Universidades Corporativas: El futuro son las comunidades de aprendizaje y colaboración

UNIVERSIDADES CORPORATIVAS: EL FUTURO SON LAS COMUNIDADES DE APRENDIZAJE Y COLABORACIÓN

Desde hace poco más de una década, el concepto de Universidad Corporativa, proveniente de los Estados Unidos, se ha extendido a lo largo de todo el mundo y, en Europa, se ha multiplicado su número y diseñado nuevos sistemas para sacar provecho de esta herramienta estratégica que se ha demostrado muy efectiva.

Este tipo de entidades educativas, vinculadas a empresas o corporaciones, imparten formaciones y crean redes de conocimiento, aprendizaje y colaboración que fomentan el desarrollo personal y organizacional, ayudan a desarrollar habilidades y a crear consistencia en la cultura organizacional, la estrategia y son capaces de aportar valor, cohesión y eficiencia a través del aprendizaje a cualquier organización.

Pero no sólo eso: en el desarrollo y evolución de estas Universidades a lo largo del tiempo, se ha diversificado el potencial de estas, permitiéndoles asumir funciones y tareas que, tradicionalmente, eran llevadas a cabo por diferentes departamentos de la organización. Así, de la formación como único objetivo han pasado a ser un buen espacio para la prospección y la contratación de personal, como para la identificación de nuevos liderazgos en la empresa, la mentorización de miembros de la organización con potencial o la detección de necesidades en la corporación, entre otras áreas como la gestión de la información y el conocimiento de la organización.

Además, acometer un cambio estratégico o cultural apoyándose en redes de conocimiento y aprendizaje proporciona ventajas claras en cuanto a homogeneización, motivación, adquisición del lenguaje propio de la empresa o la introducción de nuevos términos o cambios en los mismos, etc. En este sentido, también es necesario destacar su papel en la difusión y propagación de la responsabilidad social de la corporación y su ética como organización, tan relevante en nuestros días.

Todo esto arroja una perspectiva de futuro muy interesante para las comunidades o redes de aprendizaje como facilitadoras del necesario e inevitable cambio que acompaña a esta 4ª Revolución Industrial, que tiene tanto de tecnológico como de estratégico y cultural. La colaboración que fomentan las lleva a ser las herramientas perfectas para expandir las capacidades de las organizaciones que las mantienen y, dado que el activo más valioso para cualquier corporación son las personas, no hay duda de que estas comunidades permiten ganar unas ventajas competitivas necesarias en un mercado tan vertiginoso como lleno de oportunidades, aumentando su valor.
Para las estructuras Corporativas, se presagia una evolución importante hacia 2 tipos de sistemas nuevos:

  • Lo que se ha dado a conocer como las “Stackholders University”, que, además de trabajadores y/o miembros de la corporación, también se dirigen a todos las partes interesadas relevantes, ampliando el capital social de la empresa, creando valor más allá de los rendimientos financieros (relaciones, conocimiento, innovación…) mientras siguen desarrollando el capital humano y los procesos de formación de la organización. Para lograrlo, estas nuevas estructuras deben crear redes integradas y distribuidas a nivel global, que incluyan a empleados, clientes, proveedores, socios, profesionales, académicos e incluso a otras instituciones.
  • Otro modelo emergente es la “Multiversidad”, que se define como una organización educativa que se construye a partir de varias: con necesidades y objetivos diferentes, diferentes currículos académicos y profesionales, y diversos métodos de enseñanza y tecnologías.

Aunque ambos modelos tienen similitudes y diferencias, hay algo que les une: están diseñados para ampliar las capacidades de la organización a través de la formación como herramienta estratégica.
De todas formas, las organizaciones aún se deben enfrentar nuevos retos, por lo que todavía hay mucho espacio para la innovación y el desarrollo en este campo y en la propia naturaleza del aprendizaje.
 

Construyendo una experiencia corporativa

Construyendo una experiencia corporativa

¿Porque son tan importantes las universidades corporativas? Es una forma de poner en contacto el talento con las necesidades de una organización.

Cuando no tenemos la presencia de una universidad corporativa, nos encontramos con obstáculos como el uso de estrategias de aprendizaje y desarrollo centralizadas, que acaban siendo contraproducentes y poco útiles. Este tipo de prácticas impiden conocer y entender las verdaderas necesidades del negocio, una gestión inadecuada del cambio…

Es necesario establecer universidades corporativas en las organizaciones ya que generaran cambios muy grandes. La construcción de un sistema que trabaje y aprenda de forma corporativa nos asegura una mejor gestión del cambio, así como un mayor compromiso por parte de los empleados, un financiamiento adecuado o el retorno de la inversión de estas mismas.

