, como trabajar en diferentes pisos en el mismo edificio, pueden afectar en gran medida a la calidad de la colaboración.

Los equipos virtuales ofrecen enormes oportunidades a pesar de sus mayores desafíos gerenciales. De hecho, con los procesos apropiados implementados, los equipos dispersos pueden superar significativamente a sus contrapartes no dispersas.

Las dos caras de la dispersión

El nivel de dispersión de un equipo no está predeterminado ni es fijo; más bien, es un parámetro de diseño organizativo que las empresas pueden establecer y ajustar. Al tomar tales decisiones, los líderes deben tomar en consideración las diferentes ventajas y desventajas de la separación.

No es sorprendente que la colaboración a distancia es más difícil que en un entorno de ubicación. Los problemas potenciales incluyen dificultades en la comunicación y coordinación, confianza reducida y una mayor incapacidad para establecer un terreno común. En contraste, la proximidad tiende a promover una comunicación más frecuente y el desarrollo de relaciones interpersonales más cercanas y positivas.

De hecho, la presencia física regular de los compañeros de trabajo mejora los sentimientos de familiaridad y cariño de las personas, y las frecuentes interacciones informales sirven para fortalecer los lazos sociales. Por el contrario, la distancia física disminuye la cercanía y la afinidad, lo que conduce a un mayor potencial de conflicto. La distancia también conlleva otros problemas, como que los miembros del equipo tengan que negociar múltiples zonas horarias y les exijan que reorganicen sus días laborales para adaptarse a los horarios de otros. En tales situaciones, puede surgir la frustración y la confusión, especialmente si los compañeros de trabajo no están disponibles regularmente para discutir o aclarar los problemas relacionados con la tarea.

Por otro lado, la dispersión tiene potencialmente ventajas sustanciales. Primero, para llevar a cabo actividades cada vez más complejas, como la investigación y el desarrollo, las compañías tienden a agrupar sus competencias en diferentes centros de excelencia, que a menudo están dispersos geográficamente, aunque forman parte de una empresa internacional. Dentro de cada uno de estos centros de competencia, la profundidad de la experiencia tiende a ser muy fuerte, mientras que la diversidad de los antecedentes funcionales es relativamente débil debido a la especialización. Los gerentes pueden aprovechar esta estructura organizativa reuniendo empleados de diferentes ubicaciones en dichas redes para crear un equipo que pueda integrar de manera óptima los diferentes grupos de expertos para realizar una tarea en particular.

En segundo lugar, las empresas pueden aprovechar la mayor heterogeneidad que es inherente a la naturaleza de los equipos dispersos. Los equipos virtuales tienden a incorporar niveles más altos de diversidad estructural y demográfica que los equipos situados, y ambos tipos de diversidad pueden ser altamente beneficiosos. La diversidad estructural es una consecuencia directa de tener miembros de equipos de múltiples ubicaciones asociadas con diferentes unidades de negocios e informes a diferentes gerentes y puede ser muy valiosa para los equipos, ya que expone a los miembros a fuentes heterogéneas de experiencia laboral, comentarios y oportunidades para establecer contactos. Además, los miembros de los equipos virtuales a menudo tienen diversas nacionalidades. Si bien esa diversidad puede complicar la dinámica del equipo, también puede mejorar la capacidad general de resolución de problemas del grupo al aportar más puntos de ventaja para un proyecto en particular.

Rendimiento de los equipos dispersos vs. situados

Estudios realizados al respecto han encontrado que la dispersión perjudica el rendimiento. A menudo, los equipos dispersos no realizan procesos importantes de manera efectiva y, por lo tanto, no pueden realizar su potencial. Pero dado el hecho de que los equipos virtuales se han convertido en una realidad cada vez mayor para muchas compañías, los líderes deben comprender cómo maximizar los beneficios de la dispersión y minimizar sus desventajas.

Debemos preguntarnos entonces:

  • ¿Cuándo los equipos virtuales superan a los situados?
  • ¿Cómo deben las empresas gestionar equipos dispersos?