Caso práctico

Una auditora de una importante institución de los Estados Unidos que aspiraba a conseguir una buena calificación de la OCC con el objetivo de posicionarse como una de las mejores opciones para invertir dentro de Wall Street.

Para obtener esta calificación tenían que convertirse en grandes profesionales, reforzando así sus habilidades y conocimientos. Para ello, utilizaron un modelo antiguo o tradicional, muy alejado de un modelo de universidad corporativa actual, por lo que se intentó capacitar a los trabajadores de forma muy poco efectiva y escasa. Con este modelo tradicional de enseñanza se pretendía enseñar con la metodología cara a cara entre el instructor y el alumno, un solo instructor para cada equipo, contenidos muy generales sin la necesidad de adaptar el contenido a cada alumno y con el uso de recursos informáticos poco intuitivos y útiles.

Vieron que esta metodología no resultaba efectiva para los resultados que ellos perseguían, motivo por el cual se pusieron en contacto con una compañía que analizó el caso y les propuso una serie de soluciones: modelos de competencia, estrategia de aprendizaje mixto, creación de plataformas que respetan el ritmo de aprendizaje y se adaptan a cada individuo, así como el uso del “LMS: Learning Managment System” (un tipo de software para administrar cursos de capacitación en Internet) que administra, distribuye y controla las actividades de formación de los participantes.

A continuación, se presentan una por una estas soluciones:

Los modelos de competencia son los que definen las funciones y conocimientos de un puesto de trabajo. Estos modelos son útiles para establecer los requisitos de reclutamiento, conocer las habilidades y conocimientos de cada persona y, conocer los puntos fuertes de cada uno.

Los planes de estudios basados en roles son planes de estudios dirigidos a un puesto de trabajo en concreto, enfocados a un desarrollo profesional y a garantizar los recursos para la construcción de conocimiento y habilidades. Una vez están a la par el plan de estudios y los criterios de evaluación de desempeño, la persona ya está capacitada para su puesto de trabajo.

El aprendizaje combinado va más allá del aprendizaje tradicional, incluye clases virtuales, aprendizaje social, plataformas de aprendizaje para el teléfono móvil, es decir, es un aprendizaje que da la oportunidad a la persona de acceder al conocimiento en cualquier momento, lugar o forma. Con un aprendizaje tradicional los empleados retienen un 3% de la información mientras que con un aprendizaje combinado se retiene hasta un 90% del contenido.

RRHH, Recursos Humanos

La colaboración digitalizada en la Cuarta Revolución: una inteligencia colectiva

La colaboración digitalizada en la Cuarta Revolución: una inteligencia colectiva

Entre los retos y desafíos que las organizaciones y sus comunidades tienen que afrontar en esta 4ª Revolución, encontramos que la colaboración transcenderá la mera cooperación para aprovechar la inteligencia colectiva. Para las comunidades, las nuevas herramientas sociales, son un recurso extraordinario para responder a este reclamo, gracias a las nuevas capacidades y funciones de las que están dotadas pueden dar soporte a este nuevo modelo de trabajo de colaboración.

Según un análisis realizado a 700 ejecutivos por Harvard Business Review en mayo del 2018, el uso de las herramientas sociales para la colaboración en las organizaciones y sus comunidades está altamente extendido.  Un 89% usa algún tipo de herramienta social, siendo esencialmente universal en las organizaciones con más de 5.000 empleados.  El 76% las utilizan a nivel de toda la organización, un 12% solo en áreas funcionales y el 10% en unidades de negocio. El uso de estas nuevas Herramientas Sociales en estas comunidades organizacionales ha mejorado su productividad en un 76%, ha proporcionado soluciones rápidas a los problemas del negocio en un 65% y ha mejorado el compromiso de los trabajadores en un 47%.

Las nuevas Herramientas Sociales en la era de la colaboración: sus capacidades y beneficios.

Además de tener las capacidades de la generación anterior (comunicación en tiempo real, compartir documentos, almacenamiento de información, etc.), estas nuevas herramientas sociales pueden combinar diversas características y funciones en una sola plataforma. Pueden, por ejemplo, gestionar el tiempo de intervención de cada persona en las reuniones, garantizando que todos puedan participar. También permite integrarse en otras aplicaciones e incluso se espera que, con la IA, se puedan analizar lo datos de colaboración y ayude en procesos de toma de decisiones.