Los impulsores clave del desempeño son ciertos procesos cruciales de equipo que, por ejemplo, ayudan a coordinar el trabajo y facilitan la comunicación entre los miembros. De hecho, encontramos que los equipos virtuales con tales procesos pueden superar a sus contrapartes situadas.

En general, los procesos de equipo se pueden clasificar en dos categorías:

  • Relacionadas con la tarea, incluidas aquellas que ayudan a garantizar que cada miembro contribuya plenamente.
  • Socioemocional, incluidos aquellos que aumentan la cohesión del grupo.

Los procesos que están directamente relacionados con la tarea son los más críticos para el desempeño de los equipos dispersos. Específicamente, los equipos virtuales que tienen procesos que aumentan los niveles de apoyo mutuo, esfuerzo de los miembros, coordinación del trabajo, balance de contribuciones de los miembros y comunicaciones relacionadas con las tareas superan consistentemente a otros equipos con niveles más bajos. Además, los equipos dispersos con altos niveles de procesos relacionados con las tareas son capaces de superar a los equipos situados con niveles similares de esos mismos procesos a pesar de la separación física de sus miembros. En otras palabras, el efecto general de la dispersión no es necesariamente perjudicial, sino que depende de la calidad de los procesos relacionados con las tareas de un equipo. Dicho esto, la dispersión conlleva riesgos significativos: los equipos con procesos deficientes relacionados con tareas sufren mucho con una mayor dispersión.

Más allá de los procesos relacionados con tareas, las organizaciones también deben garantizar que los miembros del equipo se comprometan con los objetivos generales del grupo, se identifiquen con el equipo y apoyen activamente el espíritu de equipo. En otras palabras, los procesos socioemocionales también son importantes. Especialmente en equipos con miembros físicamente dispersos, las diferencias interpersonales son una mayor amenaza para la estabilidad social del equipo debido a la mayor dificultad para resolver conflictos a través de las fronteras geográficas.

Aprende más sobre cómo gestionar a tus equipos, dispersos o situados, en la Era Digital con el Curso de Equipos 4.0.

4 razones por las que el Storytelling debería ser la habilidad número uno a perfeccionar

Habilidades

Todos recuerdan una buena historia. Ya sea que la hayan escuchado en la radio, la hayan leído en un periódico o la hayan visto en vivo en la televisión, las buenas historias tienden a quedarse con nosotros, independientemente del tema en cuestión.

Sin embargo, una historia por sí sola no puede llegar tan lejos. Una buena historia puede ser más efectiva cuando la cuenta un gran narrador. Los narradores efectivos tienen la capacidad de capturar a su audiencia, guiarlos en cualquier dirección necesaria y dejar a los oyentes o lectores con nuevos conocimientos para que puedan absorber un valor que pueden llevar consigo por el resto de sus vidas. Pero, ¿cómo impacta la narración?

El Storytelling es común en la mayoría de las formas de comunicación. Lo vemos en programas de televisión, películas, libros, artículos periodísticos, obras de teatro, etc. Sin embargo, es algo que a menudo se deja atrás en algunas de nuestras prácticas cotidianas. La narración de historias se puede usar en discursos, presentaciones, talleres e incluso en reuniones de junta. Ha sido una de las habilidades más útiles para los humanos desde el inicio de la comunicación, así que es fundamental no dejarla atrás.

Entonces, ¿por qué la narración de historias debe estar en la cima de tu lista de habilidades para este año?

Aprende a encontrar y capturar a tu público objetivo

El Storytelling o ‘arte de narrar historias’ es una habilidad. Al igual que aprender un instrumento musical, debe enseñarse y practicarse antes de que puedas comenzar a usarla en tu vida profesional. Además, aprender a ser un narrador efectivo conlleva una serie de beneficios. Uno de ellos es la capacidad de medir, encontrar y capturar al público objetivo y conectarlos para comprender los valores fundamentales de tu marca.