Al facilitar la conexión entre personas (en este caso compañeros de trabajo y socios comerciales que de otra manera sería difícil conocer y/o colaborar), crean nuevas formas de colaboración por sus características y funciones, como, por ejemplo, crear objetivos específicos y de equipo, identificar posibles nuevas oportunidades, crear y compartir planes de negocio, establecer objetivos en cascada, invitar a otras personas y seguir su progreso, entre otros.

Los beneficios de estas capacidades se traducen en una mejora considerable en diferentes aspectos como un uso del tiempo más eficiente, ya que las Herramientas Sociales ayudan, por ejemplo, a reducir el tiempo dedicado al correo electrónico o reuniones, y que aumente el tiempo dedicado a la elaboración de estrategia empresarial.

La Colaboración en línea permite que las organizaciones involucren a su comunidad en grupos más grandes de personas con mucha menos fricción ya que, en la plataforma social, los comentarios individuales pueden ser específicos y dirigidos.

Otro de los beneficios de estas herramientas es la transparencia, ya que al ser una comunidad en red se puede ver y saber en qué están trabajando los demás compañeros.

Además, el acceso al conocimiento y la experiencia es más rápido, llegando con facilidad a lo más relevante y, transformando esta rapidez en tipos diferentes de colaboración que, de otro modo, no podrían ocurrir.

Según el análisis realizado por Harvard Business Review el 73% de los ejecutivos implantaron las Herramientas Sociales en sus organizaciones para proporcionar una comunicación más rápida y eficiente, el 71% para mejorar la colaboración, el 50% para compartir conocimiento y experiencia, el 42% para aprender cosas nuevas sobre sus empresas o negocios y el 37% para resolver problemas de negocio. Sin embargo, el 43% no usa estas herramientas sociales para colaborar con los que están fuera de sus organizaciones y solo el 8% las utilizan con los proveedores.

Si quieres una Colaboración Digitalizada en tu comunidad tendrás que tener en cuenta que:

 ·         Adoptar estas nuevas Herramientas Sociales no es una tarea fácil. Muchos empleados están, todavía, aprendiendo a aprovechar las herramientas dentro de sus propias empresas.

·         Diferentes comunidades utilizan diferentes plataformas de colaboración y carecen de las herramientas necesarias para integrar sistemas dispares. Sin embargo, la colaboración interorganizacional representa una de las siguientes grandes oportunidades para los usuarios de herramientas sociales.

·         La implementación de estas nuevas Herramientas Sociales, como cualquier otro proyecto de nueva tecnología, puede implicar la capacitación, administración de cambios y otros esfuerzos significativos, por lo que se necesitará una estrategia para la gestión del cambio.

  

Estrategia para la gestión del cambio.

En realidad, con la implantación de estas herramientas, estamos generando un cambio cultural en la forma de trabajar de la comunidad. Por ello es importante tener en cuenta estas 4 claves:

1.     Conducir el cambio desde una perspectiva de gestión de personal, idealmente con el departamento de RRHH y con el apoyo de los ejecutivos C-Suite, diseñando programas que enseñan y animan a los empleados para que usen estas nuevas tecnologías.

2.     Invertir en capacitar a los empleados en nuevos procedimientos, prácticas y procesos.

3.     Los líderes de la organización deben trabajar con sus empleados para desarrollar nuevas prácticas y procesos, de tal manera que las herramientas sean parte del día a día.

4.     Los gerentes deberán estar dispuestos a exigir el uso de estas herramientas para asegurar su adopción exitosa.

Los expertos dicen que las organizaciones en las que este tipo de trabajo ya está en marcha, están reinventando la forma en que colaboran desarrollando equipos más creativos que pueden abarcar mejor las divisiones funcionales y los límites geográficos, e incluso, derribando muros organizacionales en los casos más vanguardistas. ¡¡Todo un reto!!

Transformación Digital

Para saber más sobre colaboración digitalizada en tu organización descubre las Comunidades 4.0

Por qué tu Empresa necesita más Colaboración

Por qué tu Empresa necesita más Colaboración

Investigaciones han demostrado que las compañías necesitan un enfoque de colaboración a través de la transformación digital para poder establecer una ventaja competitiva en el mercado. Tenemos claros los grandes beneficios que se pueden obtener a través de la cooperación, sin embargo, son muchas las compañías que tienen que convertirlo en una prioridad.  Y tú, ¿consideras la colaboración como un objetivo principal en tu organización?

Menos de la mitad de los participantes en una encuesta digital de negocios administrada en 2016, nombraron de forma relevante que sus organizaciones estaban incrementando el número de proyectos de equipos multifuncionales en sus organizaciones. Esto significa que hay muchas empresas que necesitan hacer este cambio para obtener mejores resultados.

Estas trasformaciones han originado, en estas compañías, un enfoque hacia la cooperación y la colaboración, llegando incluso a difuminar los límites organizacionales tradicionales.

La colaboración multifuncional

Según un informe reciente de investigación basado en una encuesta global de más de 3.500 gerentes y ejecutivos sobre tendencias de negocios digitales, las empresas que implementan tecnologías y capacidades digitales con éxito para mejorar los procesos fomentan el talento en toda la organización, e impulsan nuevos modelos de negocio generadores de valor, son mucho más propensas a realizar equipos de trabajo multifuncional, es decir equipos de trabajo de colaboración.

Más del 70% de estas organizaciones usan equipos multifuncionales para organizar el trabajo y las tareas, implementando prioridades en el negocio digital.  Las empresas digitalmente avanzadas, reconocen y premian los equipos que trabajan a partir de la cooperación y de forma multifuncional.

Cada vez más, los procesos o tareas se están volviendo más integrados, de manera que pensar en una función o tarea aislada es más difícil.

La gestión de datos: una nueva colaboración con los clientes

En el ámbito del Internet de las cosas (IoT), aquel ámbito en que los objetos con dispositivos informáticos permiten conectarse entre sí e intercambiar información y datos entre ellos, se requiere la búsqueda de estrategias de colaboración de valor, ya que se caracteriza por una alta frecuencia de interacción con los clientes a través del intercambio de datos de los dispositivos.

Este intercambio de datos a través de las fronteras de la organización profundiza las relaciones existentes entre las organizaciones y fomenta nuevas cooperaciones con los clientes.

Adaptarse a una mayor colaboración

Las empresas digitalmente avanzadas son más cooperativas porque persiguen objetivos corporativos que dependen del uso eficaz de la tecnología, así como también depende del establecimiento de colaboraciones efectivas.

Mantener (en lugar de sólo construir) una cultura digital que apoye la cooperación puede ser uno de los desafíos más exigentes ya que la colaboración necesita unas características específicas en las personas que conforman esta cultura como la empatía, la capacidad de resolución de problemas, la curiosidad o la capacidad de adaptación.

Colaboración

Para saber más sobre colaboración en tu organización descubre las Comunidades 4.0.

Sobre la colaboración y la comunicación en las redes sociales

Sobre la colaboración y la comunicación en las redes sociales

La diferencia entre comunicación y colaboración tiene importantes implicaciones para las empresas que están adoptando herramientas tecnológicas y redes sociales. La diferencia entre ambas es clara. Por una parte, la comunicación involucra transmitir información de una parte a otra, ya sea de manera unidireccional o bidireccional, y no está necesariamente orientada a objetivos. Por su parte, la colaboración es una interacción recursiva entre dos partes con la intención de lograr un objetivo particular.

Las redes sociales difuminan la línea que separa comunicación y colaboración. Toda la comunicación en las plataformas sociales se convierte en una oportunidad para la colaboración futura, tenga o no el comunicador la intención de colaborar.

Este potencial para la colaboración involuntaria es una de las distinciones clave entre las redes sociales y las tecnologías de comunicación tradicionales (por ejemplo, teléfono, correo electrónico), así como una de las fuentes de valor real para las empresas sociales.

Beneficios de la colaboración involuntaria

La capacidad de colaboración involuntaria crea oportunidades para las redes sociales dentro y fuera la organización.

Hace dos décadas, las empresas estaban obsesionadas con la idea de “gestión del conocimiento”: obtener el derecho de información en el lugar y el momento adecuados para que pudiera ser valiosa para la organización. Estos esfuerzos fracasaron en gran medida porque requerían un esfuerzo adicional por parte de los empleados para compartir realmente lo que sabían y categorizar ese conocimiento, sin ninguna garantía de que otros se beneficiaran de él.

Las plataformas de medios sociales eliminan estas barreras, haciendo que el conocimiento sea accesible para los demás sin un esfuerzo adicional y sin tener que predefinir sus usos.