Saber quién es tu audiencia te ayudará beneficiar a tu empresa. Puedes configurar tus estrategias de marketing, campañas de relaciones públicas e incluso tu gama de productos/servicios en torno a esta información y comenzar a llegar a tu verdadero ‘target’ u objetivo de mercado. Pero ¿cómo se puede usar la narración para lograr esto?

Se dice que se debe comenzar con lo que sabes, pero nosotros decimos “comienza con lo que todos saben“. Crear contenido con el que tu audiencia pueda resonar y conectarse es un aspecto clave de la narración de historias y hará que tu contenido se destaque del resto. Recuerda esos rasgos comunes que todos compartimos y construye tu historia en torno a eso.

Mejora el compromiso

¿Cuántas veces has pronunciado un discurso o una presentación ante un gran grupo de personas y has tenido la desafortunada experiencia de ver a los que están frente a ti desconectar por completo y comenzar a mirar más allá de ti?

Mantener a tu audiencia activa y comprometida es una habilidad que viene con la experiencia. Sin embargo, el storytelling puede proporcionarte el impulso de carisma necesario para captar la atención de tus compañeros. Conéctalos con tu oración inicial, mantén su atención en las secciones más importantes y termina con un final revelador que los dejará asombrados. Déjalos con una impresión duradera de ti y de tu arduo trabajo.

A los clientes les encanta escuchar tu historia

Construir el compromiso y las relaciones con los clientes depende de la confianza. ¿Por qué alguien debería ser fiel a tu marca? La narración de historias puede ser un aspecto imperativo de esto. A las personas les resulta más fácil conectarse con una marca que muestra alguna forma de vulnerabilidad en su apariencia. Quieren creer que está abierta a la colaboración y que realmente se preocupa por su clientela.

Muchas de las marcas más grandes del mundo emplean narradores profesionales para ayudar en sus campañas publicitarias y para promover su imagen pública. Elaboran narraciones inteligentes, estimulantes y emocionales, basadas en su público objetivo, para lograr la respuesta más efectiva y realmente resonar con su base de clientes.

Todos tenemos un anuncio favorito. Los recordamos por nuestro apego emocional a ellos. Esto muestra el efecto que la narración de historias puede tener en aquellos con quienes intentas interactuar. Permite que tus clientes tengan una idea de quién eres al contar grandes historias sobre su marca.

En el Curso de Storytelling podrás formarte para convertirte en el gran narrador que tu empresa necesita.

¿Cómo contar una gran historia?

Habilidades

Contamos historias a nuestros compañeros de trabajo y colegas todo el tiempo: para persuadir a alguien para que apoye nuestro proyecto, para explicarle a un empleado cómo podría mejorar o para inspirar a un equipo que enfrenta desafíos. Es una habilidad esencial, pero ¿qué hace que una historia sea convincente en un contexto empresarial? ¿Y cómo puedes mejorar tu habilidad para contar historias que te convenzan?

Lo que dicen los expertos

En nuestra era saturada de información, los líderes empresariales no serán escuchados a menos que cuenten historias. Los hechos y las cifras y todas las cosas racionales que creemos que son importantes en el mundo de los negocios en realidad no se nos quedan en la cabeza. Pero las historias crean recuerdos “pegajosos” al unir las emociones a las cosas que suceden.

Eso significa que los líderes que pueden crear y compartir buenas historias tienen una poderosa ventaja sobre los demás. Y afortunadamente, todos tienen la capacidad de convertirse en mejores narradores. Estamos programados a través de nuestra biología evolutiva para ser consumidores y creadores de historias.

Ciertamente se puede enseñar y aprender. ¿Cómo usar la narración para tu beneficio?

Comienza con un mensaje

Cada ejercicio de narración de historias debe comenzar preguntando: ¿Quién es mi audiencia y cuál es el mensaje que quiero compartir con ellos? Cada decisión sobre tu historia debe fluir de esas preguntas.

Los líderes deben preguntar: ¿Cuál es la moraleja central que estoy tratando de implantar en mi equipo? y ¿Cómo puedo reducir eso a una sola declaración convincente? Acomódate en tu mensaje final; entonces podrás encontrar la mejor manera de ilustrarlo.

Mina tus propias experiencias

Los mejores narradores buscan sus propios recuerdos y experiencias de vida para ilustrar su mensaje. ¿Qué eventos en tu vida te hacen creer en la idea que estás tratando de compartir? Piensa en un momento en el que tus propios fracasos condujeron al éxito en tu carrera, o una lección que un padre o mentor impartió. Cualquiera de estas cosas puede ser un punto de entrada emocional interesante para una historia. Puede haber una tendencia a no querer compartir detalles personales en el trabajo, pero las anécdotas que ilustran la lucha, el fracaso y las barreras superadas son las que hacen que los líderes parezcan auténticos y accesibles.

No te hagas el héroe

Dicho esto, no te conviertas en la estrella de tu propia historia. Puedes ser una figura central, pero el enfoque principal debe estar en las personas que conoces, las lecciones que has aprendido o los eventos que has presenciado. Y siempre que sea posible, debes esforzarte por hacer del público o de los empleados el héroe. Aumenta su compromiso y disposición para aceptar su mensaje. Cuanto más celebres tus propias decisiones, menos probable será que tu audiencia se conecte contigo y con tu mensaje.

Destacar una lucha

Una historia sin desafío simplemente no es muy interesante. Los buenos narradores entienden que una historia necesita conflicto. No tengas miedo de sugerir que el camino será difícil.

Mantenlo simple

No todas las historias que cuentas tienen que ser una epopeya sorprendente e innovadora. Algunas de las historias más exitosas y memorables son relativamente simples y directas. No permitas que detalles innecesarios resten valor a tu mensaje principal. Trabaja desde el principio de que “menos es más”. No le digas a tu audiencia qué día de la semana fue, por ejemplo, o qué zapatos usabas si no avanza la historia de una manera ingeniosa. Pero transportar a su audiencia con algunos detalles interesantes y bien ubicados, cómo te sentiste, la expresión de una cara, los humildes comienzos de una compañía ahora excelente, puede ayudar a sumergir a sus oyentes y transmitir su mensaje a casa.

La práctica hace la perfección

La narración de historias es una “forma de arte real” que requiere un esfuerzo repetido para hacerlo bien. Practica con amigos, seres queridos y colegas de confianza para perfeccionar tu mensaje y conseguir la historia más efectiva y eficiente. Y recuerda que las recompensas pueden ser inmensas.

Principios para recordar

¿Qué hacer?

  • Considera a tu audiencia: elige un marco y detalles que resuenen mejor con tus oyentes.
  • Identifica la moraleja o el mensaje que deseas transmitir.
  • Encuentra inspiración en tus experiencias de vida.

¿Qué no hacer?

  • Suponer que no tienes habilidades para contar historias: todos lo tenemos en nosotros para contar historias memorables.
  • Darse el papel protagonista.
  • Abrumar tu historia con detalles innecesarios.

¿Quieres aprender más? Apúntate a nuestro nuevo Curso de Storytelling y descubre todas las claves para contar grandes historias. ¿Te lo vas a perder?

Cómo contar una historia que comprometa, y no aburra, a tu audiencia

Habilidades

Eres un narrador de cuentos, ya sea que lo pienses o no de esa manera. ¿Pero eres uno bueno? Más tarde, hoy o mañana, contarás una historia a los miembros del equipo, a los clientes o a tu supervisor.

Aquí te presentamos 7 reglas cruciales para garantizar que las historias que cuentes en un entorno empresarial atraigan a tu público.