La colaboración involuntaria facilitada por las redes también crea oportunidades para interactuar con los clientes. Hasta hace poco, la carga para colaborar era principalmente con el cliente. Los clientes deben iniciar el contacto con una organización para ayudar a resolver un problema. En las plataformas de redes sociales, sin embargo, se crea una oportunidad para que la empresa inicie la colaboración con el cliente, incluso si no son buscados activamente. Por ejemplo, Microsoft utiliza las redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram para colaborar con sus clientes y ayudarlos a resolver problemas.

Además, si los empleados usan plataformas de redes sociales para la comunicación interna dentro de la organización, estas comunicaciones se pueden usar para ayudar a los gerentes a colaborar con empleados.

Esta actividad de comunicación de los empleados se puede utilizar, por ejemplo, para desarrollar mapas de red que permitan gerentes para visualizar cómo la organización está colaborando sin violar la privacidad de ningún individuo. Los gerentes pueden usar estas visualizaciones para identificar oportunidades para mejorar, diseñar intervenciones para realizar estas mejoras y evaluar la eficacia de estas intervenciones.

Las redes sociales se convierten en la Era Digital en una poderosa herramienta para la comunicación y la colaboración en las organizaciones, facilitando el contacto con los clientes, permitiendo a la empresa reforzar su marca, aumetando la comunicación interna y externa, fortaleciendo los vínculos, y obteniendo información relevante para el análisis interno y la adquisición de experiencia en un entorno de gran crecimiento.

Colaboración

Para saber más sobre comunicación y colaboración en tu organización descubre las Comunidades 4.0.

El secreto para sembrar el conocimiento con éxito (Parte II)

siembra

Gestionar la co-creación de valor a través de la creación de conocimiento

La investigación destaca tres lecciones importantes para las empresas en que están desarrollando comunidades virtuales:

    1. El contenido de las “semillas” para encender la creatividad entre los usuarios. La creación de conocimiento es particularmente efectiva cuando las compañías están introduciendo nuevos productos o tecnologías que tienen curvas de aprendizaje significativas. Al proporcionar soporte temprano gratuito ayudan a los usuarios a superar obstáculos de aprendizaje y aceleran la participación de la comunidad. Este tipo de recursos puede ayudar a encender la creatividad entre los usuarios. Tal siembra de conocimiento alienta a la comunidad de usuarios a compartir su experiencia y conocimiento al mejorar la disposición y la capacidad de los miembros para contribuir con el conocimiento.
    1. Implementar un programa de reconocimiento de contribución para identificar a los usuarios principales. Las empresas deben prestar atención primaria a los usuarios principales, que tienden a tener un conocimiento actualizado sobre los productos y son los contribuyentes más activos. La implementación de un programa de reconocimiento de contribución puede cuantificar las contribuciones de conocimiento de los miembros de la comunidad y ayudar a identificar a los usuarios principales. De esta manera,  la empresa puede apuntar a los usuarios principales estratégicamente al abordar sus preguntas y problemas, y puede confiar en su apoyo para ayudar a la comunidad en general. El sistema de recompensas puede ser de puntos virtuales, insignias y medallas (como en el caso de SAP) o de recompensas monetarias (como en el caso de Google Inc).
  1. Considerar la infraestructura de IT en todas las geografías. Al expandirse internacionalmente, especialmente en los países menos desarrollados, las empresas deben conocer las limitaciones de la infraestructura de IT que pueden obstaculizar la capacidad de los grupos de usuarios en algunos países para absorber los conocimientos relacionados. En algunos casos, puede haber oportunidades para trabajar con las autoridades locales para aumentar las inversiones del sector público en la infraestructura de TI a nivel nacional, algo que permitiría una mejor capitalización de las inversiones en conocimiento por parte de las plataformas, lo que a su vez puede producir beneficios indirectos positivos en estas economías.

Las estrategias de siembra de conocimiento exitosas comparten varios rasgos en común para estimular el desarrollo de mercados virtuosos a dos bandas para la resolución de problemas y el compromiso del cliente. Es mejor para las empresas que las inversiones de siembra estén alineadas con el lanzamiento de nuevos productos y servicios, centrándose en los usuarios principales e inicialmente centrándose en las geografías con mejores infraestructuras de IT.

×

¡Hola, Bienvenid@ a Valuexperience!

Selecciona una de nuestras representantes disponibles para atenderte o envíanos un email a info@valuexperience.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?