  • Ser breve. Sentir que una ola de somnolencia se apodera de ti mientras el interlocutor sigue sonando en cada detalle que él o ella encuentra infinitamente fascinante te lleva a pensar que esa persona se preocupa más por transmitir información que por conectarse con otro ser humano. No seas ese tipo de orador. Para eso desafíate y dirígete al punto con el menor cantidad de detalles posibles. “La brevedad es el alma del ingenio”, dice Polonio en Hamlet de Shakespeare. La brevedad es también el alma de ser un narrador de historias que otros estarán encantados de escuchar.
  • Una historia tiene un inicio, una introducción y un final. El cineasta Jean-Luc Godard dijo una vez: “Una historia debe tener un comienzo, un punto medio y un final, pero no necesariamente en ese orden”. Está bien si eres un artista de vanguardia que quiere cautivar a un pequeño grupo de personas y maltratar a todos los demás. Sin embargo, para una historia en un entorno empresarial, el orden tradicional de eventos funciona mejor.
  • Ten un punto.Cuando estás contando pequeñas historias, aquí tienes una buena idea. Tener un punto, ¡Lo hace mucho más interesante para el oyente! Para una audiencia de negocios, el objetivo de una historia generalmente es incitar una acción, como comprar un producto o servicio, adoptar una nueva estrategia o contratar o promover a un empleado. Cada momento de tu historia debe ser dirigido hacia ese fin.
  • Agrega a tu lista de tareas pendientes “Convertirme en un mejor narrador de historias”.El hecho de que hayas leído hasta aquí significa que deseas mejorar tu narración.
  • Para mantenerte actualizado en tu campo, puedes leer libros y blogs, ver vídeos, vincularte con colegas y asistir a reuniones. ¿Por qué no agregar “Convertirme en un mejor narrador de historias” a tu lista semanal de tareas? Una búsqueda en Google de “Los mejores narradores de hoy” ofrece una lista diversa de podcasts, artículos y videos de fuentes respetables. Leer, mirar o escuchar solo uno de estos a la semana durante los próximos meses será muy gratificante si actúas de acuerdo con los consejos que recibes.
  • Encuentra buenos modelos de roles.Si las sugerencias anteriores implican demasiado trabajo, al menos haz lo siguiente: durante la próxima semana, presta mucha atención a cada historia que alguien te cuente. ¿Qué te gusta y qué te apaga? ¿Cómo te sientes durante cada historia?
  • Una historia es una emoción envuelta en una idea.Robert McKee, el mejor maestro del arte para contar historias en el mundo, dice que una historia es una emoción envuelta en una idea. Si olvidas esto, un fenómeno perturbador puede observarse en la audiencia: la gente comienza a dormirse.
  • Practica en frente de los niños.No hay mejor manera de aprender a involucrar a una audiencia diversa con un período de atención corto que hablar con los niños. Tienes que usar todo tu cuerpo, una variedad de expresiones faciales y una variedad de tonos de voz para mantener a los jóvenes involucrados. Lo mismo es para las audiencias de negocios. Los niños te informarán de inmediato si algo no está funcionando. Son honestos. Como tales, son la audiencia perfecta para ayudarte a desarrollar habilidades efectivas para contar historias.C

Ser un buen narrador es un componente esencial para liderar bien. Lo menos que tú público puede esperar es que no los pongas a dormir. Pero puedes ir más allá de eso y aprender a contar bien una historia conmovedora, una que entretendrá, iluminará y, en última instancia, hará que las personas actúen.

¿Quieres aprender más? En el Curso de Storytelling aprenderás todas las claves del arte de contar historias.

5 consejos para contar historias que cautiven a tu público

Habilidades
Businessman shouting on the top of the mountain.

Todos hemos experimentado esos momentos en los que hemos tenido que hacer todo lo posible para escuchar activamente mientras alguien cuenta una historia que parece ser más larga que Moby Dick. Y, ¿qué es peor que eso? Ser tú la persona que divaga sin cesar.

Seamos realistas: no todos somos narradores natos. Pero eso no significa que no nos encontremos con un montón de situaciones diferentes en las que necesitamos serlo. Ya sea que para explicar un momento en que se superó un desafío en una entrevista de trabajo o para compartir una anécdota personal en un evento de networking, todos nos encontramos con esos casos en los que necesitamos elaborar una narrativa convincente.

Entonces, ¿cómo puedes contar una historia que sea interesante y atractiva? Los siguientes cinco consejos son un excelente lugar para comenzar.

1. Engancharlos desde el principio

Independientemente de si estás escribiendo o hablando, una introducción que llame la atención es la primera clave para asegurarse de enganchar a tu audiencia, y esto no significa comenzar con un cliché “Once upon a time” o ” Bueno, fue un martes lluvioso … “

Entonces, ¿qué tipo de tácticas puedes emplear para tu presentación? Lo mejor que puedes hacer es comenzar tu historia con algo que sorprenda o intrigue a tu público, ya sea una persona o un auditorio entero.

La clave de una introducción poderosa es conseguir que la audiencia se pregunte cómo sucedió, por qué sucedió y qué hiciste exactamente para solucionarlo.

2. Tener un arco claro

¿Alguna vez has escuchado la historia de alguien y te ha dejad pensando, “Umm, y luego qué …”? Esa persona acaba de realizar una narración sin un arco claro, lo que significa que te quedaste sin resolución o conclusión, y en cambio sentiste que perdías minutos de tu vida escuchando una historia completamente inútil.

No hace falta decir que no quieres ser esa persona que deja a la gente colgando. Entonces, antes de lanzarte a una anécdota que crees es interesante, tómate un momento para confirmar que tu historia tiene un comienzo real, un nudo y, quizás lo más importante, un final.

Lo sé, parece muy simple. Pero, es un paso crucial que a menudo se pasa por alto.

3. “Hazte” interesante

La mayoría de las veces, especialmente para entrevistas de trabajo o charlas profesionales, guardamos nuestras historias en la memoria. Tenemos anécdotas enlatadas listas para sacar de nuestros bolsillos tras cualquier aviso.

Y, si bien esto es útil para garantizar que siempre estás armado y listo con una narración algo interesante, puede tener graves consecuencias en tu entrega. En lugar de parecer involucrado y comprometido en tu propia historia, puedes parecer un robot que recita mecánicamente.

Por lo tanto, por obvio que parezca, haz un esfuerzo para parecer realmente entusiasmado con lo que estás compartiendo. Piensa que, si no pareces estar interesado en tu historia, ¿por qué debería alguien más estarlo?

4. Usa el tiempo presente

Aquí hay un pequeño truco de escritor que puedes usar para hacer que tus historias sean mucho más atractivas: usa el tiempo presente.

No, no importa si estás contando una historia de algo que sucedió hace años. Puedes configurar la escena y luego usar el lenguaje actual para darle a tu historia un mayor sentido de relevancia e inmediatez, lo que mantendrá a tu audiencia mucho más interesada.

5. Cuanto más corto, mejor

Esto va a sonar bastante mal, pero haz un esfuerzo para quedarte conmigo. Como humanos, todos somos bastante egoístas, lo que significa que puede ser difícil para nosotros estar interesados en cosas que no nos involucran directa o personalmente.

Entonces, a menos que estés contando cómo domesticaste a un león salvaje o le estrechaste la mano al Dalai Lama, la mayoría de las personas no estarán tan interesadas en tu historia como tú, lo que significa que la brevedad es importante.

Puedes pensar que todos esos detalles menores son los que realmente le dan a tu narrativa un empuje adicional y un contexto adicional, pero generalmente es mejor dejarlos por completo para mantener tu historia lo más concisa posible.

No todos somos narradores naturales. Pero eso no significa que no nos encontremos con frecuencia en situaciones en las que necesitamos compartir una anécdota atractiva.

Si estás cansado de ver los ojos de las personas vidriosos mientras crean mentalmente sus listas de compras durante tu charla, estos cinco consejos clave son para ti. ¿Quieres más? Únete a nuestro Curso de Storytelling y aprende todas las claves para convertirte en un experto orador y cautivar a tu público con tus historias.